21

ago

2015

Juan Daniel Roa: la definición personal

Santa Fe ha contado con pocos altibajos en el último tiempo, sobre todo con Omar Pérez de bastón. Es el órgano funcional del equipo con balón y sin él tras pérdida. Es decir, Santa Fe fundamenta en gran medida su estructura y su sistema de transiciones defensivas a través del argentino. Esto a la luz de todos. Sin embargo, Juan Daniel Roa es el pilar. Ante las pérdidas, el bogotano monta, sostiene y amplía la presión para la recuperación rápida. Roa es un futbolista que abre el gotero al máximo sin pelota; no para de sumar galones. Es la definición como interior derecho muy abierto.

A estas funciones de salir rápido, sumarse a la cadena de pase o acelerar la jugada, dentro del pragmatismo de Gustavo Costas, es un jugador que tuvo detalles interesantes con el marrón. Primero, corre por tres en conducción; segundo, la jugada adquiere un nivel superior de velocidad; y tercero, es muy ágil para pasarla y lanzar posteriormente la diagonal (ya sea hacia la espalda del central o lateral de su zona). Roa es un enamorado del traslado y el desborde. Además de esto, su portentoso físico le permite quedarse arriba ganando o controlando rebotes, pues en caso de no imperar recupera la posición con solvencia.

Ahora inclinémonos por otra faceta: mediocentro. Pelusso probó ante Liga de Loja un novedoso 4-4-2 lineal con Roa al lado de Salazar en la sala de máquinas. Había una variante de entrada: jugaba cerrado y recibiendo en zona insegura –por dentro, menos espacio–. Pero aquí Juan Daniel dejó ver sus cualidades y facultades. Respondió con dinamismo, virtuosismo e inteligencia, características habituales en él. La acción iba a mil por hora si la tenía o participaba; la claridad era inminente; y la sensatez para caer a la banda o seguir por dentro. Parece ser un movimiento intangible por parte de Gerardo Pelusso en busca de compensar el declive creativo sin Omar Pérez. Wilson Morelo puede ser otra solución, pero el delantero depende de su nivel inspirativo, y eso lo define en un futbolista inconstante en lo colectivo, mas no en su puntualidad goleadora.

Juan Daniel Roa está a pocos días de saber si irá con la absoluta a la gira de amistosos por Estados Unidos. No es una opción remota. Es una posibilidad real. La selección a medio plazo, quizá, necesite un perfil concreto como el suyo. Es la definición personal.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

17

ago

2015

La necesidad de competir en Europa

El PSG ha completado tres partidos oficiales (dos de Ligue 1 y la Final de la Supercopa) esta temporada 2015/16. En los tres se ha demostrado lo lógico: la superioridad del PSG sobre el resto de equipo a nivel nacional. Es que no está de más decir que este equipo es dominante y supremo en defensa posicional, ataque organizado y transición tanto defensiva como ofensiva en Francia. No hay ningún equipo, quizá ahora el Olympique Lyonnais con el salto de calidad de Rafael y Valbuena, quien pueda competir mano a mano el título local más gordo.

Los dirigidos por Laurent Blanc han ganado de cara a este curso competencia en el arco para Salvatore Sirigu, rotación aceptable para Thiago Motta y la calidad natural imperiosa desde el extremo. Es decir, Kevin Trapp, Benjamin Stambouli y Ángel Di María, respectivamente. Sobre todo hacer énfasis en el fichaje del argentino. Salvo Blaise Matuidi, el Paris Saint-Germain se ha caracterizado, en clave Copa de Europa, por un ritmo asociativo pesado y carencia de vértigo en estático. Di María viene a reparar esto. Ángel está capacitado, luego de su gris paso por Old Trafford, en montar a los parisinos a la cima de la competición internacional más prestigiosa del planeta fútbol: la Champions League.

Sin embargo, las sensaciones del PSG son buenas. Un equipo estable en fase defensiva, más sólido en la defensa del área, administrando mejor las posesiones y menos dependiente del virtuosismo de Ibrahimovic. ¿Por qué menos del sueco? Aurier con su profundidad y Lucas Moura con su determinación se han sumado a la dinámica del club, de la cual no hicieron parte el año pasado. Y el club lo nota, pues son dos perfiles de futbolistas distintos y que cumplen con un rol débil otrora: van der Wiel sin actuaciones corales y la insuficiencia de un atacante puro de banda.

