Tags de Posts ‘Periodismo’

14

may

2015

Relatos perdidos



Hace ya varios años, cuando no existían las transmisiones de fútbol por televisión como las conocemos ahora, la única forma de vivir un partido si no se estaba en el estadio era por medio de la radio y sus narradores polifacéticos, ya que además de brindar terrenos de juego imaginarios a sus oyentes, también eran capaces de convertir el sofá de cada hogar en la mejor tribuna para inclinarse al escuchar que tu equipo se acercaba al área rival.

Aquellas transmisiones estaban marcadas por la emotividad del relator y la claridad que aportaba el comentarista a su trabajo, dándole un respiro en su acelerado relato y con apuntes certeros dilucidaba el partido que cada oyente había creado en su cabeza.

Los relatores de fútbol y comentaristas de esa época erigieron su labor como un oficio más que una profesión, ya que muy pocos realmente asistieron a la universidad para perfeccionar su arte, sino que pasaban de locutores o reporteros radiales a ser los hacedores de memorables transmisiones de manera empírica.

En la actualidad es muy difícil volver a sentir la magia con la que se vivían las transmisiones de antaño, ahora los narradores tienen que compensar el poco espacio que queda a la imaginación de los oyentes con frases y expresiones exageradas que pretenden darle una identidad a cada relator, pero que en realidad lo que hacen es que cada vez se pierda más el talento de anticipar una jugada y  se caiga con mayor frecuencia en los vicios que atentan contra el buen uso del lenguaje y la construcción realista de la fantasía futbolera.

Siempre he creído que una de las labores más complejas pero a la vez más gratificante es la de comentarista, ya que hay que tener una comprensión desarrollada del juego y sus causalidades. El mejor comentarista no es aquel que todo lo ve malo y le queda fácil desde un cabina con aire acondicionado y corbata criticar a los jugadores, el mejor es aquel que logra combinar la capacidad de masticar el juego y sus complejidades tácticas y técnicas para dejarlas servidas en la mesa del oyente y con datos oportunos logra darle un contexto, aportando en cada juego algo más que sus básicas opiniones.

Como oyente y espectador de fútbol, además de periodista, creo que es necesario si queremos que el nivel de nuestra liga aumente y podamos tener estadios con iluminación adecuada y terrenos de juego acordes al espectáculo, que de la misma forma las transmisiones de los partidos también se destaquen por su calidad y responsabilidad con los televidentes.

A usted: ¿Qué le aportan los comentaristas y relatores del fútbol colombiano en cada transmisión?

Daniel Santamaría Jaramillo.

@Danielsaja03

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Loading ... Loading ...

05

oct

2013

Un Caño para el negocio que por ahora nos gana en Orsai

Orsai se despide, siendo acaso una de las mejores propuestas del periodismo independiente en los últimos años. Cuando Hernán Casciari soñó con una revista sin publicidad y sostenida únicamente por su inusual atractivo hacia lectores realmente dispuestos a pagar por una publicación excelsa por su calidad gráfica e intelectual, no alcanzó a imaginar lo que realmente creaba y que tiempo después marcaría un camino para nuevas propuestas similares.

Aquello que parecía imposible logró tocar su techo. Aclamado por miles de lectores ávidos de líneas con profundidad y alternativas diferentes a lo cotidiano, de a poco logró ganarse un público que lo mantuvo sus primeros años. Sin embargo el paso del tiempo ha dejado al descubierto la inestabilidad económica de una publicación que depende únicamente de los ingresos de suscriptores. Ahora se inclina antes sus lectores y da la venia de agradecimientos que antecede a la retirada, pareciera que el haberse convertido en algo posible le quito por completo su encanto de inalcanzable, indicándole sin remedio, el mejor camino para decir adiós.

La maravillosa revista Un Caño también anunció su retiro, por ahora es tiempo de una pausa, informaron en estos días con vestigios de nostalgia. “Estamos viviendo problemas económicos que no nos permiten una continuidad. Por el momento, el producto que hacemos dejó de ser atractivo para nuestros socios capitalistas”, comunicaron en su cuenta de Facebook.

El mercado periodístico cada vez se hace más inentendible y rutinario, aquellas publicaciones que se atreven a competir con la buena escritura como premisa, sucumben sin piedad ante multinacionales que han vendido por años la información del impacto y las banalidades. Hecho que ha marcado generaciones que disfrutan del ‘vedetismo del periodismo’ como le llama el periodista y escritor argentino Walter Vargas a los contenidos que distraen de la verdadera realidad, dejando de lado cualquier espacio para propuestas con un poco más de profundidad.

“Nos queda el consuelo de no haber transado nunca, de no haber negociado nuestros ideales para acomodarnos al interés de turno o a lo que supuestamente el gran público demanda. Nos vamos con la satisfacción de hacer la revista que queremos. Nos vamos con todas las ganas de regresar”, complementa el comunicado de Un Caño.

En la revista escriben reconocidos periodistas como: Víctor Hugo Morales, Ezequiel Fernández Moores, Ariel Senosiain, Luciano Wernicke, Alejandro Fabbri, entre muchos otros. Justamente Fernández Moores, me comentó hace poco en una charla cómo el periodismo de la actualidad se ve sometido ante los intereses políticos y económicos de las empresas, dejándolo en muchos casos maniatado para informar con libertad por miedo a perder un gran anunciante o a una recriminación política. “El periodismo debería ser llamado ahora el quinto poder, ya que el negocio ha pasado a estar por encima de la información. Ahora el cuarto poder es sin duda el económico”, afirmó el destacado periodista y escritor argentino.

Nos equivocamos al pensar que el periodismo es una fuente de entretenimiento y contenidos superficiales, que la mejor manera de hacerlo es brindando lo que la gente pide para así poder vender más. Hay quienes aún disfrutamos de una historia bien contada, una investigación destacada, un párrafo que informa al mismo tiempo que entretiene, una línea que hace pensar y de revistas como Orsai y Un Caño que hoy dicen adiós ya que el público no ha estado a su altura. La responsabilidad también recae en los periodistas, los que producen los contenidos y legitiman lo que ocurre en esta larga disputa contra lo banal. “Si nuestros textos decaen y se frivolizan, allí si nos rendiremos en la batalla”, sentencia Ezequiel Fernández Moores.

Por: Daniel Santamaría Jaramillo. Twitter: @danielsaja03

 

Categoria
Sin categoría

comentarios
7

ranking

Loading ... Loading ...