Tags de Posts ‘fútbol colombiano’

24

may

2016

¡Tú tranquilo! Equipo es lo que tenemos para la Copa Centenario

Lo más importante es que esta convocatoria puede llegar a ser el remedio a un mal histórico de la selección Colombia. Cuando llegamos a los torneos en los que más esperábamos del equipo, nuestros jugadores se derrumbaron en medio de la presión que ejercían sobre ellos el favoritismo otorgado por la prensa, la obsesión de una hinchada sedienta de una segunda copa en la vitrina y su propio miedo de convertirse en campeones. ¡Vamos, Colombia!

Por FB Héctor Cañón Hurtado / @Canon Hurtado

Las cartas están sobre la mesa: la selección Colombia le ha apostado a un explosivo cóctel que mezcla la fama de jugadores curtidos con sus clubes europeos con el hambre de pelados que hace poco sacaron su primera cédula y batallan para consolidarse, cotejo tras cotejo, en las principales ligas de América Latina.

No hay secretos en la lista de 23 convocados que entregó José Néstor Pékerman para la Copa América Centenario. ¿Grandes ausentes? Tampoco. Tal vez sorprende un poco que Adrián Ramos no esté en el equipo, a pesar de sus 10 pepinos con el Borussia Dortmund en la temporada que está por terminar. Es posible que Adriancho aparezca en la lista de convocados de la selección que disputará los Juegos Olímpicos. Sería una excelente noticia ya que le daría peso a un ataque que, de no contar con guerreros de otras batallas, podría llegar a pecar por liviano en Río 2016.

Si hay polémicas en la convocatoria, es por la maña que tenemos los futboleros colombianos de buscarle pelea a todo el que piensa distinto y por la sed de tráfico de algunos medios que no hayan cómo más inflarles las noticias a los hinchas consumistas de titulares. ¿Falcao? Era obvio que no estaría: no juega hace meses y en su triste paso por Chelsea apenas anotó un gol.

Lo más importante, en nuestro criterio, es que esta convocatoria puede llegar a ser el remedio a un mal histórico de la selección Colombia. Cuando llegamos a los torneos en los que más esperábamos del equipo, nuestros jugadores se derrumbaron en medio de la presión que ejercían sobre ellos el favoritismo otorgado por la prensa, la obsesión de una hinchada sedienta de una segunda copa en la vitrina y su propio miedo de convertirse en ganadores.

Las selecciones que disputaron el Mundial Estados Unidos 94, los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 o la Copa América de Chile 2015 son apenas tres ejemplos de que el favoritismo no nos sientan nada bien. En la otra cara de la moneda, nuestros logros más grandes sucedieron cuando la expectativa de triunfos era corta: Brasil 2014 es la prueba más contundente en ese sentido.

¿Será que Pékerman, el zorro más astuto que haya dirigido una selección nacional, se pilló que necesitaba inyectarle hambre al equipo y por eso decidió llamar a nuestras filas a nueve jugadores del torneo nacional, cuatro de la liga mexicana y otros dos de Argentina? ¿Será que entendió que en Colombia hay cierto perfil de jugador que se asusta con el cuero después de haber matado a los tigres más Braveros?

Es posible. Lo que es cierto es que los futbolistas que militan en el torneo nacional se triplicaron en los dos años que pasaron entre la convocatoria de Brasil 2014 y la de la Copa Centenario 2016. Pasaron de tres a nueve.

Mientras tanto, los seleccionados que juegan en Europa se redujeron a la mitad, al pasar de 16 en la sele del pasado mundial a apenas 8 en la que ya empieza a entrenar en Miami. Si algo tienen Sebastián Pérez, Marlos Moreno, Roger Martínez y compañía es hambre. Aún no son estrellas de renombre y cualquier chance de entrar en la cancha será la oportunidad de abrazar al gloria con la amarilla y de paso ser vendidos a un club europeo donde su sueldo crezca varios ceros a la derecha de un solo golpe.

Los dos primeros ya demostraron que no les queda grande la camiseta de la selección de mayores en la pasada fecha eliminatoria y el tercero la rompió cuando la repesca para Río 2016 empezaba a enturbiarse.

