Tags de Posts ‘Atlético Nacional’

10

nov

2014

Recordando a Manuel Galarcio, o cuando el fútbol te da pena

Diego Latorre,  delanterazo del Boca Juniors de comienzos de los 90 y hoy uno de los buenos comentaristas del fútbol argentino, fue el protagonista de una entretenida entrevista de Emilse Pizarro en la revista del diario La Nación de Buenos Aires de la que quiero rescatar esta pregunta y su respuesta:

“Hace más de treinta años que estás en el mundo del fútbol, ¿cómo mantenés el gusto por el juego en sí mismo con tantas cosas turbias alrededor?

Me dejo sorprender por los jugadores, por los partidos. Vuelvo a ese estado primitivo en el que todo me causaba ilusión, porque si no, no puedo. Esta industria está tan alejada de lo que nosotros hemos vivido, de lo que piensa y siente un pibe cuando toca una pelota. Yo lo veo en mi hijo, está fresco. Si te ponés a analizar, más allá de que hay un camino, que es el de la profesionalización inevitable, el fútbol en sí sigue siendo el mismo. Lo que pasa es que uno ya no se maravilla porque sospecha de todo; la gente sospecha de los árbitros, de sus propios jugadores que quieren ir para atrás contra su técnico. Sospecha que son pechos fríos. A mí cuando un jugador controla la pelota y hace algo lleno de talento, imaginación, todavía me pasa que me gustaría hacerlo a mí. Creo que soy yo el que lo está haciendo. Vivo cuando yo hacía esas cosas. Un sombrero, una jugada, un gol… Esas cosas te quedan. Esa pasión no la voy a perder nunca”.

La verdad, hoy me gustaría tener ese entusiasmo de Latorre, hoy quisiera hablar del talento de Yimmi Chará, del gran momento de Daniel Bocanegra, de “lo bonito del fútbol”, pero es que tantas cosas turbias alrededor me hacen decir simplemente que no puedo. Hoy, en vez de pensar en la emotividad de nuestro fútbol, me acordé de Manuel Galarcio.

Tal vez usted no recuerde al recio defensa central que pasó por el Bucaramanga con su particular peinado y sus rústicas maneras, pero el tipo se hizo un nombre en las canchas por duro y fuera de ellas por su expediente judicial, que incluye porte ilegal de armas y el homicidio culposo de dos ciclistas a los que atropelló. Sin embargo, hay un capítulo oscuro y nunca explicado con el nombre de Galarcio que bien vale evocar.

En el 2004 se jugaba la última fecha de los cuadrangulares de la Primera B y Valledupar, el equipo en el que Galarcio era titular, líder y uno de los capitanes, recibía a Real Cartagena. Cúcuta necesitaba una victoria sobre Alianza Petrolera para ser finalista y los cartageneros urgían de una goleada en tierras vallenatas para ir derecho a la final. Al minuto 85 el motilón estaba clasificando gracias a un 3-1 a sus vecinos de Barranca y al 0-0 en cancha valduparense, pero de pronto todo cambió y en menos de seis minutos la defensa que comandaba Galarcio recibió cinco anotaciones y el Real pasó a la final con un histórico e inexplicable 0-5.

Por supuesto, no se puede probar que se arreglara el partido, es imposible para mi señalar que Galarcio y el Valledupar se “vendieran”, pero lo cierto es que Real Cartagena pasó a la final, ascendió, y su primer refuerzo para el 2005 fue el defensa central Manuel Galarcio. Como dice el viejo y conocido refrán, “la mujer del César no sólo debe ser casta sino parecerlo”, y nada de lo que pasó ahí se vio como casto.

Con el tiempo se descubriría que Valledupar estaba bajo la influencia del paramilitar Jorge 40, que en unas grabaciones publicadas por la Revista Semana en 2007 dijo sin pudor que “ellos (los del Real Cartagena) conmigo tienen cierta gratitud”, y señaló que iban a llegar refuerzos provenientes del América (club en el que luego jugaría Galarcío, vea usted), pero bueno, no vamos a entrar en esos detalles…

Lo más complicado de ser periodista es saber digerir la sobrecarga de información que recibes. La gente cree que porque uno trabaja en deportes se la pasa todo el día viendo fútbol y sí, es cierto, pero el fútbol no es sólo un programa de TV, es un negocio que en Colombia, y en muchos otros lugares, tiene oscuros y truculentos intereses detrás. Y eso, como dice Latorre, “está tan alejado de lo que nosotros hemos vivido, de lo que piensa y siente un pibe cuando toca una pelota”, que a veces te abruma, te golpea en donde más duele: en la dignidad.

