18

jun

2014

ANIVERSARIO CON DUDAS

Es común en esta fecha que los recuerdos vayan a un recuento minucioso de la gloriosa historia de Millonarios. Títulos, técnicos, jugadores, dirigentes y la gran hinchada que ha seguido a Millonarios son los créditos que lo han hecho acreedor a ser el más grande de Colombia. Luego de un cuarto de siglo sin títulos y afujías financieras que casi nos llevan al fin, la institución logro salir adelante consiguiendo la anhelada estrella 14. Hoy 68 años después del nacimiento de Millonarios hago un alto, calmo la celebración y quiero que reflexionemos. Preguntémonos para donde va Millonarios F.C.

Todo es confuso ahora en Millonarios.  Los accionistas actuales buscan unidad pero sigue la pelea interna por el control de Azul & Blanco – Millonarios F.C. S.A. El gobierno que quedo con injerencia en la junta directiva, se está moviendo lento, ante las pretensiones de Juan Carlos Ortiz de retomar poder accionario en Millos, vía Alvaro Isaza. Algo que se le pidió a Alejandro Revollo en la última asamblea azul fue que hiciera un proceso de venta de las acciones seguro pero rápido. Nada más dañino para la institución que la incertidumbre de quien va a poseer el paquete accionario de JCO.  Y mientras tanto no se ve la gestión administrativa no se ve.

Gustavo Serpa me sigue pareciendo un encantador de serpientes. Utilizó los medios para filtrar información que afectó la venta de abonos hace 6 meses. Luego logro lo que quería y obtuvo dos puestos en la junta directiva azul. Sin embrago lo prometido de traer capital fresco al club no han sido más que vulgares mentiras. Los problemas de caja siguen latentes y se espera una afluencia de abonos porque no ha podido ser una realidad la capitalización que se embolato otra vez. Entre la supersociedades y la superfinanciera se están pasando la pelota sobre quién debe vigilar y aprobar la emisión de acciones. Y Serpa, con toda su pampa y egolatría de lagarto de estado, no ha podido destrabar el asunto. El futuro cercano de la solvencia de Millonarios es una incertidumbre.

Y pues los refuerzos van de la mano de la capacidad económica para invertir. Al cierre de esta entrada aún no confirmaban algún refuerzo. Lo único que suena es un canje entre Harrison Otalvaro (muchas gracias por la 14, bien ido) y Fernando Uribe delantero de Nacional. Sin sacar una gota de dinero. Además la lentitud de Nicolas García en gestionar los refuerzos ya es de premio. Cuál es la necesidad de insistir con él. En cuanto al señor Portolez me cuesta creer que no haya un solo jugador digno de ser promovido al primer equipo. Entiendo que el cambio en la divisiones menores sea de tiempo, pero si no hay jugadores en cantera, como pretende Portolez y Lillo hacer sustentable los éxitos deportivos con Millonarios. Ni Wesley ni Mbami hicieron valer la inversión que en ellos se hizo.

Yo creo en Juan Manuel Lillo como entrenador pero me dejan muchas dudas su cercanía a Portolez. Es hora de hablar claro con los hinchas y que nos digan que esperan de Millonarios 2014-2. Como siempre estaré al lado de mi equipo y me abonaré con o sin refuerzos. Pero “silencio stampa” acomodado de mi parte no habrá. Eso se lo dejo a otros que hacen la fácil no criticando.

La reflexión y cuestionamiento es necesaria de nosotros los hinchas. Apoyar con el abono y preguntar que se viene. Feliz cumpleaños Millonarios, por cientos de títulos en estos años venideros.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

12

may

2014

DOLOR AZUL

En el preciso instante del penal al palo de Otalvaro, corren todos los momentos de este primer semestre. La nube de imágenes que nos ciega y enmudece se convierte en un torbellino de tristeza y rabia. La mirada a la cancha donde nuestros jugadores se reúnen cabizbajos a su última reunión del centro del campo por este semestre. A mi lado los rostros buscan una explicación que calme la negación instantánea de la realidad azul. Las lágrimas y el silencio son el común denominador entre mis compañeros de tribuna. Aún reviso el terreno de juego y descorazonado acepto la dolorosa eliminación. Adiós estadio amado que muchas veces me ofreciste una salida alegre y esplendorosa y que hoy me das la espalda con la adversidad de la eliminación de mi amado Millos.

Rumbo a mi casa, al lado de la mujer que me heredo este amor incontrolabe por el azul y blanco y que no pudo celebrar como quería su día, la cabeza abajo y la mirada perdida en el horizonte de quienes aún rogamos por ser despertados ante tan infausta realidad. El sueño del nuevo título estaba en todos nuestros corazones. Este Millonarios 2014-1 nos enamoró a todos. Con dudas y problemas al principio, pero siempre nos tuvo ilusionados con la noche mágica de levantar el trofeo de nuevo. Y ahí tan cerca de sentir esa ola de abrazos de nuestros amigos azules, fuimos despertados, como dice Juan Pablo Varsky, por un “Clanc”. Dolió el recorrido. Dolió ver a Bogotá tan taciturna y fría como impávida ante la ida de azul capitalino. Dolieron las preguntas de los niños preguntando si ya había otro partido para poderlo ganar. Duelen los remates en los palos  que no entraron en los 180 minutos de esta semifinal.

Nunca fue tan largo el camino al hogar desde El Campín como anoche. Los balances quieren interferir en nuestra tristeza pero es mejor dejarlos a un lado por ahora. El profesor Lillo (A quien espero ratifiquen) tendrá esos cálculos bien hechos para saber que jugadores deben seguir y cuales deben dar un paso al costado. Siempre hay culpables de las derrotas. Cada corazón azul sentirá quien hizo o no lo suficiente en esta semifinal. El amor colinda peligrosamente con la decepción. Nuestros ídolos de hoy fácilmente mañana pueden los causantes de  nuestras penas futbolísticas.

Muchas veces entre las personas que queremos, para expresar un apoyo o cariño, les enviamos “un abrazo de gol”. Creo que es más profundo ese abrazo de consuelo y apoyo en momento duros como los de anoche. Porque significa al renovación constante del sentimiento de nosotros hacía Millonarios. Sí, estoy jodidamente triste y como dice Nicolas Samper hoy es un lunes de mierda. Pero hay que seguir como siempre lo hacemos los hinchas de Millonarios y esperar al 20 de Julio que ruede el balón contra Envigado. Un abrazo para todos los hinchas de Millonarios…los abrazos de gol volverán y juntos estaremos soñando de nuevo.