Sin embargo, es importante resaltar que el hecho de que estemos en pleno recambio generacional nos obliga a mezclar jugadores que han dado vueltas olímpicas en Europa con chicos que debutaron en su terruño apenas hace meses y no tienen suficiente experiencia internacional. No teníamos otra alternativa y ya veremos en junio si la apuesta nos funciona.

Hace años, tras la época dorada del Pibe Valderrama y compañía, brillar en México o Argentina era casi una garantía de ser convocado al equipo. Hoy, dos décadas después, jugar en un grande de Europa no le asegura el cupo a ningún crack. El fútbol colombiano, señores, cambió para siempre con la llegada de Pékerman y, al parecer, no hay pasaje de retorno a los vicios del pasado.

La segunda conclusión más importante de esta convocatoria es que vamos a atacar con un solo delantero, que estará alimentado por tres volantes ofensivos. Bacca, James, Cuadrado y Cardona serán titulares y tendrán la tarea del gol en Estados Unidos.

La selección hace apenas tres años no encontraba qué hacer con los tres goleadores natos que tenía vigentes. Falcao, Bacca y Jackson rara vez jugaron juntos y a lo largo de la era Pékerman se disputaron el puesto de 9. Por eso, Teo siempre tuvo un espacio para acompañar a uno de ellos como titular.

Para la Copa Centenario, el escenario pinta diferente. Bacca será el único 9 y Dayro, Marlos y Roger esperarán su momento para romper, desde atrás y a punta de gambetas y potencia, las defensas que probablemente se apiñarán bajo los palos cuando intentemos darle rienda suelta a nuestro poder ofensivo.

Las cartas, entonces, están sobre la mesa. A pesar de tener varios jugadores sin recorrido internacional, este es un equipo que tiene con qué ganarle al que le pongan en frente. No lo duden, señores. En los últimos cuatro años, la mentalidad del futbolista colombiano ha venido deshaciendo las telarañas del miedo y esta Copa América llega en el momento perfecto para probar si estamos listos para las vueltas olímpicas de los campeones.

Es posible que por la inexperiencia de algunos de nuestros hombres en la zona defensiva (vale la pena recordar que Zapata y Arias son los únicos sobrevivientes de la última zaga mundialista) nos anoten con más frecuencia, pero también es una verdad innegable que de la mitad para arriba tenemos jugadores para romper con las defensas más fuertes.

¡Vamos, Colombia, cómo no te voy a querer campeona si te he visto caer tantas veces!

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

26

oct

2015

¿Por qué Jackson no es titular en la Selección?

Después de las dos primeras fechas de las eliminatorias donde la selección Colombia dejó ver varios errores por corregir. Un inconformismo latente se siente entre los que seguimos la tricolor. Por redes sociales, en las calles, en un café o bar, en el bus, etc. Se dice lo mismo: “¿Por qué Pékerman no mete a Jackson?”  “¿Por qué Jackson no es titular en la selección?”

La respuesta sin querer jugar a ser técnico (porque si algo enseña el fútbol es a no invadir espacios) pasa por méritos y momentos deportivos; más que por la adaptación a un sistema táctico de juego dentro del campo.

Desde que inició el proceso en selección Jackson Martínez ha tratado de obtener un espacio en el once titular. Su debut fue en el año 2009 mientras jugaba en el Deportivo Independiente Medellín, en ese momento disputaba titularidad con Hugo Rodallega que jugaba en el Wigan inglés, Falcao García que descrestaba a Europa jugando en Porto tras un brillante año en River Plate, Wason Renteria y Dayro Moreno que también disfrutaban de su temporada Europea; uno en el Sporting Braga y otro en el Steaua De Bucarest, Adrian Ramos mostraba su habilidad en el América de Cali y Teofilo Y Bacca eran la dupla goleadora del Junior. Por esa época de cambios y recambios de entrenadores, donde decepcionantemente se perdió la clasificación al mundial de Sudáfrica, Jackson no pudo encontrar el nivel, ni la empatía con sus compañeros de selección a pesar de anotar tres goles en el proceso.

Con la cita mundialista para Brasil 2014 se iniciaba un nuevo reto y aparecía una nueva ilusión tricolor para la titularidad de “Cha, cha, chá” en la selección. Para la temporada 2009-2010 se da su traspaso para el fútbol mexicano con el Jaguares, decepción para algunos que esperaban que el nacido en Quibdó pasara directamente al fútbol europeo.

En los tres años pasó que en el Jaguares Jackson anotó 36 goles, y su paso a Europa se dio al club que abandonaba su compatriota y compañero de selección Radamel Falcao. El porto adquirió los servicios de Jackson para la temporada 2012-2013, queriendo llenar el vacío de los 72 goles que Falcao dejaba (quién fue recibido por lo alto en el Atlético de Madrid). Era la oportunidad para Jackson, Rodallega estaba en un mal momento en su club, Wason estaba en un péndulo deportivo de ida y venida, pasando por el Atlético de Minero y volviendo nuevamente al Sporting, Dayro regresaba a Colombia tras una mala racha en Rumania, Adrián Ramos había llegado al Hertha, Bacca seguía en el Junior y Teo había volado a Turquía.

Iniciaron los juegos y la gente ponía sus esperanzas en “el tigre”. El colombiano pasaba por su mejor momento y no paraba de hacer goles con su club. Un club que en ese momento de la mano de Simeone empezaba a adquirir el respeto y la identidad futbolística de un grande. Falcao llegó a Porto para hacerlo campeón y ahora llegaba al Atlético para seguir con su huella.” Cha, cha, chá” llegó a Porto a seguir con la construcción de su legado en Europa. Con un equipo formado y con una identidad de juego en la que solo necesitaba llegar a meter la pelota.

Bacca con esfuerzo llegó al Brujas de Bélgica, un club que para muchos no es atractivo pero para los que estudiamos el fútbol, es un histórico en el viejo continente. Teófilo volvía a Sudamérica para jugar con Lanús.

Aunque Teo fue criticado por su comportamiento y en esos años pasó por Racing, Cruz Azul, Junior y River Plate, nadie negaba de su fútbol, de la definición exquisita y del aporte técnico y táctico entendiéndose con sus compañeros y adaptándose a cualquier sistema en cualquier equipo. Bacca de Brujas había pasado al Sevilla y de menos a más, se ganó un espacio en el corazón de los españoles. Con sus goles y su fútbol Sevilla llegó a colarse entre los grandes de España y Europa, ganando la Copa Uefa y ocupando los primeros puestos en la liga.

Hasta ese momento todos los delanteros de la selección tenían algo en común que a Jackson le hacía y le hace falta; llegaron a clubes con bajones futbolísticos y con su fútbol, trabajo y protagonismos los sacaron campeones: Falcao en el Atlético, Bacca con el Sevilla y Teo con River Plate, campeones y protagonistas.

Por esa época con las ideas de James, los goles de Falcao y el fútbol de Teo, Colombia se clasificó al mundial con un exquisito fútbol práctico y letal. En la banca Bacca labrando su destino esperaba paciente junto a Jackson y Muriel.

Después de la euforia del mundial y la lesión de Falcao llegó la Copa América. Todos esperaban la coronación de la selección y la recuperación de “el tigre”. Después de la derrota ante Venezuela todos empezaron a dudar si Radamel retomaría su fútbol, y planteaban conjeturas sobre quien debería ser el nuevo nueve de la selección.

Jackson es un nueve clásico, un jugador de área, nadie pone en duda su capacidad goleadora y su excelente técnica y garra a la hora de jugar fútbol. Pero lastimosamente en estos momentos de recambio y crisis de resultados, no es el jugador que necesita la selección, porque no ha mostrado la casta que si sacó Teófilo, Bacca y el mismo Falcao.

Si Jackson quiere ser titular es hora que demuestre de que está hecho. Tras su llegada al Atlético de Madrid, Jackson hasta ahora parece empezar a adaptarse al juego del equipo a pesar de la confianza del técnico. Llegó como una gran estrella pero Griezmann es quien se roba los aplausos. Jackson ha intentado por fuera, por dentro, de media punta… en fin, pero sólo esta última semana parece haber encontrado una posición que le permita hacer goles y mostrar su fútbol. En la selección le ha pasado algo parecido, cuando ha tenido la oportunidad para demostrar su potencial y aferrarse la titularidad, lamentablemente no respondió.