Por eso te vuelves malpensado. Muy malpensado. En 2005, por ejemplo, me tuvieron que esconder en el baño del Diario Deportivo porque los “primos” de Aldo Leao Ramírez fueron hasta la oficina a sacarme una rectificación a las buenas o a las malas, y mientras mi entonces jefe Germán Blanco los calmaba, yo gritaba que me dejaran hablar con ellos (era joven, pendejo y alzado… salvo lo primero, sigo igual). ¿Qué había escrito yo? Una fuerte crítica al papel del entonces volante de Santa Fe en la final frente a Nacional, pues me había enterado de su preacuerdo con el club verdolaga y justo, casualmente, había bajado su nivel en el partido por el título frente a su futuro equipo.

¿Se vendió Aldo en esa final? No, no puedo demostrarlo, pero no se vio bien, como no se vio bien lo de Galarcio, o como no se vio bien lo de Germán Centurión, un desastre para el Pasto en el partido de vuelta de la final de Copa Colombia frente a Santa Fe en 2009, y en 2010 flamante refuerzo cardenal.

Por eso tengo que decirlo de frente: no se vio bien lo que pasó el domingo en Barranquilla. Recapitulemos: se juega el descenso y por el juego limpio hay simultaneidad en los partidos de Uniautónoma y Fortaleza, lo que no deja de ser irónico pues en la fecha anterior también había drama, pero Fortaleza jugó el sábado por la noche y Uniautónoma el domingo por la tarde. Claro, ahí la seguridad de Bogotá pesó más que el juego limpio pues era peligroso tener a las barras de Nacional y Millonarios a la misma hora, pero tal vez si se hubiese optado por hacer partidos diurnos y no apostarle al rating del juego nocturno la cosa habría sido mejor. En fin…

El caso es que se juega el descenso y en el segundo tiempo, cuando el empate en Barranquilla está mandando a Uniautónoma a la B, hay un apagón en las luces de oriental del estadio Metropolitano… No puedo afirmar que alguien recurrió al viejo truco de apagar el interruptor, maña que llegó a nuestro país junto a muchísimas otras desde Estudiantes de La Plata con Zubeldía en Nacional y Bilardo en el Cali; es más, bien vale la pena recordar que no es el primer apagón en el Metropolitano producto de la lluvia (el monumental aguacero de 2013 que hizo que el Colombia vs. Ecuador se suspendiera por hora y media tuvo aún más drama cuando antes de empezar el segundo tiempo las luces sufrieron un bajón). Es decir, es normal, pasa, pero no se ve bien que pase justo cuando el dueño de casa se está jugando el descenso.

Tampoco se ve bien que el gol de Uniautónoma llegue cuando el partido de Fortaleza justo termina, y queda la suspicacia de Ricardo ‘Gato’ Pérez, presidente de los descendidos, quien dejó en el ambiente un mal sabor al recordar que el arquero del Huila, (Ernesto Hernández, un gran arquero, por cierto, al que poco esfuerzo se le vio en el gol de Michael Barrios), llegó a Neiva desde Uniautónoma.

Pero ahí debo decir también que no se ve nada bien la falta de entrega y hambre de Fortaleza en sus recientes partidos. Es decir, ¿tiene en sus manos el salvarse del descenso y juega a no perder frente a Chicó y Pasto? No, no se ve bien. Menos cuando hace dos semanas te enteras de que el equipo está en venta, de que tuvo la posibilidad de irse a Itagüí (ya no va a pasar: el dueño de Águilas Doradas no da el aval para que jueguen en “su” plaza) y de que el nuevo comprador está más interesado en comprar al equipo en la B pues le sale más barato y más rentable.

Es lo jarto de esto, a veces el fútbol te da pena por todo lo que está detrás de él. Por eso es buena la sentencia de Latorre. Porque es preferible pensar en el enorme talento de Aldo y en todo el fútbol que ha dejado en Santa Fe, Nacional, Morelia, Atlas y la Selección, que malpensar en su paso del rojo al verde. Porque a veces necesitas sólo pensar en el juego para volver a enamorarte de él y dejar atrás las sombras que lo amargan.

En esas ando…

Twitter: @PinoCalad

PD. Celebro la sanción a Wilson Lamouroux, inexplicablemente árbitro FIFA, a quien decidieron suspender tras no sancionar un penal clarísimo a favor de Uniautónoma en su partido frente a Millonarios. Si el descendido hubiese sido el equipo barranquillero, el nombre del juez llanero hoy estaría en boca de todos por su pésimo comportamiento en un partido definitivo, pero no dejemos pasar la oportunidad para recordar qué mal juez es.

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

18

nov

2013

El fútbol del odio, ¿el país del odio?

