Tags de Posts ‘Agustín Julio’

28

feb

2013

¡Feliz cumpleaños Santa Fe! un año más de grandeza

Uno no elige de quién enamorarse y así mismo sucedió para ser hincha de Santa Fe. ¡No! No tuve que elegir entre el color rojo y el azul, simplemente en mi chip venía la palabra Santa Fe.

Desde pequeño acompañaba los domingos a mi papá a montar bicicleta por la sabana de Bogotá con sus amigos, la gran mayoría hinchas de Millonarios quienes me regalaban vasos, camisetas del equipo azul pero se las devolvía sin pena.

Siempre tuve la duda de por qué querían que me uniera a sus filas, qué necesidad había si ellos eran mayoría. Me argumentaban que Santa Fe llevaba 20 años sin lograr un título, esos argumentos los castigarían unos años después.

Aquellos amigos de mi papá me tenían un apodo bien particular ‘Conmebol’. Por aquella época Santa Fe estaba disputando las instancias finales del torneo continental y que luego perdería la final ante Lanús de Argentina. Luego de acompañar a mi papá, él me llevaba al Campín para seguir al equipo en el que estaban Rafael Dudamel, Nelson Florez, Óscar Upegui, ‘Pacho’ Wittinghan y entre otros. Ese, fue el primer Santa Fe que tuve que ver, un equipo sin tanta clase como el de hoy pero con la garra que caracteriza a la institución.

Pasaron los años y me seguía vistiendo de rojo los domingos. Tenía la esperanza de algún día ver al equipo campeón, pero no llegaban  títulos, las  victorias eran escasas, lloraba con la final de la Merconorte, y al tiempo me alejaba del Campín. Siempre he creído que el hincha no es necesariamente aquel que se siente orgulloso porque va cada domingo al estadio supuestamente ‘apoyar’ al equipo, cuando van es a tirarle monedas a sus propios jugadores o a pelear con los fanáticos rivales.

Yo también sufría sin necesidad de ir al estadio, ya fuera por televisión o cuando no lo transmitían me ponía a oír las narraciones de Jorge Eliecer Torres en radio.

Pasaban los años y no me desprendía del equipo desde el radio o el televisor. Disfrutaba del gol del ‘Guigo’ Mafla ante el América en las finales del 2000 o sufría con un gol de Millonarios en el último minuto que nos dejaba sin posibilidad de ir a una Copa Libertadores.

Pasaron jugadores que querían la camiseta como Agustín Julio, Léider Preciado o hasta el mismo ‘Cachaza’ Hernández, ídolo de oriental, pero la séptima estrella no llegaba. Como a mí papá ya no le interesaba ir más al estadio, decidí ir sólo y volví en el 2003 en un clásico ante Millonarios que quedó empatado a un gol. Ya ir al Campín no era plan de padre e hijo, sino de un heredero de un equipo de fútbol que iba y gastaba su plata para ir a ver a Santa Fe.

Ya en el 2005 se estuvo cerca, la confianza del hincha para volver al Campín creció en todo el año. Y al final, el premio se dio contra el Pereira cuando faltando 10 minutos los ‘cardenales’ consiguieron el boleto a la Libertadores del 2006.

Era un sueño ver al equipo en el torneo más importante del continente y un agrado ir a verlo. Ver la contundencia de Preciado, la agilidad de Yanes, la precisión de David Montoya y la seguridad que brindaba el central uruguayo Nelson Olveira.

Luego vinieron años en el que el equipo  no tuvo destacados torneos hasta que en el 2009, en cabeza de Omar Pérez, Santa Fe logró la Copa Colombia. Este fue el punto de partida para que los ‘leones’ comenzaran a disputar los torneos de la Liga y estar cerca de la séptima estrella.

En el 2010 el Boyacá Chicó eliminó en el Campín a Santa Fe de las finales y unos meses después en el torneo finalización, Wilder Medina nos sacó de la final faltando dos minutos para que terminara el juego. En lo personal, ha sido el día que más he odiado al fútbol, pero no a Santa Fe ¡Jamás!

Un año después, la oportunidad se volvía a escapar frente al Once Caldas. Pero el 2012 fue una revancha contra 37 años de decepciones, ilusiones y frustraciones. También, fue poder volver a animar a mi papá a que volviera al estadio para despedir a Léider y Julio, y luego darnos el gusto de ver un banquete de 5 goles contra el Real Cartagena.

La ilusión y la felicidad de ver al equipo coronarse campeón crecieron más al final del partido ante Equidad. Las caras de los hinchas se veían ilusionadas en el Campín luego del pitazo final del juego y unos días después, todos sabríamos el final de esta historia.

Tiempo extra: este fue un relato de algunos recuerdos que he tenido de Santa Fe durante mis 23 años de edad. Seguro habrá más relatos y experiencias de otros hinchas de Santa Fe sobre cómo se volvieron fanáticos del equipo. El sentimiento hacia los ‘leones’ nunca se ha ido y ni se irá. Es respetar los colores de la institución, el escudo y esta es la identidad que Santa Fe está promoviendo en estos años hacia el jugador y el hincha.