En definitiva, el Paris Saint-Germain ha sumado calidad y talento a las comunes piezas claves en posiciones o recursos futbolísticos que sí o sí veían forzosos. Falta que se agregue Di María a la fiesta y empiece a dotar de resolución al invencible comando de Blanc. Estaba la necesidad de competir mejor en Europa.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

14

ago

2015

Douglas Costa con Guardiola

El fichaje del brasileño Douglas Costa, por lo enseñado en verano, abre el abanico de posibilidades del Bayern München. Es un perfil de micro-ventajas que desde hace tiempo, con Ribéry entre lesiones y escasos minutos, Guardiola anhelaba contar. Es la esencia de un futbolista con regate, velocidad y determinación, muy del Bayern de Pep en el juego de bandas.

Douglas Costa puede actuar tanto de extremo por la derecha como por la izquierda. Ahora es cierto que viene jugando más a perfil natural que cambiado –es zurdo–, pues su ubicación preferida en el terreno de juego es girando su tobillo hacia dentro y no colocando el borde interno para dormir el marrón. A esto de recibir, controlar, encarar, desbordar y centrar, sumado a que lo haga por la derecha o no, le permite entrar más en el juego interior y no sólo ver como Thiago, Müller o Xabi Alonso la tocan.

El Bayern en los últimos meses, entre tantas bajas, se habituó a que su lado fuerte (la derecha con Lahm, Robben y las caídas de Müller) era el de inicio y finalización si no era por dentro con Lewandowski cargando zona de remate. La opción de Douglas Costa, la recuperación de Alaba y la inclusión de Vidal le permitiría a Pep, ahora sí como en la 2013/14, empezar por un lado, cambiar de orientación, girar al rival y culminar por el otro. Es un movimiento que requiere lectura, precisión y decisión, y para esto juega Xabi Alonso.

Por último, queda saber si Alaba y Vidal pegan con Douglas Costa. Alaba conduce muchos metros el balón y Vidal marca su línea de pase muy arriba, por ende, le restaría contacto con la pelota al brasileño. Y él es un jugador que necesita verse con ella para hacer las cosas que hace a nivel de aceleración, frescura y acierto. Como también si Alaba o Bernat acompaña la jugada y Vidal  derrocha su constante hiperactividad, abriéndole asociaciones en corto que a Douglas Costa le gusta pero restándole goles y asistencias.

Ya está la Bundesliga 2015/16 aquí, a la vuelta de la esquina, y Douglas Costa deberá llenar el papel, ya sea con cifras, demostraciones o, simplemente, beneficios colectivos. Es uno de los jugadores a seguir entre competiciones locales y Copa de Europa. Es un futbolista entre los más divertidos y emocionantes que estará dirigido por uno de los mejores entrenadores de los últimos diez años tranquilamente.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

30

jul

2015

El talento por encima

Sobre el 0-0 en el partido de ida de la Final de la Copa Libertadores, el juego dejó otra demostración inconmensurable de Matías Kranevitter. Es un futbolista con rasgos futbolísticos muy concretos, pero también muy versátiles. Es decir, a Kranevitter le gusta jugar más con la pelota que sin ella, pero el poso físico y la planta defensiva que va adquiriendo partido a partido le permite asumir roles específicos en partidos de este tipo. Es un prototipo menos limitado que actúa con mayor naturalidad. Por ejemplo, River Plate tuvo menos la posesión que Tigres, sobre todo en la última media hora, pero Kranevitter insistió en pedirla y moverla. Un funcionamiento no quita lo otro, y más si es su factor distintivo. Cómo la toca.

Por otro lado, ante un River que aguardó y se vio comprimido ante Damm, Gignac y Dueñas, Kranevitter no vio necesario marcar la altura de la presión. Él habitualmente marca la línea defensiva y ejecuta las coberturas a la espalda de sus mediocampistas, pero es un mediocentro joven que entiende el fútbol como un adulto. Más allá de lo que haga, guste o no, salga bien o mal, prefirió sujetar las llegadas desde segunda línea de Arévalo Ríos y sostener las transiciones defensivas que perdieron calidad sin Tabaré Viudez y con Lucho González. Y acertó. Gallardo se está encomendando a un futbolista que, sin duda, potencia sus virtudes y mejora sus defectos.

