19

ago

2015

Suárez, nuevo doliente en el peregrinar de ‘la mecha’ por la pesadilla

Ya han pasado muchos meses después de ese fatídico diciembre, han pasado jugadores y, por supuesto, técnicos. Con Alberto Suárez, ya es el séptimo. Más allá del nuevo proceso yo insisto en algo, por más que la “excelentísima” dirigencia de América traiga a Guardiola o a Mourinho, no habrá un buen futuro si no hay jugadores comprometidos con la principal causa, el ascenso.

Con Suárez, de inicio ya hubo varios cambios. El nuevo dueño del pórtico es Carlos Bejarano, salió Cristian Subero de la lateral para darle paso al venezolano Layneker Zafra, en la zona de ataque Feiver Mercado reemplazó a Ernesto Farías. Pero el cambió más trascendental, para mí, y que no fue para bien, fue el de meter a Wilmer Largacha y sacar a Amilkar Henríquez. ¿Por qué fue malo? El ‘6’, jugador por el que pasa todo el juego del equipo, debe tener muchos minutos en el terreno y no entrar así porque sí, luego de tener un buen entreno; en síntesis, Largacha estuvo muy desaparecido y evidentemente debe estar otro volante ahí.

Volviendo al tema anterior, siempre he ido con la opinión de que esto no es tema 100% de técnico, esto es un tema de jugadores; de un equipo competitivo que esté diseñado para ganar y buscar el ascenso, ¿pero qué vemos? Una nómina (porque eso es lo que es, una nómina) fría, sin ideas y a la cual Suárez le tiene que cambiar el chip en las pocas fechas que quedan, algo que, pensando positivamente, veo posible; en el primer partido de Suárez se vieron algo diferentes los jugadores en sus ganas por buscar el juego.

¡Ah! Y otro de los puntos a tener en cuenta en los últimos partidos es el de Néider, quien claramente es un crack, pero, por esta hinchada: ¡que corra un par de metros más! El fútbol no se puede jugar tan pero tan quieto. Yo me quedo con las ganas que él intenta inyectarles a sus compañeros, pero por favor, un último esfuerzo para quedar en los anales de la historia del gran ‘escarlata’.

Espero que ese dicho que reza “Lo que inicia mal, termina mal” no sea nuestro caso y que, como muchos dicen… América va a pasar (a las patadas) a los ocho, pero va ascender.

En otros temas:

Ahora, la semana en la que se estaba decidiendo la continuidad de Fernando Velasco, diferentes declaraciones hicieron que se armara un circo mediático impresionante; con justa razón, nuevamente, fuimos el chiste de los aficionados del fútbol colombiano. “Que cuatro partidos más, que otra fecha más, etc.”, el caso es que se finalizó el contrato del técnico más manipulable que la terrible dirigencia americana pudo haber conseguido. No discuto el profesionalismo del señor Velasco, pero así fue, se le terminó el contrato a este señor que les sirvió a los señores administrativos para seguirse acomodando más en la segunda categoría del fútbol en Colombia.

Señor Oreste y sus secuaces, si alguno lee esta columna, por favor, pónganse la mano en el corazón y dense cuenta de que no están haciendo mayor cosa por la institución. Esto, diplomáticamente hablando.

Como culmino mis escritos… Espero que en diciembre todos celebremos la vuelta del más grande al lugar de donde nunca debió haberse ido.

Para comentarios, felicitarme, echarme la madre y demás, síganme o escríbanme a Twitter en @Campepaez

Camilo Perdomo Páez


Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

18

ago

2015

El fútbol en tiempos de politiquería y campañas vacías

¿Es el fútbol en realidad el culpable que las personas aficionadas a este deporte tengan comportamientos que hacen dudar de su raciocinio?