MINUTO FINAL: Mención especial para Oswaldo Henriquez. Jugador de la cantera azul y quien ha mostrado que su paso por el exterior le sirvió para madurar futbolísticamente. Muy buen semestre del canterano.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

08

abr

2014

LA PARADOJA DE DAYRO

Clasificados con 3 fechas de anticipación ya pensamos en lo que se viene en los play off para Millonarios. Jugando con altibajos los 30 puntos nos tienen en la parte alta de tabla soñando con la estrella 15. El profesor Lillo logró estabilizar la nómina y los resultados se han dado en consecuencia a ese factor. Pero como todo tiene su pero, ahora estamos hablando del tema de los derechos deportivos de Dayro Moreno. Tratemos en estas líneas de ponerle cabeza fría al asunto.

Dayro Moreno cumple el próximo 16 de septiembre 29 años. Tal vez desde Carlos Castro por comienzos de este siglo no teníamos un goleador nato, con frecuencia goleadora altísima y que tanto uniera a la tribuna azul. Aunque en la pasada ronda final quedo en deuda, no cabe duda que es nuestra gran y única carta ofensiva para las finales que se avecinan. Las ganas que coloca en la cancha, su compromiso con la camiseta azul, ese cariño que los hinchas ya le tienen y su condición de crack son suficientes motivos para que Dayro Moreno se quede en Millonarios. Para mí es el mejor jugador del Fútbol Profesional Colombiano. Digno de representarnos con la camiseta de la Selección Colombia y con el suficiente fútbol para jugar en el exterior.

8 mil millones de pesos podría costar la operación de la compra de los derechos deportivos de nuestro goleador. Son casi el 20% de los ingresos anuales de la institución y casi el 30% de total del patrimonio de Azul y Blanco Millonarios F.C. S.A. El valor del pase de Dayro supera en más de la mitad el valor de la nómina anual del equipo. Hasta qué punto las finanzas azules soportarían esta inversión. Una inversión gigante a una sola ficha que por la edad del jugador, podría llegar a no ser recuperada en su totalidad. Muchos factores influirían ahí: si es llamado o no a la selección, si tiene una Copa Sudamericana con altos rendimientos y si logramos mantener esa buena figuración en la Copa Libertadores del otro año. Comprar a Dayro Moreno para venderlo en diciembre no solo sería una pérdida de tiempo sino una jugada poco sería y nada acorde a lo que es Millonarios. Retomemos.

Lo principal en este momento es la liquidez de la institución. Los nuevos administradores están buscando mantener dinero en caja para pagar las obligaciones normales en el desarrollo del equipo. Es cercano a la realidad pensar que hay dinero para comprar a Dayro? La respuesta es NO. Lo único que permitiría que eso fuese posible es capital fresco. Un patrocinador que quiera tomar esa gran publicidad o que los dueños capitalicen la compañía para tales fines. No se puede predecir si los abonos del 2do semestre aumentarán de manera formidable para pensar en rescatar el dinero de ahí. Solo una voluntad administrativa en cuanto a la gestión comercial o de su propio bolsillo aseguraría a Dayro en Millonarios.

Pero no está demás analizar si contratando a Dayro llegarían más refuerzos para lo que se viene. Muy difícil se ve la tarea de hacer un doble esfuerzo. El reto de ganar la copa sudamericana no debe ser inferior a la nómina de jugadores que tengamos. La experiencia de la última copa libertadores en la que actuamos nos debe servir para saber que se necesitan refuerzos para afrontar seriamente las tres competiciones del segundo semestre. Habrán refuerzos contratando a Dayro?.

En esta paradoja nos encontramos: Si tenemos a Dayro no sabemos que será del futuro económico de Millonarios, pero sabemos que Dayro es la clase de jugador que necesita el equipo. Que los directivos actúen de forma responsable es lo único que espero. Quédese o no Dayro Moreno, que no sirva de excusa para que esta junta directiva tome decisiones que no permitan una evolución deportiva de Millonarios. Si se queda, que la siga rompiendo como lo hace cada vez que juega con la camiseta del más veces campeón. Si se va, gracias por todo y Millos seguirá siendo la institución deportiva más grande de Colombia y su hinchada, como siempre, el mejor activo que se tiene. Si me preguntan a mí, creo que no hace falta el que se va sino el que ha de venir.

MINUTO FINAL: German Cano tiene hambre de equipo grande. Plan B señores directivos.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

 

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

26

feb

2014

PARABOLA AZUL

Recuerdo que en noveno grado me “partieron” con la parábola y todos sus planos cartesianos. No entendía para que carajos me iba a servir ese dibujito con forma de bolsa al revés. Esa fórmula me parecía una completa pendejada, incapaz de mostrar algo palpable. Me he equivocado. Juan Manuel Lillo se ha puesto en la tarea de hacer tangible esas chuspas cartesianas. La fórmula es tan fácil como complicada. No hay que ser un experto en números para conseguirla pero si un experto en rotaciones infaustas.

Lo primero que hay que hacer para conseguir el punto de partida, es aceptar un cargo en el mejor equipo del mundo sin conocer que significa y como funciona esa institución y traerse consigo a un ayudante de apellido rimbombante. Ayuda más si se le asocia con puertas y portones. Se empieza ascendiendo trayendo un esquema nuevo. Importando conceptos nuevos en  tierras lejanas, asombrando lúdicamente a los periodistas. Habrá patrones que se morirán de amor al oírlo. La cúspide de esta curva es empezar ganando en tierras naranjas donde se habían complicado eternamente los partidos. Luego como si estuviéramos en six flags el descenso es vertiginoso con discretos números y con peligro de romperse.

Pero como todo lo que baja sube y viceversa, mujer con mujer y en sentido contrario, llega el partido contra el rival odiado y en forma excelsa un excelente partido nos da el empujón hasta la cima. Con goles y buen futbol la parábola es grande y le da cierto colchoncito a nuestro profesor Lillo. Colchoncito roto por sendos empates pálidos, llenos de formaciones extrañas y caídas impensadas de actitud y nivel. Y así de la nada, como las rotaciones, se vuelve juega un aceptable partido ante los vecinos demostrando orden y concentración. Luego el eje de la Y, de Yerros de Yubers y cosas que no juegan a nada, disminuyó dramáticamente para dejar ese triste empate ante el Huila.

Vuela mi mente a mi salón de clases de nuevo y me veo en un parcial con la hojita esa verde llena de cuadros. Sera que los puntos nos alcanzarán para que el eje de las X llegue a los 27 puntos? Como hacer para que las variables de la rotación nos dejen al final del torneo en la parte ascendente del rendimiento? Yuber en serio es un jugador de fútbol? Que puntos de la ecuación son los que definen verdaderamente a Lillo?. Miró a mi compañero del lado y está igual de nublado que los nuevos dirigentes de Millos. No nos queda más que esperar y mientras tanto seguir a punta “pinochazos”.

