21

dic

2015

2016 AZUL

Existen personas que ven el fútbol sin pasión. Para ellos, 90 minutos y títulos hacen parte de una anécdota más. Otros por moda o aceptación social dicen ser hinchas de un equipo. Explotan de amor cuando ganan y al momento de perder se desentienden como cambiarse de ropa. Ahora le hablo a los verdaderos hinchas de Millonarios. A los que de verdad sentimos una pasión inigualable por el azul y blanco. Los que nos apasionamos, lloramos y hoy estamos dolidos más no caídos.

28 años de directivos faltos de amor por el club, mercachifles de la pasión azul, enfermos por el dinero a costa del bienestar de los hijos y jugadores mercenarios, sin sangre en las venas nos ha llevado a perder ese legado histórico con el que nacimos. La lista es larga. El común denominador de ellos fue abusar de la historia de la camiseta en pro de sus bolsillos. Nosotros, por el amor a nuestro equipo, siempre estuvimos ahí al lado de Millonarios, como debe ser, alimentando la destrucción de la institución.

Y cuando salimos adelante con la estrella catorce, los egos de los grupos representativos de nosotros los hinchas, nos llevaron a dividirnos y pretendimos imponer verdades en lugar de llegar a consensos por el bienestar de Millonarios. Los responsables directos de dejar escapar la ventaja en títulos son los dirigentes y jugadores. Gustavo Serpa ha dado tumbos en el manejo del equipo y el futuro cercano, si bien han cambiado en la forma de contratar y proyecto deportivo, está más lleno de dudas que certezas.

Para muchos ir al estadio es sinónimo de complacencia. De cohonestar con los hampones directivos que tuvimos. Pero, pregunto, si nosotros que amamos a Millonarios no estamos con el equipo en el estadio, quién lo va hacer?. El error que cometimos, y no podemos repetir, es pretender que de manera separada logremos hacer entender a estos ineptos directivos nuestras exigencias. Pensar que hay que comenzar el 2016, maltratando y humillando a los nuevos jugadores.

En abonos o por partidos hay que ir todos en la misma dirección apoyando al equipo del 2016. No aceptar y aplaudir la paupérrima gestión de Serpa y su títere Camacho. Es decirles a los jugadores que estamos con ellos, que en el Campín estaremos alentando y apoyando para que salgan campeones. Es con ellos, los jugadores, con los que debemos pactar una ruta segura para un buen 2016.

Vamos a demostrar que somos la mejor y más grande hinchada del país. Por un 2016 azul.

MINUTO FINAL: Feliz navidad y próspero 2016. Nos leeremos el próximo año.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

Categoria:
Sin categoría

TAGS:

COMENTARIOS:
0

Ranking

Opinar | |
Recommend on Google
0

Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Puede escribir sus comentarios aquí Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.