No pasará a la historia de las exhibiciones por las Finales de Copa Libertadores, pero Matías Kranevitter tiene pasta. No cualquiera. El centrocampista de 22 años enseñó que la edad es un prejuicio y pretexto. El tucumano es especial. Son muestras activas y abundantes de categoría y determinación. El John Locke de la banda roja.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

21

jul

2015

Los primeros compases del Manchester United (van Gaal II)

Arrancó la pretemporada del Manchester United ante América de México hace ya unos días y las sensaciones, con relación a la última temporada, van variando. Desde el esquema, por supuesto. El United de van Gaal insistió gran parte del año por la utilización del 4-1-4-1. Sin embargo, en este primer juego (amistoso) de la 2015/16, saltó con un 4-2-3-1. De hecho, los 90 minutos trabajaron con el mismo esquema, pese a cambiar a sus once futbolistas en la segunda mitad.

Fue un Manchester United con mucho control de juego (Blind de central, Darmian de lateral, y Schneiderlin y Carrick de pivotes) y bastantes opciones ultra-participativas en fase ofensiva (Mata, Depay, Young y Rooney). Memphis Depay que actuó de mediapunta y no a perfil cambiado. Más allá de esta prueba, fue algo que siempre notamos la última campaña, con ciertas mejoras o defectos, en la pizarra de van Gaal: adquirir el control del juego e implementar su ritmo (menor y pausado) al comúnmente visto en la Premier. Por ejemplo: McNair de central, Blind de lateral, Carrick de mediocentro posicional, y Ander Herrera, Mata o Rooney de interior. Fue un cambio estilístico profundo al de David Moyes que destacó por tomar preocupaciones con el marrón y, sobre todo, por su voluntad contragolpeadora con Welbeck o van Persie.

Otro acierto, que tan sólo hace parte del primer compromiso de pretemporada, fue juntar a menos jugadores de un mismo espacio o rango de acción dentro del sistema. Aunque Schneiderlin y Carrick son dos mediocentros igual de posicionales y con nulo vuelo, sostuvieron el circuito ofensivo y las inserciones de Darmian. Falta ver si Schweinsteiger, petición y reconversión a centrocampista exclusiva de Louis, se consolida en el plan. El United no necesitó, al menos dentro de sus necesidades del año anterior, alguien que acelerara las asociaciones y le diera continuidad a los pases en el primer tercio. Bastian abre el abanico de posibilidades y alternativas a las exigencias del entrenador holandés.

Lo más llamativo fue el ataque organizado desde primera instancia. La pelota llegaba a los centrocampistas y a partir de aquí se observó la variación: Mata caía en el juego interior y la banda quedaba a disposición de Darmian; por otro lado, Shaw fijaba su posición y habilitaba a Young para sus regates y chispazos. Gran parte del juego del Manchester United se basó en este movimiento y en concluir las acciones con Depay y Rooney en el eje vertical, dándoles un mínimo rol en la gestación de la jugada. A diferencia de la 2014/15 el cambio es abrupto, puesto que sobrecarga el carril central desde el armado hasta la finalización juntando a los que mejor sabían con el balón en respectiva zona. Habrá turno de un rival más exigente.

Por último, queda establecer si van Gaal mantiene el diseño de modo de juego y va engrasando el estilo que emprendió justo hace un año. Son los primeros compases de un equipo que, por plantel, va en crecimiento, tanto por nómina como por entendimiento. Ya no se debe volver realidad, sino que debe serla. Hay previa de Copa de Europa.

El Manchester United apetece. Y mucho.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

12

oct

2014

La Eslovaquia de Hamšík

Eslovaquia, una de las sorpresas en la Copa del Mundo ’10 accediendo a octavos de final –cayó vs. Holanda- y eliminando en su grupo a Italia, está emitiendo todos los comunicados sobre las posibles selecciones que irán a la Eurocopa de Francia ’16. Los dirigidos por Jan Kozák están transmitiendo una idea aplomada y simétrica sobre el centro del campo. Depende del contexto, 4-3-3-”0″. O, en cualquier otro escenario que requiera fijar centrales rivales con un ‘9’ físico y tener la posesión, 4-2-3-1. De lleno, parecen estar las ideas concisas y trabajadas.

A esta Eslovaquia le beneficia replegar y salir a contraatacar. Se sienten más cómodos cediendo balón más terreno, y aprovechar la velocidad y capacidad de correr de jugadores como Weiss, Stoch y Mak. Los tres, de hecho, suman técnica y conducciones tanto largas como peligrosas. Extremos que absorben una idea automatizada y hacen un ataque pragmático, pero a su vez vertical, dinámico y, sobre todo, punzante.

Otro de los puntos altos procede del cuadro centrales más mediocentros. Ďurica, Škrtel, Kucka y Pecovsky, generalmente, conforman ese cuadro defensivo. Al momento de recular y de ceder la iniciativa, se sienten holgados. Optimizan sus recursos en defensa posicional y cierran el carril central; por ende, ofrecen poquísimas líneas de pase para los rivales. Un ejemplo claro fue España, donde jamás produjo en el juego interior de manera limpia, sino todo a través de apoyos directos o altos de Diego Costa.

Por último, sin ningún cuestionamiento, la figura es Hamšík. Es el encargado de conducir el barco rumbo a Francia. El jugador del Napoli suma 2 goles y 1 asistencia en las tres jornadas que van disputadas de Eliminatorias. Es decir, ha participado en el 50% de los goles de forma directa. Y eso que en el contexto ante España, donde hizo el trabajo de ‘falso 9’, tuvo que jugar mucho de espaldas e ir al choque más de un docena de veces con Piqué y Albiol/Busquets. De hecho, lució y el equipo permitía pisar unos segundos campo contrario.

Otro de sus enormes aportes es cuando juega por detrás del punta, como vs. Ucrania (poco más de 60 minutos, luego hizo de ‘falso 9’) y vs. Bielorrusia (todo el partido). Y partiendo básicamente que Kozák le da total libertad de movimientos y de compromiso defensivo. No está obligado a defender por detrás de la línea de la pelota, como tampoco de recibir siempre en tres cuartos y por el carril central. Hamšík entra y sale, arrastra marcas, cae a banda, activa triángulos y, además, remata. Está dulce luego de dos temporadas bastante discretas (casi pobres) con el Napoli.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

09

oct

2014

El dúo ruso

Ante el fracaso en la última Copa del Mundo en Brasil y sin la presencia de un ‘9’ poderoso, Capello ha tenido que apostar por Dzyuba. Y de qué manera. Segundo goleador (por detrás de Doumbia) la temporada pasada con un discreto Rostov y uno de los goleadores en la presente campaña con el Spartak Moskva. De paso, la llegada de Dzyuba ha beneficiado a Kokorin en su posicionamiento dentro del gramado, como también en el funcionamiento. El cambio de plan del entrenador italiano, en definitiva, beneficia a dos partes: la pareja Kokorin-Dzyuba y a Rusia en materia ofensiva.

Aleksandr Kokorin (23 años) es un delantero más fino y movedizo en el frente de ataque. Le gusta salir de su demarcación original para participar en la elaboración y tener contacto con el balón. Activa varios indicadores en ataque posicional entrando y saliendo, cayendo a los costados y, sobre todo, recibiendo de cara y aprovechando su calidad y sutileza con el balón. Es una de las sensaciones en el fútbol ruso con el Dinamo Moskva de Mathieu Valbuena, Kevin Kurányi, Igor Denisov, Balázs Dzsudzsák & cía. Sin duda alguna, dentro de poco, dará el salto a una de las grandes ligas europeas.

Artem Dzyuba (26 años), por su parte, es un delantero más fijo. Empero, por su contextura física, parece ser el típico ‘9’ estático que fija tanto su posición como centrales rivales, que realiza el trabajo sucio, y que convierte goles debajo del arco. Y no es del todo así. Circunstancialmente, recibe de cara al pórtico contrario para participar de manera directa y aseada. Es decir, tirando paredes y buscando moverse en torno al esférico. Pero su fuerte no deja de ser el ataque directo: recibir de espaldas, chocar y descargar. Otro prospecto de futbolista ruso para llegar a una de las grandes ligas en el balompié europeo.


Ejemplo de partido

Ante Suecia (en Solna, Estocolmo) dejaron entrever su simpatía y compaginación dentro del terreno de juego. Ambos disputaron los 90 minutos. Dzyuba de ‘9’ y Kokorin por detrás de él. Por su facilidad de movilidad y de recibir cómodamente, se posicionaban entre centrales y centrocampistas, por el carril medio. Es decir, por detrás del trivote sueco (Larsson–Källström–Durmaz) y por delante de la pareja de centrales (Granqvist–Antonsson). Fueros dos activos tirando desmarques a favor de los mediocentros rusos (Glushakov–Fayzulin), mínimamente creativos y dependientes de apoyos seguros que propiamente capaces de romper líneas de presión con un simple toque tenso.

Dzyuba tiene movimientos más planos que Kokorin. Pero, indirectamente, le conviene a Aleksandr. Tiene más espacios y recibe con más tiempo, ya sea para girar o pensar. Además de no ser Källström un mediocentro intenso, Larsson tiene poca capacidad de robo y Durmaz –hiperactivo– es un interior de vuelo. Allí Kokorin se exhibió (no de gran manera, lógicamente) y Rusia tuvo posibilidades de quedarse con los tres puntos camino a la EURO de Francia ’16.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

24

mar

2014

Estreno de André Villas-Boas en San Petersburgo

Si la idea era tener los mejores sobre el césped, pues el entrenador portugués lo hizo así. Con Hulk, Danny y Shatov desde el inicio, en detrimento de Shirokov, fueron los que comandaron al Zenit de tres cuartos de cancha hacia adelante. Hulk y Shatov donde más cómodo se siente, es decir, por bandas derecha e izquierda, respectivamente; en cambio, Danny en un rol más protagónico y liberado como enganche, donde de paso apoyaba la salida y sostenía el cuero frente al pórtico, ya no escorado en banda izquierda apostando (casi) siempre por la diagonal hacia adentro en busca de su perfil más hábil.

Salomón Rondón, como con Luciando Spaletti, menos protagonismo por Liga de lo esperado. En cambio, por Champions parecía ser una pieza encomendable en el frente de ataque por su portento físico, juego de espaldas y olfato goleador, estadísticas que deben demostrarse mayoritariamente.

Villas-Boas, de inmediato, modificó el 4-3-3 de Spaletti a su nuevo 4-2-3-1, también usual en el Chelsea y Tottenham, no tanto así en sus inicios en el Porto. Witsel como mediocentro junto a Fayzulin, por ende, el belga dejaba la función de regista con Shirokov-Fayzulin como interiores. A Witsel se le vio más cómodo con la pelota, tanto así que menos exigido a la hora de replegar y relevar junto a otro mediocentro. André buscaba salida rápida y limpia con hombres de buen pie como Witsel, Fayzulin y el retroceso de Danny. Potencia con Hulk y verticalidad con Shatov.

Es cierto que el Zenit acabó sufriendo (sin merecerlo, tras una muy buena primera tarde: yendo de más a menos) y si no fuese por Lodygin, que atajó dos penaltis, la victoria ante el Krylya en el debut de André Villas-Boas no se hubiese logrado. Tampoco se puede esconder el mínimo compacto entre los defensores, sobre todo, de la pareja de centrales Neto y Lombaerts, donde el Zenit se debe poner las pilas en el próximo mercado estival buscando ser un equipo aún más competitivo.

Detalles del nuevo Zenit de San Petersburgo de André Villas-Boas que, con esta victoria por la mínima diferencia (2-1), se sitúa 2º en la Premier League rusa y mantiene la brecha de 3 puntos sobre el líder Lokomotiv de Moscú, intratable.


En Twitter:
@RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

comentarios
0

ranking

Recommend on Google

27

dic

2013

La salida de balón de la Colombia de Pékerman

Para alcanzar la meta propuesta por allá en 2011 en la Copa América de Argentina, es decir, la de volver a una Copa del Mundo, hemos visto pasar tres entrenadores por la tricolor. Dudas no hay que el pueblo colombiano se queda con el último, con José Néstor Pékerman. Confío en los jugadores, como ellos en él. Había materia prima, sólo había que saberla llevar. Pero, sobre todo, saber sacarle el jugo luego de moldearla.

Antes de llegar a Pékerman, pasaron por el banquillo Hernán Darío Gómez y Leonel Álvarez. Los dos capacitados, otro tema aparte. Tal vez a Leonel le restaba madurez, porque personalidad y mentalidad sí la tiene, y que viene en ascenso este último tiempo.