MINUTO FINAL: Esta demostrado que Millonarios no tiene 25 titulares. Hay que asegurar la clasificación y después si mirar las rotaciones.

TW: @MAUGOR

 

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

07

feb

2014

EL PASADO EN PRESENTE

Si hubieran existido las redes sociales durante la época del racista Miranovic (alma bendita), el experimento Lasarte o el cometero Castelnoble seguramente los borbotones de insatisfacción, pelea entre hinchas y reclamos desaforados hubieran llenado las páginas históricas de las comunidades cibernéticas. El inconformismo de esos momentos sobre el juego deL equipo albiazul y sus desatinados (por decir lo menos) directivos, era la tortura diaria de nosotros los hinchas de Millonarios. Y como Ursula Iguaran decía al ver las locuras repetidas en cada generación: “Es como si el tiempo diera vueltas en redondo y hubiéramos vuelto al principio”.

Poco sabe de Millonarios como institución deportiva el nuevo cuerpo técnico. Poco o nada saben del Futbol Profesional Colombiano y sus vicisitudes estos españoles que creen están descubriendo America de nuevo. Claro que serían dignos conquistadores de carabelas y armaduras ya que con puro bla bla bla quieren pasar de agache y cobrar su sueldo como si nada. Y mientras aquí nosotros como aztecas modernos, nos dividimos en mirar si este o aquel es más hincha, en recordarle la progenitora a quienes no protestan como queremos, en formar bandos en pro y contra de jugadores.

Allá los virreyes Ortiz y Serpa se pelean por el botín y llenan su corte de lagartos, de chismes y envidias, hasta el punto  que Fernando VII y Napoleon ya hacen apuestas en el más allá, divertidos ante tanta truculencia. Enrique VIII es un hombre centrado al lado de los dueños de Millos que se la pasan cambiando de parecer a como les venga la marea. Lástima que no exista en Colombia una torre de Londres para los señoritos dueños de Millonarios. Las esperanzas de una nueva dirigencia, terminaron en una patria boba con quien a punta de brillantez llego a la junta directiva y hoy se va porque la vanidad de poder es un lastre colombiano. Tanto darse coba el sr Talero que termino dándose escoba así mismo.

El domingo la historia nos pone ante el rival odiado otra vez. En medio de la tormenta como ya al parecer es costumbre en la vida azul. Siempre hay conflicto, guerras de poder, peleas entre iguales en el país llamado Millonarios. Estos mercachifles de espejos, baratijas, rotaciones absurdas y 10 cambios de un partido a otro son la esperanza del pueblo azul para el domingo. La fe y la presencia a nuestro querido Campín volverán porque los colores y el escudo es lo que nos llena a los hinchas de Millonarios. Siempre estaremos presentes con nuestro equipo, así las cabezas de los que mandan anden como la de Ana Bolena rodando por ahí sin ton ni son.

El domingo unidos en apoyar a los jugadores, para que consigan en la cancha una nueva victoria. Más allá del descontento por todo lo que pasa siempre queremos que Millonarios gane y mejore. No es por los dirigentes o jugadores, es por el amor a Millonarios. Cueste lo que cueste el domingo hay que ganar. O sino que los hijos de la reina Isabel y esos que son felices regalando estrellas en el reino de Castilla, armen expedición de conquista a Afganistan y alrededores y nos dejen tranquilos con esa inocencia llamada: AMOR POR MILLONARIOS.

MINUTO FINAL: Si la inflación se midiera por índice de incremento de precios de la zona de comidas del campín, seguramente seriamos Venezuela, mínimo Argentina. Es un abuso: en un año una lechona y una gaseosa valdrán  $15.000. no sean descarados.

@MAUGOR

MAURICIO GORDILLO

 

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

03

feb

2014

LUNES DE DUDAS

LUNES DE DUDAS

Un partido de visitante y uno de local. Dos esquemas tácticos diferentes y dos sensaciones opuestas nos han dejado la victoria en Envigado y la derrota anoche frente a Equidad. Aplicando lo mismo que dice el técnico Juan Manuel Lillo que solo se habla del presente porque nadie es futurólogo para saber qué ocurrirá, anoche pasó algo que estaba en las cuentas: el esquema de Lillo toma tiempo en funcionar y aquí en Millonarios y el FPC tiempo es algo que no hay y menos sin triunfos.

El esquema de 3-3-1-3 exitoso en Holanda, Barcelona y los equipos de Bielsa tiene compromisos necesarios para que salga adelante. Los movimientos de presión deben ser constantes y aplicados al 100%, para reducir los espacios al perder el balón y así por zonas cubrir y presionar  al rival. En ataque, los volantes deben sorprender los espacios entre líneas, los delanteros movilidad suficiente para romper espacios y tener centrales dúctiles con el balón que saquen el equipo del fondo. De lo anterior no se vio nada ayer en el Campín.

Los delanteros quietos recibiendo de espaldas siempre perdiendo ante la potencia de los centrales rivales. Dayro con más ganas que orden y siempre tirando diagonales con un defensor referenciándolo adelante. Equidad parqueo el bus y Millonarios se dedicó a mover el balón de un lado a otro sin profundidad y siempre estrellando el balón en una banda. Los volantes son estáticos y no atacan espacios. Pésimo partido de todos los volantes ayer en el cuadro albiazul. Cadavid y Henriquez pasaron raspando. Más serios y aplicados al modelo que el resto del equipo y Lewis Ochoa sigue cual zombie por la cancha como todo el 2013. De Ramos 2 disparos al arco uno al palo y otro gol. Nelson Ramos tiene mejor saque y juega más con los pies pero es de esos arqueros que nunca gana un partido. No es arquero para Millonarios.

Y Lillo no vio todo esto en los entrenamientos? Lillo no vio que todavía este esquema esta flojo y falta trabajo para exponerlo en un torneo? Uno entiende que el técnico muere con la de él, pero ayer se notó que a ese sistema táctico todavía no se le puede apostar. Frente a envigado se vio más sólido el equipo y generó esperanzas con algo diferente. Pero luego de anoche esa esperanza se volvió incertidumbre. El peor error de Juan Manuel Lillo no es aplicar un esquema táctico nuevo en Colombia, es creer que en menos de un mes los jugadores serán efectivos desarrollándolo y que los jugadores son los idóneos para ese esquema. Y eso es lo que me deja con la duda más grande: será que Juan Manuel Lillo sabe que aquí no es Europa donde pueden pasar 10 fechas y hay espera?. Amanecerá en Tunja y veremos.