Seis balines del tamaño de bolas de billar, seis armas que perfectamente pueden ser mortales porque, tal vez no lo saben los hampones que con camisetas de Nacional se los lanzaron al bus de Millonarios (en el que no sólo iban los jugadores y el cuerpo técnico sino la hija de Ganiza Ortiz), pero eso era lo que disparaban los cañones hace dos siglos. Claro, la fuerza de un brazo no es la misma de la pólvora, pero una bola de acero lanzada causa daños y los vidrios del vehículo destruidos lo demuestran. La agresión fue antes de la final, cuando el equipo se dirigía al estadio Atanasio Girardot y, afortunadamente, no dejó heridos, pero sí secuelas.

Categoria
General, Gol Caracol

comentarios
6

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

19

jul

2013

Ser hincha en Colombia, o la dinámica de lo absurdo

Escenario 1:

“¡Qué vergüenza ser hinchas de Nacional si son bogotanos!”. Así, con más  insultos y groserías que no quiero reproducir, miles de mensajes en redes sociales criticaban a los hinchas verdolagas nacidos en la capital que, según los autores del insulto, tendrían que ser seguidores de Millonarios y Santa Fe sólo por haber nacido 2.600 metros más cerca de las estrellas.

No pasa sólo con Nacional. América tiene una cuota grande de hinchas en Bogotá que también son criticados por muchos conciudadanos, y a los bogotanos hijos de padres costeños, santadereanos, pastusos o de cualquier otra región (y son millones), estos radicales ultrabogotanos también los miran feíto, aunque les aguantan que le vayan a Junior, Once Caldas, Cali, Bucaramanga o el que sea, sólo porque  sus familias “no son de acá”.

Y ojo; no pasa sólo en Bogotá. Ser costeño y no ser del Junior es considerado traición, un paisa hincha de Millonarios siempre es ridiculizado por sus coterráneos verdolagas o rojos, un vallecaucano que quiera al Pereira es objeto de burla, y así, en cada ciudad, con la región que quieran. ¿No hay cada tanto actos violentos en Manizales entre caldenses que son del Once y caldenses que le van al América? Lo mismo pasa en Ibagué, en Cúcuta, en Bucaramanga…

Es curioso, mucho, porque según esa lógica es una vergüenza, una traición, un absurdo insoportable ser hincha de un equipo que no es de tu tierra pero, ¡oh sorpresa!, cuando uno mira las cuentas de la gran mayoría de los que insultan a sus coterráneos “traidores” descubre que son hinchas de River Plate, de Chelsea, del Barcelona, del Real Madrid, de Boca Juniors… Es más, no hace mucho me tocó presenciar peleas a puño entre “hinchas” del Real y el Barcelona que, curiosamente, no tenían acento castellano y hablaban catalán, sino que decían “juepucha” y usaban la muletilla “huevón” como buenos colombianos.

Entonces: ¿está bien ser hincha de un equipo del exterior pero está mal ser hincha del equipo de otra ciudad colombiana?

Ah, bueno…

Escenario 2:

Tras ganar la estrella 12 y en medio de su algarabía, el responsable de redes sociales de la barra Los del Sur de Nacional envió un mensaje absolutamente delicioso que circuló en Twitter y Facebook: “Este título es de los paisas, de los verdaderos y únicos verdes…valen culo los rolos, costeños, caleños, tolimenses, cucuteños, pastusos, huilenses, boyacos, todos putos disque (sic) hinchas de nacional (sic) esos no pertenecen a esa hinchada, amargos, faltos de identidad y amor a su tierra. El verde es paisa y nada más”.

Muchos señalaron que el mensaje era falso, pero la idea es sostenida y defendida por miles. Reforzando la escena uno, pero desde el otro lado, parece que sí, efectivamente es absurdo que alguien de otra ciudad sea hincha de tu equipo… Curioso.

Los clubes grandes del mundo se vanaglorian de tener hinchadas en todas partes y lo que hacen es promover el crecimiento del nombre de su marca más allá de sus fronteras. Todas las semanas vemos cómo Manchester United cautiva en Asia, cómo Barcelona busca crecer en seguidores en Brasil, cómo Real Madrid, Porto, Liverpool, Arsenal y un largo etcétera viajan por todo el planeta tratando de ganar hinchas que hagan crecer su nombre, su fama, su gloria, pero no, en Colombia los hinchas creen que el que personas de otras tierras sean seguidores de tu equipo es un absurdo, aunque ojo, muchos barras se vanaglorian de que sus colegas de otras fronteras le van a su equipo, argentinos particularmente, por una especie de hermandad inventada.

Mejor dicho, ¿está bien que un extranjero sea hincha de tu equipo porque eso demuestra la grandeza de tu camiseta, pero es una vergüenza que alguien de otra región de tu país sienta tus colores como propios?