El fútbol es fútbol. No se puede culpar a este deporte por el comportamiento de las personas en una tribuna o en las calles y avenidas de una ciudad. El fútbol va más allá de una pelea de camisetas porque sencillamente es ajeno a ello, al fútbol no le interesa si vestimos de rojo, azul o verde, quien grita más o menos en la tribuna o en las calles, si se roban un trapo, si ya compramos harina, espuma o cerveza, No! el fútbol está en la cancha, en el corazón de los veintidós jugadores que saltan a un césped para demostrar sus habilidades de juego obtenidas a través de entrenamientos, de esfuerzos, de sacrificios y luchas. El fútbol es una magia, una pirueta impensada con un balón número cinco en los pies de un jugador que se vuelven varitas llenas de lucidez y espontaneidad.

Al fútbol no le interesa si usted sale a beber cerveza, si la salud es paupérrima, si el político corrupto volvió a ganar la elección y la educación está en declive. Él sólo busca entretenernos cuando el balón se introduce en medio del arco de 7,32 metros de ancho por 2,44 de alto, y explota en nuestras gargantas el grito jubiloso del GOL!.

¿Qué culpa tiene el fútbol que usted venda su conciencia por unos cuantos kilos de cemento o unos pesos, con que en Colombia la corrupción no permita ni siquiera reclamarse un acetaminofén sin hacer una cola eterna? ¿Es culpa del fútbol que rectores y directivos se adueñen de universidades públicas y centros de enseñanzas para enriquecerse a costa de embrutecernos e insensibilizarnos? ¿Es culpable el fútbol de ser secuestrado por mafias que vieron en la nobleza y belleza de su juego la manera para convertirlo en un negocio lucrativo?

Alejen al fútbol de las culpas, este deporte sólo se muestra en una cancha, sea de arena, de césped natural o sintético o las improvisadas que se arman en las cuadras de los barrios cuando se usan los ladrillos como porterías. El fútbol sólo muestra su esencia en los pies de los talentosos, en la calidad de un pase, en la precisión de un disparo, en la humildad del sacrificio por el otro, en un quite deslizante que alivia el corazón de unos y desespera el de los contrarios, en las atajadas de porteros que parecen tener alas, en la unión al momento de estar en grupo en la mitad de una cancha y pedir para que el trabajo de la semana sea recompensado con una victoria. Las faltas, el roce y los golpes, al final se solucionan con un abrazo y un intercambio de camisetas.

Eso es fútbol. Sentir alegría porque un compatriota fue el goleador, porque salimos de Colombia y la gente de otros países dejó de vernos como productores de coca para felicitarnos por James o Falcao, porque une un país que se viste y siente sentido de pertenencia por el amarillo, el azul y el rojo, porque a pesar de las quejas de quienes no les gusta terminan siempre haciendo la misma pregunta: “¿Y ganó o perdió?”, el fútbol es ver que los sueños de niños pobres como Maradona o Pelé se hicieron realidad, y que la vida no es tan dura como la creemos porque siempre habrá esperanza. El fútbol, tal como lo digo en mis narraciones, se juega en un rectángulo de sueños durante noventa minutos de magia hecha deporte.

Así qué querido lector, si usted se queja de los desórdenes en las calles, de la salud, de la educación, de la corrupción administrativa y política del país recuerde dos cosas: el fútbol se juega sólo en una cancha, y nada tiene que ver con los comportamientos sociales del ser humano y si alguien se emborrachó, creo desmanes, botó agua, harina, cerveza o simplemente siguen dejando morir a las personas en los hospitales y no hay calidad educativa, es porque algo en nosotros como seres racionales no está bien.

Si mi país está estancado y parece no importarnos siendo indolentes a esta realidad, no creemos excusas facilistas y mediocres señalando como culpable a un deporte que fue creado como símbolo de unión y perseverancia en el Reino Unido, más bien examinemos detenidamente los problemas y empecemos por cambiar y tolerar los diferencias y defectos de cada uno. Porque el fútbol al final es “El deporte más hermoso del mundo…”.

Por: Eduard Lizcano  / Twitter: @drlizcano

 

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

24

jul

2015

Cúcuta Deportivo: Un indio sin flechas

El flojo arranque del equipo motilón tiene con cara de preocupación a más de uno en la perla del oriente. El Cúcuta Deportivo ha recibido siete goles en dos partidos y aún no marca en lo que va de la liga águila. Si bien se entiende que estamos en la segunda fecha, que prácticamente toda la nómina de jugadores es nueva porque el equipo contrató para este semestre quince jugadores y que el técnico Flabio Torres a tres días del debut en liga aún no contaba con la nómina completa y a su llegada no encontró herencia futbolística de parte de los técnicos Alberto Suarez y Marcelo Fuentes, esa parca denominada descenso que ya padeció el equipo en 2013 y lo tuvo un año completo en la segunda división del fútbol profesional colombiano, empieza a asomarse en las graderías del estadio General Santander preocupando a jugadores, directivos e hinchas.

Siempre que se fracasa y se quiere mejorar se empieza por hacer una revisión y encontrar los errores para su corrección. ¿Qué pasa en el Cúcuta Deportivo? ¿Cuál ha sido el problema para que al grupo no se le hayan dado los resultados y se encuentre en el último lugar de la tabla del descenso a doce puntos de la salvación?

Muy sencillo, la improvisación. En la primera fecha el equipo jugó con un 81.8% de la nómina nueva. Los únicos jugadores que actuaron esa tarde en el Metropolitano que sobrevivieron del primer semestre en el equipo fueron: Jhon García, defensa central y Jhonnatan Palacios, delantero. El equipo arrancó con una defensa pesada y de titular Luis Delgado que llevaba cuatro días en la ciudad y Elkin Calle que sólo había realizado una práctica con el club. Para los críticos el Cúcuta es un fondo pensiones, para los optimistas un grupo experimentado que quiere consolidarse; pero la realidad es que el Cúcuta no deja de ser un asociación de jugadores que aún no logran consolidar un equipo en la cancha. Por eso los errores infantiles del primer partido. La perdida en la marca de García a Andrés Correa que le dio el primer gol a Junior o el error increíble de Delgado y Centurión en el cobro de pelota quieta que aprovechó Vladimir Hernández para el segundo gol. Improvisación, esa misma que también se vio reflejada en Bogotá. Aunque se jugó bien en los primeros minutos de juego, el equipo viajó a la capital de la República sin el protagonista más importante, Gol. El hombre que se pensó solucionaría este problema se recupera de una lesión en Ecuador y aún no se sabe ¿Cuánto tiempo más habrá que esperarlo? Mientras tanto es ocupada su posición por Palacios, Quintero o Pérez que improvisadamente intentan cumplir con una función muy complicada; ser efectivos. Del partido se puede decir que el equipo salió con impetud, jugándole de tú a tú a Independiente Santa fe, creando la primera opción clara de gol a los diez minutos de juego, pero la pelota no entró. Caso contrario en el arco propio, después de un tiro de esquina Jhon Hurtado de auto gol desbarató el sistema de juego que había planteado el técnico Torres en Bogotá y el grupo nunca pudo recuperarse de ese tras píes,  en consecuencia encajó cuatro goles más.

Un indio sin flechas, un tigre sin colmillos, que tiene la astucia del cazador y la convicción de una fiera pero que no posee herramientas para ejecutarlas. Esperamos que en casa frente a Patriotas las cosas mejoren, que el gran cacique permita que el indio motilón logre iniciar la cacería de la permanencia en la primera categoría en su estadio y frente a su público que grita hoy más que nunca, ¡Si se puede!

Por: Eduard Lizcano Tamayo / Twitter: @drlizcano

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

25

jun

2015

¿Macnelly mercenario?

Por estos días hay un fuerte rumor de que Macnelly Torres abandonará a Junior para irse a jugar al Atlético Nacional de Medellín. Dejaré claro que no tengo absolutamente nada en contra del 10 de Junior, pero expresaré lo que gran parte de la afición siente al ver este tipo de comportamientos en un jugador que se supone que es de la entrañas del club.

Junior se trae a Macnelly Torres cuando estaba sin equipo, enredado con los árabes y con una para de casi 6 meses, sin competencia, fuera del Mundial por la decisión de irse a jugar a una liga que, como dijo “el Pibe” Valderrama “no lo iba a ver ni su mamá”. Pero a pesar de todo esto, Don Fuad Char confía en él y en sus condiciones de gran jugador que es, se lo trae sabiendo que el presente del jugador no era el mejor, convirtiéndolo en el primer refuerzo del proyecto Alexis Mendoza para brindarle una nueva ilusión a la hinchada tiburona.

El primer semestre del barranquillero con Junior fue bueno, sin llegar al nivel que todos le conocemos. Cuando todos estábamos ilusionados esperando que se quedara para afrontar Liga, Copa Sudamericana y Copa Águila, da unas declaraciones no agradables que han caído muy mal en los aficionados:

“Creo que me sentiría bien allá o acá, tengo que decirlo sinceramente. Esta es una cuestión más de qué es atractivo para mí y se va a mejorar un tema que no deja de ser incómodo”.

En estas declaraciones deja entrever que le da igual estar en Nacional o en Junior, club al cual le expresó querer estar hasta que se le acabaran las piernas, al equipo que le debe mucho porque fue donde se formó como profesional y del que dice ser hincha.

También se puede ver que los verde$ es unas de las razones que lo tienen pensando en dejar el club que le dio la mano cuando estaba en el anonimato, incluso ni el mismo Atlético Nacional lo quiso contratar cuando no resolvía su situación con el equipo árabe, y eso que entrenaba con ellos en la sede deportiva de Guarne. Junior fue el equipo que se arriesgó a contratarlo sabiendo que  su situación no era la más clara.

Creo que más allá de que Macnelly se quede o se vaya del club, queda muy claro que ya no hay esa comunión entre el hincha y el jugador, teniendo en cuenta que hace unos meses insultó a un hincha por twitter, suceso que generó mucha molestia en la hinchada rojiblanca.

En conclusión, creo que en Junior se necesitan más jugadores de la clase de Sebastian Viera, Ivan Vélez, Jhonny Ramírez, Gustavo Cuellar, Giovanny Hernandez, “Pibe” Valderrama, Victor Pacheco, Lucho Grau, solo por nombrar algunos que sí saben el significado del club y de esta hinchada.

Por: @cristianyaber

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

01

jun

2015

¿El Tolima se ‘tolimeó’ o el equipo dio más de lo que tenía?

Más que hinchas debemos ser sensatos y aterrizados. A raíz de esta premisa voy a intentar a hacer al análisis de la temporada que Tolima acaba de cerrar quedando eliminado en semifinales ante Medellín.

Deportes Tolima arrancó la temporada con un ritmo realmente frenético. Robin Ramírez era goleador, Jonathan Estrada y Andrés Ibagüen figuras y la calidad de su juego parecía superior al nivel regular del fútbol colombiano. Hasta ahí, perfecto. Una nueva ilusión, algo normal para los hinchas Pijaos.

Sin embargo, a mitad de la Liga el equipo se cayó. Jonathan Estrada se lesionó, no había ideas, no había resultados, no había equipo como antes. El fútbol volvió a parecer semejante al campeonato: regular.

Como si no fuera suficiente en la recta final del certamen, Robin Ramírez quedaba fuera de servicio por continuas molestias y lesiones. A pesar de esto, Tolima empezó a conseguir puntos que lo acercaban a los ocho primeros de la tabla de posiciones. Fue tan así que en la última fecha de la etapa ‘todos contra todos’ el equipo tolimense dependía de su propio resultado para clasificar. Y así fue, goleó a Jaguares y entró a los playoffs de séptimo.

En cuartos de final Tolima eliminó al Huila, que fue primero en la fase regular de la Liga y fue el único semifinalista que ganó los dos partidos de la primera fase de los playoffs. Medellín también lo hizo pero gracias al error del Junior por colocar cuatro extranjeros en el partido de ida, en realidad el encuentro terminó 2-2, pero fue cerrado como victoria 3-0 para los ‘paisas’.

En semifinales se nos atravesaba el DIM. En el partido de ida, en Techo, Tolima hizo recordar aquel equipo de las primeras cinco fechas del torneo. Buen manejo del balón, volumen ofensivo arrasador y también aguantó las pocas salidas del rival. Al final no hubo goles y los dos guardametas fueron las figuras, por un lado, Antony Silva que se sacó hasta una ‘selfie’ bajo su arco; y por el otro lado, Joel Silva que le tapó un penal a Juan Fernando Caicedo.

En Medellín, en el partido de vuelta, el que sorprendió fue Tolima. Marcó un gol, se fue encima y amenazó acabar el partido desde la primera etapa. Incluso 12 minutos antes del final del partido, Tolima era finalista gracias a Joel Silva que le volvió a tapar un penal a Juan Fernando Caicedo y parecía invencible. Sin embargo, en el minuto 78’ Juan David Pérez empató el partido y en el 82’ Hernán Hechalar colocó al DIM en la final de la Liga Águila. En el suspiro del encuentro, Charles Monsalvo puso el tercero y se quitó la espinita de los tolimenses que lo trataron y lo siguen tratando de borracho.

Eso sucedió básicamente porque el Tolima se quedó sin aire. Le entregó en bandeja de plata el balón al Medellín, se echó para atrás faltando 15 minutos de juego y como era de esperarse, el local que contaba con más de 40 mil aficionados en el Atanasio Girardot tuvo puntería.

Tolima siempre ha manejado una nómina muy apretada. Once buenos titulares y uno o dos cambios que puedan funcionar. De resto un plantel común y silvestre, sin nada extraordinario. Y eso al final le costó al técnico Alberto Gamero. No tenía a quién más meter y tuvo que confiar en sus volantes de marca y defensas porque para adelante no había nada.

Ojalá le quede la lección aprendida a don Gabriel Camargo y sabiendo que para el otro semestre también tenemos Copa Sudamericana, se amplíe el presupuesto y se enriquece la plantilla profesional con jugador hechos, no promesas. De igual forma, gracias por la ilusión, la adrenalina y el orgullo hacia un equipo que económicamente siempre ha sido inferior a los demás, pero dentro de la cancha se ha acostumbrado a mostrar carácter, calidad y una propuesta diferente.

Esta temporada también le deja a Colombia claro por qué Wilmar Barrios fue llamado por José Néstor Pékerman, por qué muchos han hablado de Andrés Ibargüen y que la calidad de Jonathan Estrada, que en algún momento lo llevó  a los equipos más tradicionales del país, sigue intacta.

Por: Constantinos Papailias // Twitter: @locogreek 

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

26

may

2015

Obrigado Juan Carlos Osorio

En medio de la tristeza que produjo el fracaso de Santiago Escobar en la Copa Libertadores 2012 llegó este pereirano, que en solo dos meses ya levantaba su primer título; para despedirlo le ponemos el toque brasileño que lo convenció de ponerle fin a su exitoso ciclo en Atlético Nacional.

**

Rafael Toloi mira cabizbajo el césped húmedo del Estadio Morumbi, con más de cuarenta mil personas en vilo, cerca un gigantesco Franco Armani alza los brazos, como un boxeador celebra un nocaut, acaba de atajar un penalti decisivo. Un minuto después Luis Carlos Ruiz toma carrera, dispara de pierna derecha y engaña a Rogério Ceni ¡Goool!

Me levanto como poseído por una fuerza sobrenatural y, sin importarme que esté en medio del trabajo, comienzo a correr mientras musicalizo ese instante con un grito de felicidad. Atlético Nacional vuelve a jugar una final de Copa Suramericana doce años después.

Se me pone la piel de gallina cada vez que recuerdo ese y todos los momentos de felicidad que nos dio Juan Carlos Osorio. ¡Cómo olvidar! Su corrida por la lateral, al mejor estilo de Mourinho, para celebrar con Stefan Medina un golazo frente al Medellín, los papelitos secretos que muchas veces le dieron la vuelta a un partido complicado, el abrazo con Juan Pablo Ángel, que bajo su mando se despidió con éxito del equipo de sus amores o ese conmovedor momento en que sus jugadores lo cargaron en hombros, mientras la tribuna cantaba: “De la mano del profe Osorio la vuelta vamos a dar”. Tantas alegrías que da hasta rabia despedirlo entre derrotas.