MINUTO FINAL: Que karma estamos pagando con Yuber Asprilla. No mas con este jugador por favor.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

30

ene

2014

AZUL CLARO

AZUL CLARO

Primera presentación del equipo de Juan Manuel Lillo y las cosas salieron mejor de lo que muchos o todos pensábamos. En medio de las dudas sobre el nuevo entrenador, el resultado y un buen primer tiempo son alentadores en lo que se refiere a la parte deportiva de Millonarios. Se vienen dos partidos para madurar esa parte táctica, física y mental, para la primera prueba de fuego ante Nacional. La noticia hoy es la intención que tiene Juan Carlos Ortiz de entregar sus acciones en Millonarios para reparar a las víctimas del Fondo Premium en el caso Interbolsa. Algunos ya ven los fantasmas del pasado recordando a la nefasta DNE, pero para tranquilidad de los hinchas es totalmente diferente.

A diferencia de la DNE que debía administrar los bienes incautados al narcotráfico y por lo tanto “continuar” una vida comercial con ellos mientras los jueces decidían la extinción de dominio para ser vendidos, el proceso actual con Supersociedades es de liquidación inmediata del activo para recoger efectivo y reparar a las víctimas. Es decir: una vez entregadas las acciones de Juan Carlos Ortiz, les interesa vender rápido esa participación en Millonarios para conseguir liquidez.

La DNE tenía una participación importante en la antigua sociedad que controlaba Millonarios. En libros Juan Carlos Ortiz posee un poco más del 4% de las acciones del equipo, que son las acciones que están embargadas hoy por hoy. Según Alejandro Rebollo, interventor de la firma Valores Incorporados, la familia de Ortiz entregaría un 11% más. De llegar a la asamblea, en ningún caso ese 15% sería un obstáculo para el desarrollo normal de la misma ni del funcionamiento normal del ente económico. Sobre las acciones que posee la familia NO hay ningún tipo de requerimiento o embargo hasta la fecha.

Lo importante ahora es saber quién tomara el control de la junta directiva en la próxima asamblea. Aunque Juan Carlos Ortiz y su familia poseen un 23% de las acciones, él controlaba más del 50% de los asambleístas. El grupo Amber en cabeza de Gustavo Serpa, quiere tener dos asientos en la junta para tener voto en las decisiones de la sociedad y seguramente entrara en la puja por la compra de ese 15% que saldrá a la venta. La asamblea que viene en el mes de marzo muy importante porque decidirá quién controla los destinos de Millonarios y si al fin van se va a presentar y aprobar el proyecto de distribución de utilidades. Todo parece indicar que aunque Juan Carlos Ortiz salga de la sociedad en el papel, su participación detrás de bambalinas seguirá siendo importante.

Más allá de estos líos, está demostrado que esta nueva institución legal sobre la que está formado Millonarios es efectiva y sólida. El escándalo de Interbolsa no ha hecho mella ni en el valor de la institución, ni en la solidez administrativa del mismo. La contingencia está, en si las autoridades determinan que dineros del Fondo Premium y/o Valores Incorporados de las víctimas del escándalo Interbolsa, fueron utilizadas para la compra de Millonarios a los antiguos dueños, y si eso generaría alguna clase de derecho de reclamación por los afectados. Alejandro Rebollo siempre ha dicho que por ningún motivo busca afectar a la institución azul. Eso el tiempo lo dirá.

La verdadera solidez de Millonarios es su hinchada. La viabilidad económica la damos nosotros acompañando al equipo. Por eso siempre estaré en contra de campañas que busquen acabar financieramente a Millonarios. No queremos verlo como hace uno años sin dinero y con deudas astronómicas. Hoy por hoy Millonarios Futbol Club S.A. es sostenible y existe claridad sobre sus dueños. El azul está claro.

MINUTO FINAL: Hay que hacer de Bogotá una plaza inexpugnable. Salir mentalizados a conseguir siempre los tres puntos de local. El domingo volvió la hora de verte Millos querido.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

 

 

 

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

24

ene

2014

UNIDOS POR LA 15

Mañana empieza el camino de este año 2014 para Millonarios. Veremos a nuestros jugadores salir a la cancha de Envigado a poner la primera piedra para construir en realidad la ilusión de la estrella 15. Este camino tiene nuevos conductores, Juan Manuel Lillo en la dirección técnica y Juan Saldarriaga como presidente del equipo. Han llegado refuerzos, tal vez no los suficientes ni tampoco de nombre rutilante, sumados a una base de los jugadores que nos dieron la estrella 14 y jugaron el 2013. El resultado es un ambiente tenso para el inicio del torneo.

Creo que es necesario separar los sentimientos y la realidad. Todos queremos que al nuevo D.T. le vaya bien y nos coronemos campeones. Las dudas parten de un cuerpo técnico nuevo, sin experiencia en el campeonato colombiano y con el lastre de no tener resultados positivos es su haber. Según sus declaraciones de ayer esperaba más refuerzos. Habrá que ver como potencia las habilidades de los jugadores y contrataciones actuales para conseguir la meta del título. En la parte deportiva poco se pude decir y criticar hasta no verlo mañana. La duda juega a favor de este equipo y repito es deber apoyar y que ojala se consigan los resultados necesarios para llegar a la estrella 15. Las decisiones tomadas por los dueños, la ineficiencia a la hora de conseguir los refuerzos han enrarecido el ambiente sumándole las posiciones que han tomado sectores de la hinchada a estos sucesos.

Nadie duda de las buenas intenciones de las iniciativas de protesta frente a lo que la hinchada considera no está bien en el equipo. Sin embrago hay que aterrizarlas para que no queden en simple enunciados que generan más polémica y división que consenso en la hinchada. Todos queremos más refuerzos, que se reinviertan las utilidades en una sede o en jugadores, que haya una relación más fluida e incluyente para los hinchas por parte del equipo. Protestas como no abonarse o no comprar productos MFC solo hacen que nos dividamos y no lleguemos a los objetivos de la protesta. Todas las protestas que busquen, intentar coartar la libertad que tenemos de acompañar a Millonarios o comprar productos que deseemos, siempre tendrán resistencia y solo genera malestar entre nosotros. Solicitar un presidente por votación popular, aparte que en una empresa privada es prácticamente imposible, solo abre la puerta a demagogos de la pasión azul que dilapiden lo que este nuevo Millonarios ha avanzado en materia administrativa.