Lo de Jackson no pasa por bronca como lo han hecho ver, ni mucho menos discriminación o rosca. Más allá de las especulaciones y de las críticas de algunos colegas que buscan una excusa para hacer ver su inconformismo con el cuerpo técnico y se excusan en la situación de “cha, cha, chá” para hacer validos sus opiniones. Jackson Martínez debe lograr lo que otros han logrado y triunfar siendo el eje de un equipo que reclama su talento, de ese modo le demostrará al técnico de la selección, al país y al mismo que el nueve de la tricolor le pertenece.

Por: Eduard Lizcano Tamayo // Twitter: @drlizcano

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

11

oct

2015

Teófilo Gutiérrez: el socio ideal

A los 35 minutos de la primera parte, Juan Guillermo Cuadrado levantaba la esférica desde el banderín de oriental, para que Cristian Zapata marcara la ruta hacia la primera anotación colombiana, entregándole un pase certero y preciso a el que suele aparecer en los momentos justos y oportunos, el del barrio La Chinita: Teófilo Antonio Gutiérrez Roncancio

En un partido complicado para la Selección Colombia, la habilidad técnica –y mental- del exJunior fue fundamental a la hora de resolver los acertijos que se producían en el gramado del Metropolitano, frente a un rival aguerrido y duro, sobre todo en el segundo tiempo, como Perú.

Durante gran parte del compromiso, Gutiérrez hizo de la banda izquierda colombiana un oasis de constantes aproximaciones hacia el arco peruano. Esto fue alimentado, gracias a las permanentes asociaciones con la ramificación Fabra (elemento destacado en su primer juego por Eliminatorias)- Cardona (autor del segundo tanto); quienes intensificaron la tarea de incomodar a la zaga ‘inca’ y generar situaciones de peligro.

Llegado a este punto, es pertinente –a consideración particular- señalar que el barranquillero se ha convertido en pieza fundamental del seleccionador nacional, José Néstor Pékerman, aportando –además de goles- finura y calidad futbolística al juego del equipo.

Y es así, en primer lugar, porque Teófilo Gutiérrez cuenta con dos características supremamente importantes para ser considerado seriamente por el colombo-argentino: inteligencia y capacidad técnica. Estas dos cualidades, vitales en la idea de juego de Pékerman, posicionan al delantero del Sporting de Lisboa como carta esperanzadora de Colombia.

A raíz de lo anterior, y cuando se lo propone, el exgoleador del Barranquilla FC potencia su capacidad y ductilidad con el balón para beneficio de la Selección; reflejando ser un delantero que, aparte de registrarse en materia de goles, muestra sapiencia con la pelota e inteligencia para ubicarse a lo largo y ancho de la cancha.

Todo esto, apuntando a la versatilidad que ha representado el delantero de ‘La Arenosa’, quien se ha retrasado –incluso- jugando como un media punta, pívot o estando en la línea de volantes de gestación.

Siendo así, Teófilo ha demostrado ser un jugador con impresionantes habilidades para realizar desplantes y desmarques a sus rivales, mejorando su ubicación en el área y, así, estar presto para anotar en el arco rival, como lo hizo ayer en su primera casa futbolística (El Metropolitano) ante Perú.

Por último, es menester recalcar lo imprescindible que es el barranquillero para la ‘tricolor’ (a pesar de ser considerado como un deportista polémico), donde su capacidad de entendimiento frente a sus compañeros es sinónimo de armonía en el campo, y resulta dichoso para cualquier entrenador contar con este talentoso futbolista.

Por: Andrés Romero Álvarez //  Nos leemos en @anferome

 

 

 

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

18

ago

2015

#LaVozdelHincha: Carta del hincha colombiano a Donald Trump

Estimado señor Trump,

Lo saludo desde una de las tierras más hermosas del mundo, Colombia. Un lugar de origen latino, con personas echadas pa’lante y sobretodo, personas con un amor profundo a nuestro himno, nuestra bandera y nuestro fútbol. Para serle sincero, hace apenas unas semanas me vine a enterar quién era usted por los medios de comunicación; según cuentan, una persona egoísta, engreída y con ínfulas de ser superior.