Porque nadie, ni el más optimista, imaginó que con él Nacional disputaría nueve finales, ganando seis títulos y jugando copas internacionales durante sus tres años frente al equipo.

Gracias a su trabajo recuperamos la versión de Edwin Cardona que todos extrañábamos, cuando siendo juvenil ilusionó a Colombia con toques de crack; Stefan Medina nos recordó la valentía de un guerrero que deja todo en la cancha; Sherman Cárdenas le demostró al país que no le quedó grande la camiseta de un equipo histórico y que aquella promesa del Bucaramanga, creció para convertirse en un genio del balón; Macnelly Torres se convirtió en ídolo y enamoró a los hinchas verdolagas; descubrimos lo mejor de Daniel Bocanegra, y nos sorprendimos con el rendimiento que logró de jugadores como Farid Díaz, Wilder Guisao y Orlando Berrio.

También estoy seguro de que el ‘profe’ Osorio se va con el desconsuelo de haber perdido la final con River Plate, a pesar del partidazo en Medellín; con la frustrante eliminación frente a San Pablo en la Copa Suramericana 2013, y el decepcionante partido versus Defensor Sporting, después de la épica victoria sobre el Atlético Mineiro de Ronaldinho. Y créanme, ese dolor solo lo puede sentir un verdadero hincha de Atlético Nacional.

Por ahora se le acabaron las hojas a esa libreta llena de rayones donde se gestaron tantas alegrías, se muda para el estadio donde fuimos gloriosos otra vez y Nacional le recordó al mundo por qué es uno de los grandes de América.

No puedo ocultar que la garganta se me seca y solo pienso en darle las gracias a Osorio por su trabajo, por las postales inolvidables de un equipo que tuvo partidos de colección. Buena suerte en Brasil  y no dude que lo esperamos para que cumpla su promesa: gane un titulo internacional y se tatúe en el brazo el escudo de Atlético Nacional.

Por: Carlos Londoño López / Twitter: @SARGAN18

Categoria
General

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

14

may

2015

El hincha bipolar se pone la camiseta del Junior

Estamos ante un mal que podría ser sudamericano, pero que en Colombia cada vez se evidencia más y más: el hincha bipolar. Ese que cada que su equipo mete un gol o gana un partido, es el hincha que más apoya, el hincha fiel y ejemplar que siempre ha creído en su equipo. Para hablar con ejemplos concretos, es el hincha más feliz del mundo después de un Junior 4-0 Jaguares, o después de empatarle a Nacional y ganarle a Medellín, en el Atanasio.

Lo malo es que ese orgullo y felicidad sólo les dura ocho días. Si en la próxima fecha Junior empata con Envigado o con Pasto o pierde con Huila, se convierten en “Hulk”, literalmente. No miden su furia y lo hacen saber a través de redes sociales (Twitter y Facebook las preferidas). Palabras de grueso calibre contra jugadores que han tenido una buena regularidad como Andres Felipe Correa, insultos contra el DT del equipo (olvidando que es toda una gloria para la institución) y eternas peleas sobre quién es mejor hincha que el otro.

En un partido alaban a Viera hasta más no poder y en el otro por un error en la salida del excelente portero, lo satanizan y piden su salida del equipo. Salen buenos estos queridos hinchas…

He llegado a la conclusión (lógica y obvia) de que nadie es más hincha que nadie. Al momento en que le queda una pelota al delantero de turno todos nos paramos del asiento (ya sea en el estadio o en la casa), contenemos la respiración y gritamos profundamente GOL mucho antes de que la pelota bese la red. Pero también es fácil concluir que Junior no tiene hinchas sinceros. Al finalizar el partido con Huila leí a un amigo twittero afirmando que ya Junior estaba eliminado. Otro decía que era mejor no entrar a las finales. Otro decía que Alexis era un brutazo.

Amigos, el fútbol es impredecible. ¿O acaso no recuerdan la final del 93 en la que el DIM ya estaba celebrando y el “Nene” les aguó la fiesta?, ¿o acaso no recuerdan el gol de Ribonetto?, ¿o acaso no recuerdan cuando todo el país daba por hecho que habría final capitalina y menospreciaron el poder del equipo tiburón?