El primer paso para generar visibilidad y voz ante los directivos, es reconocernos a todos como iguales: todos tenemos el mismo derecho a opinar sobre Millonarios y lo que ocurre en él. Hay quienes vivimos la pasión de una manera más intensa que otros, lo cual apenas nos da para decir que gastamos más plata, si acaso, que otros. No estar de acuerdo con la protesta que algunas barras vienen adelantando, no es para que seamos tratados como conformistas que nos quedamos pegados al recuerdo de la estrella 14. Estemos de acuerdo en que hay que ser vigilantes con este nuevo proceso y que debemos ser una voz fiscalizadora de los movimientos que los dueños de Millonarios quieran hacer en la próxima asamblea de accionistas. Unidos por un Millonarios donde los hinchas tengamos reconocimiento por los directivos, unidos para apoyar al profesor Juan Manuel Lillo en este campeonato, unidos para hacerle sentir a los jugadores que estamos con ellos, unidos para resolver nuestras diferencias…unidos por la estrella 15.

MINUTO FINAL: La camiseta para este semestre esta espectacular. Se lució Adidas.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

21

nov

2013

¿TRAMPA MORTAL?

Esta debería ser una entrada hablando del flojo rendimiento de Millonarios ayer frente al Cali. Sin embargo anoche en el estadio, fueron muchas las personas que fueron a Medellín y contaron sus historias de lo ocurrido en el viaje al final de la copa. En cada relato había en común ese sentimiento generalizado de que expusieron su vida. Varios hinchas de Nacional ayer por las redes sociales, me llamaban promotor de violencia, asesino y otras delicadezas. Con este relato serio, de Cesar Carrillo queremos poner en evidencia las graves fallas de la policía y el actuar de personas en Medellín. Denunciando queremos que esos hechos no ocurran jamás y que la rivalidad sana no termine en muertos. Ayer hasta hinchas de Santa Fe me escribieron denunciando hechos similares en la última final de la Liga Postobón.

Yo tengo una rivalidad y reticencia profunda con Nacional, su entorno y el mensaje que envían de todo se vale. Pero eso no me da derecho a herir o matar a otra persona. Ojalá que este sea el ultimo escrito que debamos hacer sobre estos temas.

MINUTO FINAL: Yuber Asprilla debería sentir un poco más de vergüenza futbolística. Con muy poco, el grueso de la hinchada lo apoya y aclama. Es hora que retribuya todo ese cariño jugando futbol. De eso muy poquito sr Asprilla.

MAURICIO GORDILLO

@MAUGOR

 

¿Trampa Mortal?

 Que en grandes ciudades existan desadaptados, revoltosos y vándalos por problemas sociales, falta de educación y empleo, y  todo esto se vea reflejado en el fútbol, no es raro. Pero lo realmente sorprendente es que no sean casos aislados, lo realmente sorprendente es llegar a una región de nuestro país y que los desadaptados sean miles a tal punto de encontrarse una trampa mortal… como lo ocurrido el pasado domingo en Medellín.

Todo esto, y que me entristece recordarlo, inicia desde la noche del sábado y el trascurso del domingo cuando en reiteradas ocasiones se recibían noticias y denuncias de lo que ocurría en las calles de Medellín. Taxistas recogiendo hinchas de millonarios en el aeropuerto, terminal y hoteles y poniéndolos como se dice: “en bandeja”, informando telefónicamente sabrá dios a quien sobre la descripción del pasajero y abandonándolos en puntos críticos como el obelisco o donde ellos quisieran en medio de las riñas; hinchas del común (barristas y no barristas; padres y madres de familia con hijos de 15, 16, 17 años) que llegaban al estadio para ingresar en tribunas preferenciales en completa  paz buscando lo que en todas las plazas del mundo existe… algo de seguridad, pero que se encontraron con cuchillos pasando por los lados de su cuerpo, a menos de dos (2) metros dentro de un escenario deportivo de la categoría del Atanasio Girardot. Muchos lograron huir al ser identificados, muchos otros salieron gravemente heridos, algunos aún hoy se recuperan en los centros asistenciales de la ciudad más innovadora.

Dos de mis compañeros azules, abonados de la tribuna de occidental del estadio el campin, tuvieron que verse en la caótica situación de “lanzarse” del taxi que los transportaba debido a las sospechosas y asfixiantes preguntas del conductor (portaba camiseta de nacional) que parecía más interesado en descubrir si eran o no de millonarios, que de preguntar hacia dónde se dirigían, para posteriormente realizar llamadas del tipo “en 15 minutos llego, tranquilo que yo llevo todo, estoy en tal punto y voy para tal otro, están pendientes, no?”. Dos personas que iban en completa paz y que pensaban que ingresar a occidental del Atanasio era tan tranquilo y normal como ingresar a occidental del Campín.

Otros hinchas que supieron sortear dicha situación o que por cosas del destino no les tocó vivir eso, llegaron hasta las afueras del hotel donde se encontraba alojado nuestro equipo. Todos estaban en espera de una respuesta por parte de la policía. Luego llegamos otro grupo que fuimos amontonados en una estación donde en nombre de nuestra integridad fuimos aislados (custodiados solamente por ocho agentes antidisturbios). Nunca conocimos donde se encontraba toda la fuerza disponible de la policía, pues  en el interior del estadio y en los alrededores brillaban por su ausencia. La misma Sra. representante de derechos humanos (una sola profesional) le preguntaba a la policía por qué no había personal y por qué no habían solicitado refuerzos a los municipios aledaños o al mismo ejército. Asombrada nos miraba y nos pedía calma y tiempo para intentar mediar y encontrar una solución que no pusiera en riesgo nuestra vida. Realmente esta persona fue la única que no nos atacó por ser rolos. El tiempo se fue agotando y sectores de la hinchada comenzaron a caer en desesperación porque la policía no se pronunciaba. Algunos se fueron caminando hacia el estadio, la policía desconcertada y al parecer sin una orden de algún superior inicio la represión y abusos característicos en esa ciudad para las hinchadas visitantes.

Al final, la solución de la policía fue trasportar a la gente con engaños en dos camiones hacia el terminal y aeropuerto, luego de decirles que finalmente serían llevados al estadio e ingresarían directamente a la tribuna occidental, “que fue asignada para la hinchada de los millonarios”. Eso sí, una vez abordo del camión la policía se aseguró de “decomisar” la boletería  que tenían, boletas que jamás se volvieron a ver. En el recorrido sin escolta policial u operativo de movilidad debido. Quienes abordaron nos comunicaron telefónicamente que los camiones fueron atacados constantemente. Piedras, ladrillos, botellas y demás artefactos desconocidos caían encima, algunos heridos, normal en la ciudad de Medellín cada vez que cualquier hinchada del país llega a su territorio. Lo realmente espeluznante y que lo pueden atestiguar cada una de las personas que iba en los camiones, fue cuando comenzaron a sonar tiros la policía, muerta del pánico y aparentemente en caos al ver que todo se le salía de las manos, no tuvo más remedio que acelerar a fondo exponiendo aún más a los embajadores.