Dicen que los medios de comunicación pueden dañarle la imagen a las personas en un abrir y cerrar de ojos; sin embargo, pude constatar en múltiples videos en la redes sociales, que no estaban equivocados. Realmente usted es un ser grotesco, que no le importa pasar por encima de nadie, ni siquiera de un pueblo, como el mexicano, con la intención única de poder acumular cada vez más riqueza y poder; con el fin, imagino, de satisfacer sus intereses individuales.

0:00 / 2:44 Donald Trump ataca a los mexicanos en su discurso como pre candidato a la presidencia

Como amante del fútbol colombiano, le quiero decir que aquí usted no es bienvenido. Nuestro país, que enfrenta actualmente una división de poderes que lo ha polarizado, no necesita por ningún motivo otro ser de su calaña, mucho menos uno que hace unas semanas denigraba de nuestros hermanos mexicanos, un pueblo que desafortunadamente padece de muchos de los problemas que aquí en Colombia también son pan de cada día.

Déjeme decirle que lo poco que nos queda a los colombianos como propio, de todos, y que nos une, es nuestro fútbol. No queremos que venga a contaminarlo con su imperio, su soberbia y mucho menos su filosofía de negocio: aquel conglomerado de empresas que se han fundado por el deseo necesario de generar utilidades extraordinarias. Ese imperio al que usted etiqueta como Trump, típico ejemplo de su egocentrismo, que no se ha cimentado de solo éxitos, sino como en todos los negocios, su gestión ha originado varias bancarrotas.

Ya nos hemos enterado de cómo personajes como usted han invertido en clubes en Europa. Los han plagado de estrellas, les han cambiado el color del uniforme, el nombre y en muchos casos los han quebrado, simplemente por quererlos tratar como cualquier negocio más. Una corporación con una junta directiva de capitalistas caníbales tomando decisiones obsesionados por la rentabilidad; un departamento de mercadeo que trata a los hinchas como clientes y no como el actor mas importante en el fútbol; y unos aliados o patrocinadores llenando las arcas de directivos, de los jugadores convertidos en celebridades y canales privados de televisión.

Los colombianos no queremos que su inversión en nuestro fútbol se convierta en uno más de sus juguetes de rentabilidad, y menos queremos que usted al comprar uno o varios clubes les ponga esa etiqueta Trump. Nosotros no queremos que los lleve a la bancarrota, los olvide y salga con sus millones a buscar nuevos horizontes. Señor Trump, el fútbol, para el hincha colombiano, hace parte de su identidad; no es una corporación más, no es susceptible de quiebra, y por ningun motivo será parte de su diversión.

Puede que los dirigentes del Atletico Nacional le parezcan estúpidos por rechazar su oferta, para muchos otros hinchas y empresarios es factible que también. Pero lo que queda de la reacción de éstos es un precedente para demostrarle que usted, para cualquier colombiano, no es un ser superior como se lo cree. Salir con su billetera a comprar “negocitos”, como puede pensar que son nuestros clubes de futbol, no es tan fácil como imaginaba y en Colombia, a diferencia quizás de otros mercados mas evolucionados, el fútbol todavía esta por encima de una valoración financiera. Y ¿sabe por qué?, señor Trump?

Porque contiene el peso de una pasión de mas de 44 millones de latinos, de los hinchas colombianos.

Cordialmente,

Uno de muchos hinchas colombianos que no quieren su dinero cerca de nuestro fútbol.

@FanVoxCo

PD: Comparte esta carta si te sientes como este hincha. Porque en Colombia #LaVozdelHincha es escuchada.

 

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

03

abr

2012

El ‘Tigre’ con el que no tendrán pesadillas los recién liberados

Las FARC liberaron este lunes 2 de abril a los últimos diez hombres de la fuerza pública que mantenían en cautiverio. Algunos de ellos alcanzaron a durar 14 años sufriendo en las selvas de Colombia. ¡Qué infamia!

A ellos les digo: ¡bienvenidos de vuelta a la vida! Y les cuento que con la selección Colombia no fuimos a tres mundiales, que nos mantenemos dando vueltas en un círculo vicioso con el heredero de ‘El Pibe’ Valderrama, y que el ‘Bolillo’ se mantiene vigente… con algunos problemitas de faldas, pero vigente.

comentarios
13

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...