“Junior nunca gana en ese frío tan (inserte la grosería de su preferencia)”, me dijo un amigo. Yo les digo que confío plenamente en Viera, en Velez, en Correa, en Tesillo, en Cuéllar, en Mac, en Toloza si vuelve, o en el que le toque salir a jugar. Confío en ellos, porque ellos son JUNIOR. Mi equipo.

Yo no soy enemigo de las críticas. El que las quiera hacer que las haga, pero mientras existan opciones para clasificar, amigos, dediquémonos a apoyar.

Gracias,

 

Por: Pedro Cantero // En Twitter: @insolado

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

04

may

2015

Bayern vs. Barcelona: ni es lo mismo, ni es igual

No será lo mismo que en la UEFA Champions League 2012/13. Si muchos están esperando que se repita lo de hace dos ediciones, pues la verdad las circunstancias son totalmente distintas: el  FC Barcelona tiene mucho más poder ofensivo y un juego más equilibrado, Lionel Messi no ha tenido un año lleno de lesiones, no hay temas extras que afecten (caso Tito Vilanova), Bayern llegará con varios lesionados/recién recuperados y el juego del Bayern de Pep no es igual de vertical que el de Heynckes. Así que no, Bayern no volverá a humillar escandalosamente al FC Barcelona.

MSN vs la defensiva del Bayern Munich. Aquí podría estar la diferencia. La MSN llega en extraordinario estado sobre todo Neymar y Suárez y la defensiva del Bayern Munich no ha la pasado nada bien en 2015. Dante es una mala broma, Boateng ha sufrido en sus últimos partidos, Benatia difícilmente llegará, Badstuber está lesionado, Rafinha no es garantía y Bernat, a pesar de ser un tren a la ofensiva, sufre en duelos individuales. Difícil, muy difícil, que la endeble defensiva bávara frene a una MSN en estadio de gracia.

Mediocampo, duelo de poder. El jugador de mediocampo más recuperador lo tiene el FC Barcelona: Sergio Busquets. Y, en estos momentos, Bayern tiene en Thiago al jugador con mayor sentido de distribución y creación. Andrés Iniesta está volviendo, habrá que ver cómo llega a esos partidos. Y Rakitic cada vez le vemos mejor. Vital lo que pueda hacer Lahm en recorridos y proyección acompañando a Alonso.

El regreso de lesionados. Si todo sale conforme a los reportes médicos, Lewandowski, Javi Martínez y Benatia estarán; Ribéry y Bastian podrían jugar uno de los dos partidos, y Alaba no podrá ver actividad. Si vuelve Ribbery, FC Barcelona sufrirá, porque Dani Alves y  Jordi Alba van al ataque constantemente. Ojalá todos los que estén cerca de recuperarse lo hagan. Partidos como estos se disfrutan más cuando ambos conjuntos juegan con lo mejor que tienen.

Por otro lado tenemos a Thomas Muller, goleador de mundiales, el futbolista que, a pesar de no ser un superdotado técnicamente, lee el juego como nadie más lo hace. Ojo al juego entre líneas del jugador alemán. En varios partidos de este curso hemos visto que FC Barcelona deja un espacio bárbaro entre líneas y, si Thomas se acomoda, se los puede comer vivos.

Pep Guardiola vuelve a casa. Será un partido especial. El DT más ganador en toda la historia del FC Barcelona vuelve al lugar donde creció, se formó, la rompió como futbolista y comenzó/brilló como entrenador. Sentimientos encontrados que podrían jugar en contra del estratega catalán si no son bien canalizados. Luis Enrique, por su parte, tendrá un reto durísimo. Esta clase de citas distinguen a los buenos entrenadores de los grandes. Eso si, los que no son hinchas de estos equipos a disfrutar esta partidazo.