Increíble que el encargado de la policía de la ciudad de Medellín haya salido a declarar que nada pasó,  y que el operativo fue un éxito. Ya en el terminal la policía subió a buses a las personas que tenían el dinero del pasaje, no sé qué ocurrió con lo que no tenían dinero. Un pequeño grupo y yo decidimos utilizar una “última alternativa” con algunas boletas extras que teníamos e intentar acceder al estadio aprovechando el intenso aguacero y el inicio del encuentro, nuevamente afrontando el posible riesgo.

Ya en el interior del estadio y lo pueden comprobar con los videos de la transmisión del partido, no se lograba ubicar un solo miembro de la policía dentro de la cancha ni mucho menos en las tribunas. Rara vez se veía uno que otro bachiller que prefería hacerse el de la vista gorda ante los sujetos de la barra de nacional que pasaban inspeccionando a las personas acomodadas en sus sillas y quienes a criterio propio decían quien se podía quedar y quien era expulsado del estadio. Quienes eran señalados de ser “gallinas” eran golpeados, robados y heridos con puñal. Conocí dos personas que fueron heridas con cuchillos dentro de la tribuna occidental en uno de los múltiples y constantes forcejeos. Este caso llego a ser tan degradante e inhumano que vimos como en un par de ocasiones hinchas de nacional (personas muy decentes y cansadas de esta situación) se lanzaron sobre las personas que estaban siendo golpeadas por los vándalos, para protegerlos y exigirle a los atacantes que no continuaran con su brutal y cobarde acto.

Quienes no alcanzaron a ingresar a la tribuna pero llegaron al Atanasio, tuvieron que pasar unos “filtros” en donde miembros de la barra de nacional eran quienes ejercían total autonomía de decidir quién ingresaba y quién no. En algunos de estos filtros había bachilleres (en la mayoría de filtros y puertas no había presencia policial) que únicamente acataban órdenes de los barristas. Si la persona que iba a ver el partido se dejaba pasar, llegaba a un nuevo filtro y era “requisado” bajo las mismas condiciones. Si la decisión era “este es gallina” ó “este es rolo”, los bachilleres lo iban subiendo a un camión. Si no había policía, eran brutalmente atacados por personal de seguridad de la barra de nacional con armas blancas. Inclusive si la persona iba con prendas de nacional pero iba solo, o se le notaba nervioso, era obligado a hablar para determinar su acento y se le pedía la cédula de ciudadanía. ¿ah?.

Muchos también nos hacemos el interrogante “¿qué hubiese pasado si millonarios se coronaba campeón?”. La respuesta me asusta por la razón obvia de que no había policía suficiente ni dentro ni fuera del estadio. En la tribuna, los hinchas que a pesar de toda la brutalidad alcanzaron a ingresar y pudieron camuflarse entre los hinchas de nacional gracias al torrencial aguacero, estarían quien sabe en dónde. Y  de los jugadores ni hablar, pues como pueden observar en las imágenes del partido hasta en los camerinos del equipo azul se ven claramente los personajes de la seguridad interna barristas de nacional, ubicados en la puerta como si fuesen los celadores del camerino.

Pero más increíble aun que todas las hinchadas que se movilizan masivamente a Medellín sean atacadas por la hinchada verde y policía todas las veces que llegan allá y hasta el día de hoy no se hayan tomado medidas al respecto. Los años pasan pero las circunstancias no cambian. Increíble que no exista una logística y despliegue policial y que restrinja el paso de peatones por los sectores donde arriban los buses con barras visitantes, tal cual ocurre en Bogotá, donde por seguridad de ambas hinchadas y de los habitantes del sector, se habilitan zonas destinados a cada una de las hinchas e intransitables por alguno que no pertenezca a la suya.

Increíble que a la llegada de cada caravana proveniente de Bogotá (o cualquier otra ciudad) se haya creado una conducta violenta y justificable de salir a tirar piedra y no dejar un solo vidrio a cada bus que pase. Asombroso e indignante que para la policía esto sea “normal” y se registren como casos aislados de violencia ajenos al partido y a la hinchada local. Increíble que a un simpatizante de cualquier equipo no se le pueda garantizar seguridad ni siquiera estando dentro del Atanasio Girardot. Increíble que nadie pueda transitar cerca a ese estadio sin una prenda de nacional porque es atacado por grupos de no menos de 20 personas armadas con machetes, cuchillos, piedras y botellas. Increíble que una ciudad como Medellín no pueda controlar el comportamiento del grueso de una hinchada y que a diferencia de otras ciudades, sean casos aislados de algunos vándalos. Allá ocurre todo lo contrario, no importa el estrato, la condición social ni la tribuna a la que se asista, su xenófoba manera de pensar los impulsa a moverse y atacar en masa. En Bogotá, las personas ajenas a las barras bravas rechazan a la misma hinchada, la juzgan y hasta la denuncian cuando cometen algún tipo de acto vandálico porque no actúan igual que ellos.

¿Será que el sr presidente de la república, sr Ministro de Defensa, el General Palomino, el Comandante de la policía de Medellín, la Alcaldía de Medellín, Gustavo Petro  o su Secretario de gobierno, la hinchada de nacional o el mismo club nos pueden responder estas inquietudes?

¿Por qué si se había aprobado el ingreso de 3.000 hinchas azules, no hubo operativo de movilización controlada por parte de la policía, y la alcaldía local prohibió el ingreso de buses con hinchada visitante? Acá se les garantizó boletería, protocolo de seguridad dentro y fuera del estadio, movilización y custodia permanente. Igualdad era lo mínimo que pedíamos.

¿Por qué no hubo un protocolo de seguridad para la hinchada visitante que ya había comprado mucha de la boletería destinada?

¿Por qué no le fueron respondidas las inquietudes a la dra de derechos humanos?. ¿Por qué solo era una persona?

¿Por qué la policía movilizó con engaños a los hinchas?

¿Por qué la policía “decomisó” las boletas a los hinchas de millonarios y jamás las devolvió?. ¿Qué hicieron con ellas?

¿Por qué no hubo un espacio para la hinchada visitante dentro de la tribuna cuando se tenía un aforo de 3.000 boletas?

¿Por qué la alcaldía local cambió la decisión de permitir el ingreso de nuestra hinchada a último momento cuando ya todos nos encontrábamos en Medellín y teníamos boletería comprada?

¿Por qué en Bogotá se sanciona la hinchada azul por banderas con fragmentos de canciones (las cuales no comparto) como “hijos nuestros morirán”, o porque en una red social escribieron “esta vez no hay piedad para matar a un sureño” que también es fragmento de una canción tal cual como las tienen todas las barras bravas del país y del mundo, pero en Medellín el día domingo y en plena final nadie habla de la bandera ubicada en oriental (se ve en todas las imágenes del partido) “millos paz en tu tumba” como si esto fuese un mensaje directo para nuestra hinchada de lo que tenían planeado que iba a ocurrir?

Yo me niego a creer que todo esto se trató de un complot entre la policía e hinchada verde (hablando solo de quienes fueron de “cacería” y no por su equipo) como muchas personas que vivieron y conocieron ese calvario lo están comentando. Yo me niego a creer que quienes nos cuidan y protegen pueden llegar a ser tan despiadados que no les importaba si las personas heridas que llegaban a la estación de policía donde nos retuvieron, eran esperados en casa por hijos, esposas y madres desconsoladas. Me niego a creer todo eso porque así como hay vándalos disfrazados de hinchas, también hay quienes asistimos en completa paz al estadio y tenemos amigos de todos los equipos con los que reímos día a día y compartimos momentos de nuestra vida. Hay policías corruptos y bandidos que dañan esa institución pero esa minoría no representa a un grupo tan grande como nuestra hinchada.

Quedan muchos interrogantes luego de este sin número de sucesos, muchas preguntas por resolver, sentimientos encontrados que probablemente nadie nunca resuelva o le brinde interés y atención porque en esa ciudad todo parece manejarse como si fuese una república independiente al resto del país, donde la “ley” y el “orden” no son ejercidos por la policía sino por la hinchada local y bajo sus propias e inhumanas reglas. Lo que no se debe perder nunca es la verdadera fiesta del futbol pero esto radica en principios de igualdad, que desapareció como por arte de magia y que se vio contaminada con maldad absoluta y sevicia y a la fecha con impunidad.

Tal vez seamos muy diferentes culturalmente pero todos somos ciudadanos con los mismos derechos regidos bajo la misma constitución. Quizá la mayor diferencia de nosotros los rolos con los paisas, vallunos, costeños y demás personas… se deba a que en Bogotá crecimos compartiendo con personas de cada rincón del país. Vecinos, compañeros del colegio, universidad y hasta el trabajo que salieron de sus provincias natales para buscar una mejor opción de vida, una oportunidad para su futuro y la encontraron. Bogotá es una ciudad de puertas abiertas, acá llegan todos y se queda el que quiera. Triste, muy triste que eso no ocurra en el resto de ciudades especialmente en Medellín, donde bogotano que llega, bogotano que es maltratado y menospreciado por no ser de su provincia. En mi ciudad las únicas personas que odian a las de otras regiones son algunas de las que respiran todo el día futbol. Comportamiento que siempre critiqué pero que desde el domingo “comprendo” un poco mejor, y resalto las comillas. No estoy de acuerdo con eso y jamás lo estaré, pero ahora entiendo cuando escucho a alguien mencionar con desprecio y odio a un paisa, pues cada vez que pisa Antioquia (futbolísticamente hablando) no sabe si regresa a su casa en una silla de ruedas o en un cajón de madera.

NO MÁS VIOLENCIA  NI DENTRO, NI FUERA DE LOS ESTADIOS, NO MÁS ARMAS, NO MÁS CEMENTERIOS, NO MÁS CÁRCELES. YO QUIERO QUE MI HIJO VIVA TRANQUILO EN MI PAÍS Y NO TENER QUE IRME LEJOS DE MI FAMILIA Y MI CLUB PORQUE PORTAR UNA CAMISETA SEA IGUAL A TENER UN TIRO AL BLANCO EN MEDIO DE UNA GUERRA COBARDE Y TRAICIONERA.

 

Cesar Carrillo

Twitter: @c4m77

 

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

19

nov

2013

VIVOS DE MILAGRO

La final de la Copa Postobón fue testigo mudo de como una ciudad se puede unir en torno al silencio cómplice de los delitos hechos por la barra Los Del Sur. Las autoridades decidieron de manera descarada entregar el tema de seguridad en el estadio de Medellín, a ese grupo de personas. Una especie de paramilitarismo de la alcaldía y la policía para “controlar” a la barra brava de Atlético Nacional.  Cedo este espacio a mi amigo Gabriel Jiménez (Twitter @elmechu) quien vivió la zozobra de entrar al Atanasio Girardot. Gracias a Dios todos mis amigos que fueron volvieron sanos y salvos. En Medellín ir a futbol es exponer la vida, ya que ni la policía ni la alcaldía son capaces de garantizar el artículo 11 de la constitución colombiana.

MINUTO FINAL: Mañana comienza el sueño de la estrella 15. Vamos al estadio a apoyar a el mas veces campeón.

Twitter @Maugor

Xenofobia y represión en su máxima expresión

En un rincón del lobby del hotel San Fernando Plaza estábamos Hernán Torres, Felipe Gaitán, un miembro de la junta directiva y yo. Los jugadores, uno a uno, salían del hotel hacia el bus que los llevaría al estadio Atanasio Girardot y que minutos después sería apedreado como ya había pasado varias veces antes en Medellín. El profe, que siempre es el último en abordar cuando el plantel hace el tour concentración – estadio, me dijo “¿está nervioso, flaco?”. Lo miré y le dije “profe, a mi el partido no me asusta. Tengo miedo es por mi integridad en esta plaza”.
Afuera del hotel, un grupo grande de hinchas esperaban para animar y aplaudir a todos los miembros del plantel. Eran más de 200 hinchas que habían llegado desde el día anterior y en los vuelos del domingo en la mañana, y con todo y eso faltó otro gran sector de viajeros que llegaron por tierra y no los dejaron entrar a la ciudad. Todos tenían lista su boleta para el partido y ninguno llevaba indumentaria del equipo. Cuando el bus partió hacia el estadio, la policía los metió en dos camiones con la excusa de llevarlos al estadio garantizándoles su seguridad. Nunca pasó.

