Tags de Posts ‘Fútbol’

13

ene

2016

Faryd Mondragón y el destino trágico de los arqueros

La información dice que Faryd Mondragón intentó suicidarse. En un país godo como el nuestro estos temas son dolorosos, complejos, pesados y más cuando se trata de un personaje público grabado ya en la mente de todos los colombianos. Los más jóvenes lo recuerdan como el capitán del Cali que se dio el lujo de atajar unos minutos en Brasil 2014 y convertirse a los 43 años en el jugador más veterano en actuar en una Copa del Mundo; en Europa no olvidan sus tremendas actuaciones con Galatasaray, Metz y Colonia (y precisamente por eso el incidente que la Clínica Valle del Lilli definió como ”un cuadro de descompensación metabólica” le está dando la vuelta al mundo) y en Argentina es ampliamente conocido como ídolo de Independiente, pero para mi Faryd hace parte de un momento imborrable en mi vida como hincha: Francia 98.

Para los que lo vimos llorando inconsolablemente tras el papelón de ese Mundial, cuando una selección Colombia dividida en su camerino se despidió después de perder frente a Inglaterra en una noche en la que él fue el único que se enteró de que estaba vistiendo la bandera nacional, Faryd Mondragón es eterno. Por eso es difícil entender que alguien así de querido, con esta reputación, con esa leyenda, haya intentado suicidarse con pastillas antidepresivas, que es la información extraoficial que se maneja desde Cali. Pero Faryd es arquero, y los arqueros son diferentes.

“Lo primero que hay que decir es que no cualquiera se suicida –dijo en 2011 Marcelo Roffé, psicólogo de la Selección Colombia y la Argentina en la respectiva era Pekerman, a la famosa revista El Gráfico-. Tiene que haber causas que lo hagan sufrir de manera tal que entienda que la muerte es una salida posible. Ahora, que la estadística esté engrosada en los arqueros no es casual y tiene que ver con el rol que cumple, con la percepción de fracaso, con la soledad y la ingratitud del puesto. El perfil psicológico del arquero es particular. Se trata de un puesto individual de un deporte en equipo: es el que viste distinto, el que entrena diferenciado, el único que puede utilizar las manos, al que a veces le cuesta integrarse al grupo, y aquel al que le ponen la etiqueta de boludo o de loco. El mismo arquero a veces lo asume”.

Inevitablemente pienso en Alberto Vivalda, aquel arquero genial de Millonarios en los 80 que en 1994 se lanzó a las vías del tren tras un divorcio cumplicado, o en Robert Enke, seleccionado alemán y arquero del Hannover que repitió la cruda escena en 2009 acosado por la depresión, esa palabra a la que los machos no le hacen frente porque se supone que sólo las mujeres se deprimen y que acosa particularmente a los hombres en Colombia según datos de la Asociación Colombiana contra la Depresión y el Pánico (Asodep). Nuestro país es el tercero en la lista de suicidios en América Latina, y el número de hombres que se suicidan triplica al de mujeres, por lo que lo de Faryd no es precisamente una excepción. Y además, insisto, es arquero.

La lista de porteros que se han suicidado en el mundo triplica en número a la de los jugadores de campo e incluye no sólo a Vivalda y Enke, ahí están Osvaldo Toriani -campeón de Libertadores con Independiente-, y su suicidio con gas tóxico en 1988 tras la muerte de un hijo; la tragedia de Luis Ibarra que en 1999, siendo arquero de Tigre, asesinó a su esposa y se lanzó de un décimo piso; Lester Morgan Suazo y su disparo en la cabeza a los 25 años cuando tapaba en Herediano de Costa Rica; Dale Roberts y la soga que le quitó la vida cuando decidió colgarse a los 24 años justo antes de un partido de la Copa FA; el tiro que se pegó Martín Cabrera a los 21 años cuando acababa de ser ascendido al primer equipo de Cerro Porteño… la lista es larga, es dolorosa y ratifica que los guardametas tienen una tendencia realmente particular hacia la depresión.

“Al ser un puesto tan individual, existe mucho miedo a fracasar, a equivocarse, a no dar lo que se espera de él”, señaló en su momento Roffé: “Primero detectás los miedos que los atormentan, después los demenuzás y los trabajás con visualizaciones, por ejemplo. Visualizar es ver con los ojos de la mente, un trabajo cognitivo que permite que llegues más optimista al partido porque psiconeuromuscularmente produce el fenómeno de ‘dejá vú’, y ya queda en la memoria”.

Faryd, que se recupera en Cali de un incidente que aún no es claro y seguramente no lo será por todos los prejuicios y cargas morales que hay en Colombia, se enfrenta ahora al juicio de muchos ignorantes que no saben por lo que ha pasado. Desde acá sólo le pido que, más que recordar toda la gloria que vivió, visualice y sepa que aún tiene mucho que darnos y que somos más los que estamos con él en las buenas y en las malas.

En Twitter: @PinoCalad

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

14

oct

2015

La ausencia de Yepes, o cómo manejar veinteañeros millonarios

El 4 de julio de 2014, en medio de la simpatía de un país y de la “colombianada” que nunca falta (y que en esa ocasión se llamó “Era gol de Yepes”), Mario Alberto jugó su último partido con la Selección Colombia, el más importante en nuestra historia, además, pues fue en cuartos de final de un Mundial, lo más lejos que hemos llegado en el torneo más importante del mundo. Hoy, después de una fallida Copa América y un arranque de eliminatoria a Rusia 2018 que dejó un doloroso 3-0 en Uruguay, no puede ser más evidente que la ausencia de Yepes es el primero de los problemas de una Selección que hoy nos tiene a todos con dolor de camiseta.

Claro, es fácil señalar a Pékerman y sus errores (Tabárez le dio un repaso táctico en Montevideo) e inevitable iniciar una lista de jugadores para crucificar y otra con los que hicieron falta, pero lo cierto es que lo visto en el Centenario deja claro que en esta Selección Colombia no hay un líder, alguien que le recuerde a los jugadores qué significa esa camiseta que están vistiendo, y ese era Yepes. Mario Alberto, Faryd Mondragón y Luis Amaranto Perea tuvieron un papel fundamental rumbo a Brasil 2014 al ser el puente generacional entre un técnico que se acerca a los 70 (y que para rematar es argentino, es decir, de otra cultura) y una camada brillante de veinteañeros colombianos amantes del reguetón, el choke y las redes sociales, que durante esa eliminatoria y su respectivo Mundial vivieron su consolidación profesional y pasaron de ser simples jugadores de fútbol a ídolos nacionales y estrellas de contratos multimillonarios.

No hay nada más difícil que manejar un camerino. Los egos, las envidias, los reclamos (callados o abiertos) de aquel que siente que merece jugar y no es tenido en cuenta, el “quién es quién”, los premios, los contratos publicitarios para unos sí y para otros no… La Selección Colombia enfrentó todo eso entre 2011 y 2014 y salió adelante gracias a la manija que le dio Yepes. ¿Que hay que negociar la repartición de premios por los éxitos que estamos teniendo? Yepes se encarga. ¿Que te crees mucho porque estás figurando en Europa? Yepes ya pasó por ahí, duró diez años en el primer nivel del Viejo Continente y algún consejo te dará. ¿Que vas a maltratar al novato recién llegado que actúa en el fútbol colombiano? Yepes te enseña lo que es el respeto. ¿Que la fama te complica la vida familiar pues llueven las mujeres? Yepes te cuenta cómo mantener una relación estable a pesar del fútbol. ¿Que tienes una oferta y no sabes cómo negociar? Yepes te recomienda cómo evitar a los empresarios ladrones.

Yepes. El Capitán. El líder. El tipo que era ídolo de toda esa generación que lo acompañó al Mundial cuando ellos apenas eran prejuveniles que soñaban con ser profesionales, el mismo al que todos respetaban sin importar lo millones que empezaron a ganar o la fama que tenían. La Colombia que llegó a Brasil 2014 tenía los goles de Falcao (incluso logró superar con creces su ausencia en el Mundial), el talento de James y Cuadrado, el corazón de Sánchez, la seguridad de Ospina, el hambre de gloria de un grupo de muy buenos jugadores que se sabía haciendo historia, pero Yepes era la piedra filosofal del proyecto Pékerman, era el encargado de que tanta fama, tanto dinero y tanta gloria no se le subiera a la cabeza al equipo. Y Yepes ya no está.

Claro, a los 39 años aún juega con San Lorenzo y está activo, pero tras el Mundial, ejerciendo una vez más su papel de líder para definir los premios de todo el equipo, no se le ha vuelto a convocar y el tema camerino empezó a complicarse.

De entrada tenemos el episodio en la Copa América en el que James, Zúñiga y Armero protagonizaron un encontrón. El tema nunca se hizo público, pero la solución de Pékerman fue apostarle a su estrella y, tras el fracaso en Chile, ninguno de los dos laterales volvió a ser convocado (su nivel, además, facilita la decisión del entrenador). Pero a eso sumémosle la falta de mando en el campo. Cuando las cosas se complicaron en la Copa no hubo quién ordenara, quien impulsara anímicamente, quién hiciera salir ese “algo más” que todo futbolista lleva. Falcao, el primer heredero de la banda que por años llevó Yepes, fue un entusiasta motivador (verlo abrazando a los que fallaron los penales contra Argentina lo demuestra) pero un capitán no puede ser sólo un buen tipo, tiene que ser el “mandacallar”, al que le pides consejo, al que le haces caso, el que te da seguridad como persona y como futbolista… y ahí toca preguntarse, ¿a quién le hacen caso hoy los jugadores de la Selección?

James ha sido capitán y su liderazgo está entronado en su talento y prestigio internacional, pero la estrella del equipo no es necesariamente su líder (pregúntenle a Messi, es más, al mismo Falcao), menos a esa edad. Ospina tiene influencia en el camerino pero no voz de mando y Guarín, un “patrón” nato que es capitán del Inter de Milán, en estos dos partidos nos quedó debiendo pues es evidente que nunca se ha sentido el capo de la Selección, y sin confianza no hay capitán. ¿Carlos Sánchez? Lo diré una y mil veces, cuando sea grande quiero ser como el hoy volante del Aston Villa, pero ser el hombre fuerte del equipo en la cancha no te convierte en el hombre fuerte fuera de ella. Eso se gana con experiencia, con años, con una palabra mágica llamada respeto.

Deportivamente Yepes es reemplazable: Jeison Murillo, por más que tuviera un partido flojo en Montevideo, es el llamado a ser el nuevo comandante de la defensa. Pero capitán no hay. Al menos hoy. Y aunque algunos veteranos periodistas a quienes respeto digan que les importa muy poquito quién sea el dueño de la banda en la Selección, no se trata sólo de una cinta en el brazo, se trata de manejar un camerino, de recordarle constantemente a un puñado de veinteañeros multimillonarios acosados por los contratos publicitarios, por las ofertas de clubes grandes, por el impacto mediático, que todo eso queda a un lado cuando se ponen la camiseta de la Selección Colombia pues se están poniendo la bandera del país.

No hay grandes equipos sin grandes líderes y el nuestro tiene un montón de magníficos jugadores, pero hoy no tiene capitán. Y sin capitán se hunde hasta el mejor barco.

En Twitter: @PinoCalad

Categoria
Gol Caracol

comentarios
1

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

11

jun

2015

Bachelet y el “Efecto Copa América”

En Santiago sólo se habla de dos cosas por estos días: discusiones eternas sobre si Chile podrá por fin ganar su primera Copa América y apuestas sobre qué tan monumental será la chiflada a la presidenta Michelle Bachelet en la ceremonia inaugural del torneo.

Bachelet, en el poder de nuevo desde el año pasado tras haber sido mandataria entre 2006 y 2010, pasa por su peor momento debido a un escándalo de corrupción que bien parece el de la FIFA.

Resulta que en la antesala de la Copa se descubrió el tráfico de influencias de su hijo, Sebastián Dávalos,  en unas compras de tierras. Esto abrió la puerta para los escándalos: el ministro Jorge Insunza acaba de renunciar acusado de asesorar empresas mineras mientras era diputado y en todos los diarios, junto a las fotos de Alexis Sánchez, Arturo Vidal o Claudio Bravo, aparecen titulares señalando la financiación irregular de los partidos políticos.

Hay crisis y hay Copa América, una combinación peligrosa para una presidenta que sólo tiene el 25% de favorabilidad en las encuestas y que, a pesar de eso, anunció que va a estar en el Estadio Nacional para la ceremonia inaugural y el partido Chile-Ecuador.

La gran pregunta que todos se hacen es: ¿podrá la Copa esconder el escándalo? Mientras la selección de Chile gane, todo es posible. Pero Chile, como ya lo dije, nunca ha ganado una Copa América y en su último amistoso la hinchada chifló a un equipo al que, por cuenta de la política, le está cayendo más presión de la esperada.

A muchos en Santiago se les hace agua la boca la simple imagen de lo que pasará en la inauguración: un palco con Bachelet y los dirigentes del fútbol sudamericano señalados por el ‘FIFAgate’ (eso sí, Blatter no viene)… ¡Alisten el chiflido!

En Twitter: @PinoCalad

PD/ Lo bueno de la eliminación de la Sub20 en el Mundial es que ‘Piscis’ Restrepo no va a dirigir el equipo de Olímpicos… ¿será Lorenzo? Por ahí va la cosa

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

23

abr

2015

Los libros de fútbol que me han gustado

Feria del Libro de Bogotá, un evento comercial, sí, pero maravilloso: la oportunidad de acercarse a autores, mundos, realidades; la posibilidad de participar en tertulias que van mucho más allá del ego de “yo escribí esto, tu aquello”; un evento para todos que cada vez le abre más las puertas a los futboleros. Porque hay que decirlo de frente: la Feria y, en general, la industria editorial colombiana descubrieron que a los colombianos nos gusta leer de fútbol.

Claro, hay un efecto comercial detrás: la serie de libros sobre la Selección Colombia, la clasificación al Mundial y las figuras que lo lograron que inundó el mercado desde el 2013, con biografías sobre Falcao y James (siempre me han parecido curiosas las biografías de alguien que tiene menos de 25 años y está vivo, y ahora hay tres, ¡tres!, sobre el 10, dos de ellas de argentinos que son unos magos para vendernos humo), y con grandes reportajes sobre cómo llegamos a Brasil 2014 (incluyendo la de Javier Hernández Bonnet, y la Gabriel Meluk, Mauricio Silva, José Orlando Ascencio y Federico Arango, que para mi son las dos más completas: Estos son los libros sobre James, Falcao y la Selección Colombia que encontrará en la Feria). Pero cuando se mira más allá de lo coyuntural queda lo trascendente y ahí, justo ahí es cuando uno como futbolero debe esculcar en los pabellones de la Feria.

Cada año recomiendo lecturas sobre fútbol que se pueden encontrar en la Feria Internacional del Libro de Bogotá pues creo firmemente que el fútbol es un cuento, un drama, una comedia y una épica perpetua, todo al mismo tiempo, y en este 2015 quiero contarles de la forma más humilde posible (pues no hay nada más ególatra que decirle a alguien más: mira, léete alguito) los libros sobre fútbol que más me han gustado:

Mis favoritos:

Fiebre en las gradas: se lo tiene que leer, no sólo porque Nick Hornby es un escritor tan creativo como gracioso (y está muy bien traducido), sino porque es la historia personal de un hincha del Arsenal al que la pasión por su equipo lo lleva a contar su vida según los diferentes momentos y partidos de los gunners. Debe ser uno de los mejores libros de fútbol que hay.

- Soccernomics: puede ser la mirada más interesante que se haya escrito sobre el fútbol como industria cultural. Simon Kuper y Stefan Szymanski hacen un análisis económico para explicar el éxito de determinados equipos y el fracaso de otros. Brillante.

- Juego sucio: fútbol y crimen organizado: Declan Hill puede romperle el corazón a más de un inocente que piensa que el fútbol es sólo bello. Se trata de una investigación periodística seria y muy profunda sobre cómo las mafias de todo el mundo usan y abusan del fútbol profesional. Por supuesto, Colombia tiene un buen lugar en estas páginas.

- Historias negras del fútbol argentino: otro señor periodista, Alejandro Fabbri, le cuenta cómo la política y los intereses económicos han manejado el tan famoso y tan pasional fútbol gaucho. Es una joya.

- El fútbol a sol y sombra: todos nos tenemos que leer más de una vez esta obra maestra de Eduardo Galeano. Cuando el romanticismo por el fútbol le falle (por ejemplo, después de leer a Declan Hill o a Fabbri), consúltelo.

- Guía políticamente incorrecta del fútbol: lo confieso: es el libro que soñé escribir, pero lo hicieron los periodistas brasileños  Jones Rossi y Leonardo Mendes y a ellos les quedó mucho mejor de lo que yo lo podría haber hecho. Historias breves sobre el origen del fútbol y sobre grandes mitos de este deporte, por supuesto centradas en Brasil, el balompié carioca y el paulista. Tal vez por eso aún pueda yo contar la versión colombiana… (suspiro)

- Bestiario del balón: los autores son amigos de la casa y por eso puede sonar a zalamería, pero este libro es una joya. Es más, si no tiene plata para comprarse este maravilloso anecdotario del lado B del campeonato colombiano, le recomiendo meterse al blog del que surgió el libro de Nicolás Samper, Federico Arango y Andés Garavito.

- Autogol: pasándonos a la ficción, recomiendo esta gran novela de Ricardo Silva que muestra el patetismo del ser colombiano con el trasfondo del asesinato de Andrés Escobar. Ficción tan cercana a la realidad que duele.

- Los amos del juego: el investigador Ignacio Gómez (subdirector de Noticias UNO y en mi concepto uno de los adalides de la libertad de prensa en este país) desenmascaró en los 80′s la oscura relación del fútbol y el narcotráfico. Es un libro rarísimo, no lo va a encontrar en la Feria, pero es básico para entender muchos cómos y porqués. Por supuesto, a Gómez le tocó utilizar un alias, el de José Ignacio Rodríguez, para cuidar su integridad tantas veces amenazada desde que hacía parte de la Unidad Investigativa de El Espectador.

- Puro fútbol: la recopilación de los cuentos futboleros del gran Roberto Fontanarrosa, hincha de Rosario Central y autor de “19 de diciembre de 1971″, para muchos el mejor relato sobre la pasión que genera la pelota. Si lo ve, cómprelo, sin dudar.

- Calcio: Juan Esteban Constaín hace un relato maravilloso indagando sobre los orígenes del fútbol en la Italia renacentista. Si le gustan las novelas históricas, esta puede ser una de las más originales que puede encontrar.

- Once cuentos de fútbol: un gigante de las letras como Camilo José Cela (el mismo de esa obra maestra que es La familia de Pascual Duarte) era un hincha furioso de la pelota, más si jugaban los equipos gallegos (Celta de Vigo o Depor La Coruña). Toda la épica, toda la tragedia, toda la humanidad del fútbol está en estas páginas. Es de las mejores cosas que se puede leer, y no me refiero sólo al fútbol.

Fútbol, una religión en busca de un dios: el genio único de Manuel Vázquez Montalbán se despacha con su análisis de la realidad del fútbol mundial a finales de los 90′s. Una mirada vital al deporte como cultura, industria, espectáculo y escenario político.

El nacimiento de una pasión: los amantes del fútbol argentino tiene que leerse este gran trabajo de Alejandro Fabbri en el que cuenta la verdadera historia detrás de los clubes de ese país. Es una rareza, pero es buenísimo.

- Fútbol y pasiones políticas: el maestro Santiago Segurola nos da un repaso de por qué el fútbol no es sólo un deporte en esta recopilación de artículos y ensayos de diferentes autores.

¡Gracias vieja!: la autobiografía de Alfredo Di Stéfano está tan bien narrada, es tan personal, nos toca tanto (sobre todo si usted es hincha de Millonarios), que merece ser leída.

Memorias del Mister Peregrino Fernández y otros relatos: Oswaldo Soriano es un grande de las letras suramericanas, pero especialmente es un monstruo a la hora de escribir de fútbol. Sus cuentos son una avalancha de personajes, situaciones y dramas que rayan en la tragicomedia. Es de lectura obligatoria, para mi.

- El 5-0: un periodista que respeto como Mauricio Silva, viejo compañero de tribuna y de tertulia, hizo una investigación puntual sobre lo que pasó antes y después de ese famoso partido de 1993 en Buenos Aires, del que parecía saberse todo. Pero no…

¿Cómo se robaron la copa?: David Yallop hace un reportaje extenso, crítico y durísimo en el que desenmascara la relación de la Fifa con el poder y en el que cuenta cómo Joao Havelange y su sucesor Sepp Blatter convirtieron al fútbol en la industria más poderosa del planeta. Es realmente bueno.

 

Para buscar en la Feria del Libro de Bogotá

- Fútbol en Colombia: para los que creen que las mujeres no saben de fútbol les tengo esta gran investigación de Carolina Jaramillo, quien nos ofrece una edición preciosa, con fotos espectaculares y buenos datos sobre la historia del fútbol colombiano. Para coleccionistas.

- 100 años del fútbol colombiano: debo admitir que tengo una gran debilidad por este libro, ya que admiro muchísimo a su autor Alberto Galvis, el hombre que más sabe de historia del deporte colombiano. El gran periodista santandererano hace una recopilación de un siglo de vida de nuestro balompié llena de datos brillantes. Galvis también es el autor de “Grandes hazañas deportivas de Colombia”, otra joya de referencia obligatoria para todos los que estamos metidos en esto.

- ABC del fútbol colombiano: si lo que quiere es el dato exacto y puntual, este libro tiene que estar en su biblioteca. El viejo Guillermo Ruiz, la mayor autoridad de estadísticas en Colombia, escribió con la colaboración de varios colegas, entre ellos su hijo, estos cuatro tomos que se constituyen en la gran enciclopedia del balón en Colombia. Lo mejor son los datos curiosos y el hecho de que existan reseñas hasta de los periodistas legendarios que han tratado el tema del fútbol.

- El día en que el fútbol murió: querido hincha del Junior, no deje de leer esta novela de Andrés Salcedo que retrata la Barranquilla de los 50 y la rivalidad entre los tiburones y el Sporting con el telón de fondo de la historia de Heleno da Freitas vestido de rojiblanco. Es una delicia de relato.

- Cuentos de fútbol: Federico Díaz Granados, poeta y terriblemente santafereño, selecciona siete maravillas de grandes autores hispanoamericanos como Rubem Fonseca, Roberto Fontanarrosa, Camilo José Cela y Mario Benedetti. Recomendado a más no poder.

- Nuestro fútbol: hablando de bichos raros, este casi que incunable de Hernán Peláez es tan difícil de conseguir, que si lo ve no dude en comprarlo. El famoso periodista del Pulso del fútbol lo escribió en 1976 y tanto sus fotos como sus textos son una delicia.

- El milagro del fútbol colombiano: también de Hernán Peláez, vale la pena tenerlo sólo para ver cómo la fiebre triunfalista de la Selección Colombia antes del Mundial de 1994 se le subió a la cabeza a todos, incluso al considerado mejor periodista deportivo del país. En esta joya don Hernán dice, sin pelos en la lengua, que la Tricolor tenía que ser al menos semifinalista de USA 94…

- Colombia Gol: de Pedernera a Maturana, grandes momentos del fútbol colombiano: tipos tan pilos como Andrés Dávila, Eduardo Arias, Gonzalo de Francisco y José Arteaga cuentan de la mejor manera (con la pasión del hincha) la historia de los grandes equipos colombianos, desde el Millonarios de los 50′s hasta la Selección de comienzos de los 90′s. Es otra perla rara de conseguir.

- Emoción, control e identidad: las barras de fútbol en Bogotá: rara vez la academia colombiana le para bolas al fútbol y esta es una de esas excepciones. Con un claro carácter antropológico y sociológico, María Teresa Salcedo y Omar Fabián Rivera exploran el mundo de las barras bravas en la capital de la República.

- Dios es redondo: pocas personas escriben tan sabroso como Juan Villoro. Esta recopilación de escritos es, simplemente, una maravilla. De la misma línea de “Balón Dividido”. Otro libro infaltable de Villoro (aunque ojo, en este no sólo habla de fútbol, también toca otros temas con gran propiedad) es “Los once de la tribu“.

- Cuentos de Fútbol I y II: si bien Jorge Valdano, ex jugador argentino, ex técnico y ahora conferencista escribió “Los cuadernos de Valdano“, “El miedo escénico y otras hierbas” y otros libros, estas compilaciones de cuentos son, para mi, de lo mejor que hay en el mercado. Lastimosamente conseguirlos es un reto porque viven agotados, pero buscarlos vale la pena siempre.

- 155 historias del fútbol mundial que debería saber: así se llama en su versión corta, pero en la larga se llama “365 historias del fútbol mundial que debería saber”. Como sea, Alfredo Relaño, el editor de AS y uno de los periodistas más importantes de España, nos llena de datos simpáticos, de anécdotas inolvidables y de historias que valen la pena, todas con la excusa de ser contadas en cada uno de los días del año.

- El fútbol de ayer y de hoy: Jorge Barraza, periodista de fama internacional y gran columnista, escribió este curioso ensayo en el que defiende que el fútbol que vemos hoy es el mejor posible. Es muy interesante, sobre todo para los nostálgicos que piensan que todo tiempo pasado es mejor.

- La vida es un balón redondo: lo compré sólo porque su autor, Vladimir Dimitrijevic, fue el fundador de la editorial L’Age d’Homme, y me encontré con una lectura deliciosa de un hombre culto que, como buen yugoslavo, ama el fútbol, vivió en su infancia para él y aún cree que con la pelota se puede arreglar cualquier día. Y yo estoy de acuerdo.

- Fútbol postnacional: el título es raro, pero el libro es interesantísimo. Ramón Llopis es el editor de una serie de ensayos sobre el papel del fútbol en el sistema mundo actual. Si está interesado en la relación de lo que es mucho más que un deporte con mercadeo, globalización, política, nacionalismos y otros temas actuales, búsquelo.

- Fútbol-espectáculo, Cultura y Sociedad: siguiendo la línea anterior, Samuel Martínez hace una recopilación de textos de notables intelectuales latinoamericanos (ojo, hay algunos en portugués) analizando el papel cultural y político del fútbol en sus respectivos países. Si bien hay un par de ensayos que caen en facilismos nacionalistas, hay muy buenos trabajos de análisis sociológico y cultural, especialmente en el tema de las barras bravas.

- 1001 anécdotas de Millonarios: Jorge Mario Neira, hincha azul hasta la médula, nos ofrece un catálogo de deliciosas historias breves que deberían ser obligatorias para los seguidores embajadores.

- Un siglo de pasión roja: querido hincha del DIM, búsquese esta belleza de libro que recopila en fotos, historias y personajes el centenario de la institución. Gran trabajo del colega Jaime Herrera.

- Volveremos, volveremos: tras finalizar una sequía de tres décadas con la estrella de 2012, los hinchas de Santa Fe recibieron otra grata sorpresa con este libro de Daniel Samper Ospina, hijo de un ícono cardenal como Daniel Samper Pizano e hincha foribundo del rojazo.

- La octava maravilla: haciendo una curiosa continuación -sin serlo- del anterior, este libro de Carlos Eduardo González no sólo cuenta cómo Santa Fe consiguió la octava estrella en 2014, sino que hace una breve historia del primer campeón y sus glorias.

- De Millonarios me enamoré: Mauricio Silva es muy azul, tan azul que tras la estrella 14 en 2012 publicó esta joyita junto a los también embajadores Diego Caldas y Andrés Felipe Valderrama.

- Pasión verdolaga: Ramón Pinilla hace este recuento de la historia de Atlético Nacional cargado de anécdotas y datos valiosos que todo hincha del verde antioqueño debería tener en casa.

- Fanático Escarlata: es una joya de diseño y pasión sobre lo que representa ser hincha del América de Cali. Publicado por la Universidad Javeriana de Cali, el profesor Carlos Andrés Carrillo hace un maravilloso trabajo de recopilación iconográfica. Recomendadísimo para los diseñadores y, obviamente, los hinchas del diablo.

En Twitter: @PinoCalad

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

18

mar

2015

El fútbol me dejó

Carlos me miró algo preocupado, se puso de pie y me pasó ese cubo de cartón que he visto en su consultorio durante los dos años que llevo yendo a hacer terapia para controlar el estrés, para descargarme del trabajo, para hablar de mis angustias y problemas de crianza, y que nunca entendí muy bien para qué era hasta que él, mi “analista” -como dirían los argentinos-, me lo entregó para que yo tomara un pañuelo de papel y me limpiara las lágrimas.

Categoria
Gol Caracol

TAGS

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

14

nov

2014

Eslovenia, la otra heredera de la temible y perdedora Yugoslavia

Este martes la Selección Colombia enfrenta a Eslovenia, una selección que no le suena mucho a la mayoría, pero que mantiene la idea del fútbol de la ya desaparecida Yugoslavia, ese país que explotó en 1991 en una guerra que dejó cientos de miles de muertos y que a los mayores de 30 nos trae a la memoria equipos de ensueño llenos de técnica, de punteros endiablados, de arqueros temibles, de derrotas inexplicables…

Lo que antes de 1991 era Yugoslavia, cuando precisamente Eslovenia se fue tras un referendo independentista que llevó a la primera de las guerras que partieron ese territorio, hoy lo conocemos como Serbia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Montenegro, Kosovo y, por supuesto, la dueña de casa en el partido del martes frente a Colombia al medio día.