También es respetar la historia y a esos hombres que lograron de Santa Fe un gran equipo como Alfonso Cañón, Alberto Pandolfi, Dragoslav Sekularak, Juan Carlos Sarnari, Lorenzo Devani, Osvaldo Panzutto, Alberto Perazzo, el ‘Tren’ Valencia’, Hugo Gottardi, Ernesto Díaz, el ‘checho’ Angulo, el ‘Cahcacho’ Rodríguez, José James Mina Camacho, entre otros.

¡Feliz cumpleaños Independiente Santa Fe!

Jhon Álvaro Clavijo/ Twitter: @siperohoyno

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

06

dic

2012

Antes de marcar el primer gol, hay que pedir disculpas

El reloj marcaba el minuto 88 y Santa Fe estaba cerca de llegar a la final del fútbol Colombiano para disputar el título. Pero en ese instante, Wilder Medina controló el balón, se volteó y soltó un remate al ángulo superior derecho del arco que defendía Agustín Julio. Lo acepto, esa eliminación me dolió más que la misma final que se perdió contra Nacional en el 2005.

En ese momento Medina para mí, era el jugador que más detestaba y no sólo por ese gol, sino porque en la primera fecha de ese cuadrangular también le había marcado a Santa Fe en Ibagué el gol del empate 2-2 a falta de cinco minutos para que concluyera el juego. En fin, pasaron los meses y en el primer torneo del 2011, otra vez tocaba verse las caras con el Tolima, sí, ese equipo que mató las esperanzas en ese 2010 a todos los hinchas cardenales de gritar ¡CAMPEÓN! después de tantos años.

Y otra vez Medina, como buen verdugo, marcaba de penal y nuevamente al final del juego en el minuto 89. Ya no le tenía bronca  porque sabía que ese era su trabajo, hacer goles y preciso Santa Fe era su víctima. Horas después de ese encuentro en el 2011, oí reacciones por parte del jugador antioqueño contra Santa Fe y al mismo tiempo contra Julio.

Se dijeron de todo: Julio le preguntaba antes de ese cobro que a qué sabía, me imagino que la marihuana; él respondió después del tanto, que a gol. La pelea siguió luego del juego tanto que el exarquero puso en su cuenta de Twitter que el delantero era grosero y que para él, era difícil no recordarle lo que era.

Pasaron las semanas y el artillero del Tolima resultó positivo en el control de antidopaje en ese juego de la primera fecha del apertura 2011. En su defensa, Medina declaró a varios medios de comunicación que recibió amenazas provenientes de Bogotá por ese gol que anotó en las finales del 2010 al equipo ‘cardenal’, y que lo de las muestras de dopaje se trataba de una campaña en su contra.

Las declaraciones insinuaron que el equipo estaba detrás de todo esto. Lo cual y a título personal, me sentí ofendido por lo que quiso insinuar el delantero. Ya no importaban los goles, había asimilado que ese era su trabajo, me daba rabia que no aceptara su error y que se ensañara contra la institución.

Cuando llegó a Santa Fe

Cuando oí la noticia que el delantero llegaba a Santa Fe para reforzar al equipo para el próximo año, quedé sorprendido al igual que toda la hinchada. ¡Sí! como jugador sé que es un delantero que puede aportar mucho a la Libertadores y Liga Postobón del otro año ¿Pero en la parte personal? ¿Y lo que dijo en contra del equipo qué, se olvida?

En varias entrevistas el jugador manifestó que quiere dar lo mejor de sí para poner feliz a la hinchada. Además, que es consciente  que esta, es su última  oportunidad de su carrera profesional y que se la está brindando César Pastrana y el club. También, que estaba muy feliz y se sentía a gusto estar en Santa fe, que ya había arreglado sus problemas con Julio y ahí es cuando más de uno se pregunta y me incluyo ¿Con la institución?

Así como ha dicho que quiere ser persona, el pedir disculpas a Santa Fe lo acercará más a sus objetivos personales y lo cual, hasta el momento, no lo ha hecho y lo deberá hacer. Luego, de ahí en adelante cuando comience a jugar sólo le quedará hacer goles y no volver a caer en los errores del pasado, no para ganarse a la tribuna, sino por él y su familia.

Ojalá pida disculpas  porque es lo mínimo que puede hacer con la institución que le está brindando la mano. Y como dicen por ahí, del dicho al hecho hay mucho trecho.

Gran parte de la fanaticada espera que tenga éxito con Santa Fe y  también deseo  que lo tenga, pero ahora tiene que comenzar a cambiar en lo personal y unas disculpas no quedarían mal.

La ñapa: el fútbol colombiano está de luto por el fallecimiento de Miguel Calero. Independiente de las camisetas que haya defendido en Colombia, fue uno de los íconos para muchos que cuando éramos niños quisimos ser futbolistas y veíamos en él y en otros jugadores más, un ejemplo a seguir. Por eso este espacio para darle gracias por el espectáculo que brindó dentro de un terreno de juego. Ojalá la Dimayor estudie la propuesta que está tomando fuerza sobre crear el premio ‘Miguel Calero’, como reconocimiento al mejor portero de cada campeonato.

Jhon Álvaro Clavijo/Twitter: @siperohoyno

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking