03

nov

2016

No más ‘pechos fríos’ en el fútbol

Durante varios años estuve intentando llegar a ser jugador de fútbol profesional; mi itinerario era salir del colegio, almorzar rápido en casa, limpiar los guayos e irme a entrenar. Era una linda mezcla entre dedicación, esfuerzo, pasión y ganas.

“El fútbol lo debes jugar hasta que te quedes sin pulmones y sin tobillos” fueron las primeras palabras que escuché del director técnico que me dirigió por varios años. Esa frase la tomé casi como una ley de vida.

Hoy en día que soy un jugador amateur, que soy futbolista solo los domingos y de vez en cuando entre semana, llego a casa con dolores y fuertes golpes causados por el juego. No estoy en buen estado físico; tengo kilos de más, no descanso lo necesario, la rumba y desgaste del trabajo hacen efecto en mi cuerpo, pero eso no me importa porque sigo tomándome un partido de fútbol lo más serio posible. Muchas veces innecesariamente me arriesgo a jugar lesionado.

Y con todo lo dicho no me estoy refiriendo al nivel de juego porque todos tenemos derecho a ser un ‘tronco’, tal vez lo soy y por eso no llegué a jugar profesional. Mis razones nombradas anteriormente son el motivo de no soportar a un jugador displicente, sin ganas, perezoso, sin actitud.

No importa si no sabe parar un balón, no importa si no sabe usar las dos piernas, menos importa que sepa alzar la cabeza y dar un pase filtrado, en serio, ¡eso no importa! Pero sí se va a tomar la molestia de ponerse unos guayos (o zapatillas) y hacer parte de un equipo, procure correr y esforzarse. Como decía el copy de una importante marca deportiva “Déjalo todo en la cancha o deja el fútbol”.

Por eso me molesta demasiado ver jugadores “profesionales” que no corran, que no suden la camiseta. Me da malgenio, sentimiento de impotencia y envidia ver a un personaje que le paguen por jugar el mejor deporte del mundo y no muestre ganas, de seguro que si yo tuviera la oportunidad de poder actuar tan solo unos minutos en un partido oficial correría hasta donde mis pulmones dieran y un poco más.

No digamos mentiras, ser futbolista trae muchos sacrificios y llegar a ser profesional no es fácil, por esa misma razón no entiendo por qué cuando llegan a ser reconocidos jugadores “se echan a las petacas” y no siguen esforzándose. ¡Amigo, el fútbol es tu trabajo!

El fútbol no solo se juega, el fútbol también se siente y si usted entra a una cancha procure jugarlo con ganas, recuerde que hay miles de personas que desearían poder hacerlo y por diferentes motivos no lo pueden practicar. No importa si usted tiene o no el talento para practicarlo, tiene todo el derecho a ser poco hábil con el balón, simplemente sea un ‘tronco’ pero un ‘tronco’ con huevos.

En los últimos años el fútbol femenino ha crecido y de la misma manera ha demostrado más profesionalismo y más verraquera en las canchas que los mismos hombres, eso hay que resaltarlo.

Seguramente mientras usted lee este artículo, que a la vez se convirtió en un desahogo para mí, ha recordado a algún “jugador pecho frío”. Son desesperantes y dan rabia, ¿no? Tengo una lista larga de jugadores profesionales colombianos y extranjeros que cumplen todos los requisitos y son unos completos “pechos fríos” por eso los invito a que complementemos este listado en mi twitter @sarmientoosorio, claro también se reciben comentarios, críticas y demás.

¡Juguemos fútbol, pero juguémoslo con ganas!

SEBASTIÁN SARMIENTO    TWITTER: @SarmientoOsorio

Categoria:
General

TAGS:

COMENTARIOS:
0

Ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google
0

Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Puede escribir sus comentarios aquí Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.