Con ‘Bolillo’ encontramos un fútbol más conservador y vertical con gente como Adrián Ramos, Hugo Rodallega, Dayro Moreno & cía. Siempre con su 4-1-4-1 donde él fue el primero en confiar plenamente en Carlos Sánchez, sin duda, el fichaje mediático que más rédito está sacando la Liga BBVA esta temporada 2013/14. Se basaba su filosofía en esperar, y contragolpear fuertemente por los costados con, hasta incluso, doblajes de laterales-extremos.

En la era Álvarez empezó a verse el buen fútbol, por ende, el llamado de James Rodríguez, una maravilla en escena. Empezó a deleitarnos con una zurda que arrancaba por banda, pero al verse tirado por banda derecha, es decir, a perfil cambiado, le tocaba apostar por la diagonal hacia adentro buscando su pierna más hábil, la zurda. No era el jugador de Banfield y Oporto que busca línea de fondo desde izquierda.

En ambas eras vimos buen fútbol, por momentos. Ejemplo: Argentina -Gómez- y Bolivia -Leonel-. Tal vez el partido ante Bolivia en la altura no haya sido de lo más bonito, pero el equipo mostró un fútbol fluido, rápido y ordenado, cosa que tiene sabiduría a la hora de jugar en La Paz. No todas las Selecciones sacan todos los partidos tres puntos de allá. Bolivia no es un equipo fuerte, aunque venga de poco a poco, pero en su feudo se multiplican futbolísticamente: salen desde el primer minuto a atacar.

El problema evidenciado en todas las eras fue primordial: la salida con balón. Siempre había sus problemas. Tal vez en la Copa América era más simple y se empezaba apostar desde el centro del campo con Abel Aguilar y Fredy Guarín, los dos interiores. Con Leonel Álvarez fue irremediable no darse cuenta la nula capacidad de apoyos de los centrocampistas a la hora de sacar el balón jugado. Era toca de un defensa a otro, esperar que Abel Aguilar bajara a veces, y abrir en largo con Zúñiga/Vallejo-James o Armero-Pabón.

Llegó Pékerman le dio ese instinto táctico. La imprimió al equipo, aparte de un modelo autóctono para el sobresaliente trato de pelota, la filosofía del mediocentro defensivo entre los centrales, laterales largos, e interior como apoyo-receptor libre.

Colombia 4-0 Uruguay (7 de septiembre, 2012)

El día que mejor funcionó la salida con balón de Colombia. Era un tarde calurosa y Uruguay lo notó de sobra, sí. Pero Pékerman le plasmó esa exportación con pelota lavolpiana (mediocentro incrustado entre los centrales). No era nada atípico, como lo puede hacer el Bayern con un lateral por fuera y el otro por dentro, o dos interiores paralelos. Además, Aguilar se mostraba como apoyo para no dar ninguna pérdida, consecuencia prevenida del 1-1 ante Venezuela que lo pagó la tricolor con un error de Perea, realizando una actuación más que aceptable. A su vez, Macnelly no arrancó caído a una banda, sino que interiorizó más su posición para mostrarse como segundo apoyo. Lo más evidente ese día no fue el tema de Valencia a la misma altura de Perea-Valdés, porque ese día destacó más la explosividad arriba de Teófilo, Falcao y James.

Colombia 2-0 Perú (11 de junio, 2013)

Más simple y menos fructífera se dio la salida en juego. Fue un partido duro y con mucha lluvia. Costó llevar las riendas del juego, pero un Cuadrado activo, ante la ausencia de James Rodríguez, fue el desequilibrio al modelo propuesto desde el arranque por Markarián, queriendo continuar con vida en la Eliminatoria para obtener un cupo a Brasil. Macnelly Torres estuvo más participativo en línea de tres cuartos. Sánchez jamás le dio a Pékerman lo que obtuvo con Valencia: salida rápida e inteligente, no tan clarividente. Sánchez muerde más, por algo su podo de la roca en España está viviente.

Queda cada vez menos para la Copa de Mundo en Brasil. Aquí, en Diario Humilde, seguiremos viendo estos temas tácticos-estratégicos.

En Twitter: @RicardoPinilla4

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
0

ranking

Recommend on Google