Minutos después, todavía estando en el hotel, empezaron a llegar las malas noticias. El tweet de la cuenta oficial del Club anunciando que el bus había sido cogido a piedra y las fotos de los balines. Entre tanto mi hermano y nuestro fotógrafo Hugo Molano, que ya estaban en el estadio, empezaron a contar los pormenores de lo que sucedía a las afueras. Rigor puro: persona que se bajaba del taxi sin indumentaria de Nacional era vulgarmente atacado con golpes y armas blancas por grupos de no menos de 15 hinchas verdes; persona que llegaba hasta el primer filtro sin la indumentaria era “delatado” por los mismos verdes ante la policía y los agentes rompían la entrada en sus narices y le negaban el acceso.

A los colegas de la fundación Juan Manuel Triana, que estaban en el hotel, también les llegaban las noticias lamentables. “Se bajaron del taxi y los agarraron a cuchillo entre 20”, “dicen que los líderes de Los Del Sur están regados en todos los anillos de seguridad del estadio y atacan a cualquiera que llegue sin ropa de Nacional”. Incluso se habló de una cifra de más de 25 heridos y un muerto (esta última no se ha comprobado). En Oriental y Occidental la cosa estaba caliente. Mejor dicho, si un turista cualquiera hubiera querido ir al estadio salía apuñalado o golpeado por “ser rolo”.

El camino hacia el estadio fue eterno, era demasiado terror. En cada cuadra se veían grupos de hinchas de Nacional con palos y bates y al mismo tiempo a mi celular llegaban mensajes con amenazas o insultos por Twitter también, por supuesto, de hinchas verdes: “sos tan hincha que no viniste a medallo. Te da miedo cagaooo”. Mensajes que habían empezado desde el lunes en la noche -cuando entrevistamos a un representante de los Comandos Azules en LosMillonarios.net Radio y contó que tenían listas más de 300 boletas- y que se extendieron durante toda la semana. Por eso por mi seguridad y la de mi hermano que estaba con su novia en Medellín nunca puse en redes sociales que viajaba, que ya iba en camino, que ya estaba en el hotel. Tampoco pude subir las fotos de los hinchas a las afueras despidiendo a sus guerreros ni del frente de los hinchas de Medellín en el lobby.

Afortunadamente, y gracias a la credencial de Dimayor, pudimos saltarnos el primer filtro y no pasar por el juicio de los hinchas verdes que eran los que le decían a la policía quién entraba y quién no (los agentes eran como soldados que hacían caso a todo). Ah, y en el suceso también tocó sortear a un barra-brava verde que intentó robarme el celular. En esas, un hincha con camisa de cuadros que llegaba por Occidental fue vilmente atacado por un grupo de no menos de 15 verdes. Literalmente lo desvistieron y al encontrarle tatuajes de Millos procedieron a la golpiza sin cesar. Era pura “justicia de la calle”, algo así como la que hacían los habitantes de Ciudad Gótica en “El caballero de la noche asciende”. Los hinchas verdes decidían a su antojo quien pasaba y quién no, los policías eran simples obedientes. Y los verdes que cruzaban el filtro rumbo al estadio pasaban sin ser requisados por nadie, no se puede creer aún.

En una de las puertas de occidental había un grupo de no menos de 20 azules, todos sin indumentaria del equipo, a los que los policías les rompían sus entradas de frente y no les permitieron ingresar. La respuesta a la pregunta “¿qué pasó que no los dejaron entrar?” fue una sola, “por rolos”. Inclusive, en unos de los anillos de seguridad el acceso se hacía pidiendo la cédula de ciudadanía, si el lugar de expedición era Bogotá, rigor puro.

A los que se habían ido en los camiones de la policía, supuestamente para garantizarles su seguridad al entrar, nunca los llevaron al estadio. Los camiones llegaron a otro destino, allí los dejaron un buen tiempo y luego los agentes, de la nada, les rompieron las entradas y los llevaron a tomar transporte de vuelta hacia la capital colombiana.

Pensaba que, con toda la opresión que se vivía a las afueras, el hincha que lograra entrar al estadio ya podría cantar victoria y ver el partido tranquilo. Me equivoqué. Dos personas que viajaban con Rafael Puentes (del Ballet Azul Radio) e ingresaron fueron desalojados durante el primer tiempo con la misma metodología policial, la de romperle las boletas en la cara y forzarlos a abandonar el escenario.

Ya en la cancha, cantitos de “a-se-sinos, a-se-sinos” de la barra brava (me pregunto cómo sentirán los bogotanos “hinchas” de ese equipo cada vez que los de Medellín cantan llenos de odio y rencor que “el que no salte es un rolo maricón”), lluvia de rollos, botellas y bolsas vacías hacia Máyer cada vez que fue a cobrar un córner, un ‘trapo’ con la leyenda “Millos, paz en tu tumba”. Ni un solo policía en las tribunas, toda la logística de seguridad la tenía la misma hinchada verde, lo curioso es que en algún momento hablé con un agente y me dijo “nosotros estamos dando vueltas por los alrededores solamente”.

A la salida, la misma tensión a la inversa. Cada uno de los que logró ver el partido tuvo que salir rápido apenas pitó Machado y buscar un taxi como fuera para salir del lugar. Por supuesto no faltó el hincha que recibió un “gallina hijueputa” de un grupo de verdes que ni habiendo ganado podían contener su rencor, y tuvo que correr por su vida. Los taxis por la zona escaseaban pero el señor que nos había dejado en el estadio había dejado su tarjeta y llegó a recogernos, él nos salvó de lo que pudo ser una desgracia. Y los jugadores tuvieron que salir en tanqueta ante la tremenda falta de garantías de seguridad que brindaron las autoridades antioqueñas.

Algunos (muy pocos) fueron al estadio con amigos/compañeros del rival, ese factor hizo que no sufrieran la represión a la entrada ni a la salida. Que no les quitaran la entrada y se la hicieran pedazos de frente “por rolos” y que no los tomaran entre 15 a puño, patada y arma blanca. Esas fueron las medidas de seguridad que tomó la hinchada verde, esa que hace mes y medio pregonaba la paz, santidad y castidad (¿?).

La perla final de la jornada se dio en los aeropuertos. El vuelo 9329 de Avianca se disponía a despegar pero tuvo que volver a la plataforma de abordaje. ¿la razón? Un hincha de Nacional que sacó todo un repertorio de amenazas hacia la tripulación de la aeronave. La policía aeroportuaria lo bajó del avión. Al aterrizar en Bogotá, un buen grupo de hinchas contaron los apodos de compañeros que habían salido apuñalados de Medellín.

Millos perdió la Copa Colombia y muchos de los hinchas casi perdemos la vida. No me quiero ni imaginar qué hubiera pasado con la integridad de los viajeros y los azules de tierras antioqueñas si el equipo azul hubiera levantado el trofeo en medio de tanta xenofobia y represión.

Twitter @Elmechu

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google