Ah, bueno…

Escenario 3:

Bogotá, tantas veces vilipendiada, tantas veces insultada, tan odiada por culpa de ese proceso histórico de la Constitución del 86 que hizo que todo dependiera de la capital y dejó en el olvido a las regiones (¿cómo vas a tener una buena imagen de Bogotá si durante cien años el alcalde de tu pueblo era nombrado por un decreto firmado en la lejana ciudad en donde iban a darle el puesto a un burócrata X?), se convirtió precisamente gracia a eso en la ciudad de todos.

Millones de colombianos se vinieron a Bogotá escapando de la violencia, buscando oportunidades y aún hoy tenemos en nuestras universidades una enorme cuota de jóvenes paisas, costeños, vallecaucanos, boyacenses, tolimenses y demás que encuentran que, por culpa de ese proceso histórico centralista, es mejor educarse y buscar trabajo en la capital.

La gran mayoría de bogotanos actuales son hijos de “inmigrantes regionales”, disfrutan desayunar con el tamal de la región en que nació su mamá y comer la arepa de la región de su papá les trae recuerdos de infancia y, además, son nacidos orgullosamente en Bogotá y se asumen como bogotanos: critican al alcalde de turno, insultan a los Nule, evitan botar basura en la calle…

Sin embargo, en la final entre Santa Fe y Nacional vimos una muestra de xenofobia tan poco digna de la ciudad capital de un país que pretende ser moderno, que no puedo más que señalarla como una vergüenza. Sí, es vergonzozo el trato que nos están dando a los bogotanos en Medellín desde hace rato, en donde prohibieron la entrada de hinchas de Millonarios y Santa Fe, lo que habla terriblemente mal de la capacidad de la administración local para manejar la seguridad de un partido de fútbol; pero creo que es peor que Bogotá, la ciudad de todos, la que está llena de bogotanos hijos de alguien de otra región, nietos de alguien de otra región, esposos y esposas de alguien de otra región, le cierre las puertas a los demás.

Si algo ha caracterizado históricamente a Bogotá es ser una ciudad de puertas abiertas con los inmigrantes, y eso que pasó el miércoles en algunas tribunas del Campín, en las que por orden de Santa Fe se podía “expulsar del estadio” a alguien del que se sospechase que no era hincha del rojo, es lamentable.

Si el fútbol empieza a segregar en los escenarios más libres que tiene el país, los únicos en los que de verdad uno puede decir lo que quiera, como son los estadios, nuestra sociedad definitivamente está condenada al fracaso. Cerremos entonces puertas y fronteras y quedémonos como unos endogámicos que sólo aceptamos lo que nació a seis cuadras de nuestra casa… ¡a menos, claro, que sea el Barcelona, el Real Madrid, el Manchester United, el Chelsea y por TV!

Ah, bueno…

En Twitter: @PinoCalad

Categoria
Gol Caracol

comentarios
12

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

14

mar

2012

TV y fútbol para todos en Colombia

El primer recuerdo que tengo de un partido de fútbol colombiano por TV es del 6 de noviembre de 1985. Estaba sentado con mi abuelo esperando que transmitieran cómo ardía el Palacio de Justicia, cuando de pronto, de la nada, sin que avisaran, empezó Millonarios vs. Unión Magdalena y así, a punta de fútbol para todos, el gobierno trató de evitar que el país viera la catástrofe democrática que ocurría en la Plaza de Bolívar.

Categoria
General

comentarios
38

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

07

mar

2012

Mi abuelo, Nacional y yo

El 7 de marzo, aunque no se celebre oficialmente, Atlético Nacional cumple años. En esta fecha de 1947 fue fundado en la capital de Antioquia bajo el nombre de Club Atlético Municipal de Medellín, y poco más de un mes después, el 30 de abril, se firmó la escritura pública de la naciente sociedad que, bajo una política de “puros criollos”, totalmente revolucionaria para una época en que parecía obligatorio tener jugadores del Río de la Plata, cambió su nombre al de Atlético Nacional en 1950.

Este post es un homenaje a uno de los clubes más importantes en la historia del país, a uno de los indudablemente grandes de nuestro fútbol, al equipo que más amarguras me ha causado como seguidor de Millos y, en últimas, al club del que era hincha mi abuelo, un paisa que lo vio en todos sus momentos, que siempre consideró a Zubeldía el técnico más grande que pasó por Colombia y que, afortunadamente, lo pudo ver campeón de la Libertadores.

Categoria
General

comentarios
26

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

11

ene

2012

Hablemos de refuerzos…

“Dime qué jugadores contrata el Junior y te diré si hay un Char en campaña política. Ahora, está clarísimo, no hay ninguno”. La frase de Alberto Salcedo Ramos, cierta y genial, refleja lo que pasa por estos días entre todos los hinchas de los clubes del fútbol colombiano: la expectativa por las contrataciones es enorme y no deja dormir a muchos el sueño de que la manida frase de “este año sí” se materialice.

Categoria
General

comentarios
10

ranking

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos
Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Publicidad

Publicidad