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

12

abr

2012

La “Ley Lleras 2.0″ y los hinchas de fútbol

Suelo decirles a mis estudiantes que antes de ponerse a criticar algo hay que conocerlo a la perfección, y que por eso soy una biblia en la discografía de Ricardo Arjona: porque para poder decir que es un cuasipoeta barato debes conocer su “obra”. Y si así es con algo tan banal, mucho más tiene que ser con algo tan importante como el Proyecto de Ley 201 de 2012, conocido por muchos como “Ley TLC” y señalada por todos como “Ley Lleras 2.0″.

Porque ojo querido hincha de fútbol, si usted cree que esto no lo afecta, está absolutamente equivocado: usted, que es tan fan del fútbol y que ve partidos por internet, que comparte fotos de su equipo en sus redes sociales, que hace videos conmemorativos para YouTube, será el primer perjudicado por un mandato que, si bien castiga a los internautas de a pie, es también una invitación para que los grandes medios le apuesten a la masificación de sus contenidos. ¿Confundido? Acá le explico en qué consiste esa “Ley Lleras 2.0″ y qué tiene que ver con usted, que sólo quiere disfrutar del buen fútbol.

Categoria
General

comentarios
32

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

13

feb

2012

Reflexiones en el “Día del periodista deportivo”

“Nombre tres países de Europa (que no sean España, Alemania, Francia, Italia o Reino Unido) con sus capitales”. La respuesta a esta pregunta de un test que realizó un profesor de conflictos internacionales en la Universidad Externado de Colombia nos dejó a todos boquiabiertos: más del 60% de los encuestados no respondió o lo hizo mal. Lo peor es que sé que si a la gran mayoría de ese 60% les preguntan por selecciones que van a jugar la Eurocopa, ahí sí se acuerdan de Polonia, Ucrania, Grecia, Holanda, Portugal, Dinamarca y compañía.

Categoria
Gol Caracol

comentarios
10

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

24

ago

2011

¿Qué hacemos con González Alzate?

Hay un movimiento en redes sociales para que Alvaro González Alzate renuncie a la presidencia de la Difútbol y, por ende, salga de la vicepresidencia de la Federación Colombiana de Fútbol. El argumento básico está en la defensa que el dirigente hizo de la continuidad de Hernán Darío Gómez al frente de la Selección y en la serie de increíbles argumentos en que se sustentó: que sin video era como si Bolillo no hubiese hecho nada, que la doble moral del país es tremenda porque si la agredida hubiese sido Piedad Córdoba todos habríamos aplaudido, que Gómez debió hacerse el borracho y decir que no se acordaba de nada… más allá de lo que dijo (que de por sí es una cadena de errores lamentables que incluyen el ponerse a hablar en nombre de todo el Comité Ejecutivo de la Federación haciéndolo quedar como un zapato), lo realmente importante de todo esto es que Colombia por fin se está dando cuenta de qué clase de dirigentes tiene en el fútbol.

Categoria
General

comentarios
20

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

08

ago

2011

Reflexiones sobre el caso del ‘Bolillo’

Tengo serios problemas con la violencia de género. Debe ser por ser hijo único de una madre separada o porque me criaron en el imperio femenino de mi abuela, mi mamá y mis tías, pero agredir a una mujer es algo que no se me pasa por la cabeza. Incluso hace unos años terminé en una Estación de Policía por romperle la cara a un tipo que abofeteó a su esposa en plena calle, en un hecho del que no me vanaglorio en lo absoluto pues fui un salvaje y creo que pude haber arreglado la situación de otra forma; especialmente porque mientras me peleaba con un total desconocido, su esposa, a la que en mi mundillo imaginario yo estaba defendiendo, me daba carterazos al grito de “¡suéltelo, suéltelo asesino!”. A veces pasa.

Lo que no debería pasar nunca es que un hombre agreda a una mujer, por más insultos que ella haya proferido en su contra, por más trago que se tenga en la cabeza, por lo que sea: es algo que nunca debe pasar. Por eso creo que la disculpa pública de Hernán Darío Gómez, técnico de la Selección Colombia, que en la madrugada del domingo pasado golpeó a una mujer en la salida de un bar en una escena de malos tragos , es insuficiente.

Categoria
General

comentarios
20

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Publicidad

Publicidad