Por: Duvan García // Twitter: @DanGarciia6

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

14

abr

2015

Historia final: un cuento sobre el Deportivo Cali

El Viejo estaba haciendo lo que más le gustaba, mirar un partido de fútbol con su nieto. No compartía que en los últimos años la FIFA había cambiado muchas reglas, porque pese a que los arcos eran más grandes, y los balones cada vez más chicos y en los tiros libres ya no había barrera, cada vez había menos goles. También lamentaba que hubiesen quitado los árbitros, desde hacía unos años habían sido remplazados por un programa de computador que identificaba hasta el más mínimo roce y tenía la capacidad de calcular milimétricamente la intencionalidad del agresor. “¡Qué mal día ese que sacaron a los árbitros!”, recordaba, “ahora a quien le voy a echar la madre”; cada vez que su mujer le recordaba su mal genio, le decía “anda a quejarte a la FIFA, de malas, ya no hay árbitros, te toca aguantarte mi mal genio”. Eso sí, rememoraba que ese día todos se quejaron, hasta los mismísimos hinchas del hijo bobo, como el malnacido de su cuñado, que puso también el grito en el cielo: que como así que ya se habían aguantado que extraditaran a los dueños de la perrera, que se habían aguantado que los metieran en la lista Clinton, que se habían aguantado bajar hasta la C, y que para volver a subir les había tocado sacar como cuatro caletas y comprar a medio mundo, pero ¿que saquen los árbitros? Mi mompa, ésa si es la más grande de las cagadas, ahora a quien vamos a comprar, con lo bonito que era ver a esos muertos de hambre haciendo fila para botarles un billetico, ahora qué diablos vamos a hacer, será contratar hackers, había dicho, pero eso ya no es tan romántico.

Categoria
Fútbol, Gol Caracol

comentarios
0

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google

13

abr

2015

El Maradona que me tocó conocer

Nací el 7 de agosto de 1989 y desde que tengo uso de razón me tocó ver a un Maradona gordo que se retiraba del fútbol. Tenía un rayo dorado en su cabeza que combinaba con la banda dorada de la camiseta de Boca, equipo en el que se retiró.

Ese Maradona no fue trascendental para mis recuerdos. Luego vinieron los documentales, crónicas y videos sobre el ‘Pelusa’, el mejor de la década de los 80, el que asumió más que un simple partido de fútbol enfrentar a Inglaterra; toda una razón social y política, hermoso asumir un juego de esa manera, sencillamente admirable.

Pero vino lo sucio, lo feo de su carrera, lo que algunos llaman “avión” y para otros, y me incluyo, trampa. Quedó para la posteridad “la mano de dios”. Lo que hizo con la mano lo borró con los pies y de qué manera. El mejor gol de la historia de los mundiales para muchos, una venganza por las Malvinas, genio en su momento, ahora es un bocón, lamentable.

La historia no terminó ahí. En Italia 90 Argentina eliminó a Brasil del Mundial con una asistencia de Maradona a Caniggia, pero minutos antes los brasileños bebieron agua con vomitivo. Años después, Diego se sentía orgulloso por la mala jugada que le hicieron a sus rivales y se burlaba del mareo que sintieron los futbolistas de la ‘canarinha’ en aquel encuentro de octavos de final.

Ese fue el Maradona que me tocó conocer, no el que una generación vio y se emocionaban con sus jugadas. Mi generación lo vio en decadencia; los primeros recuerdos eran de un Maradona que salía por la puerta de atrás del Mundial de 1994.

Mi ídolo, Zinedine Zidane, terminó su carrera deportiva con un cabezazo al italiano Materazzi en la final del Mundial de Alemania 2006 y dejó la imagen estampada en mis recuerdos: el ‘10’ al lado de la Copa del Mundo alejándose hacia los camerinos.

Zidane lo pagó, no cerró su grandiosa carrera con la Copa del Mundo por segunda vez. A Maradona todo se lo perdonaban, pero ahora no porque simplemente es un bocón que ya no juega a la pelota. Pero su cinismo y grosería no se le criticó en su época de jugador. Quienes lo idolatran lo ven como un dios y lo ven muy bien: un ser al que se le justifica lo malo y lo bueno. ¡Ven! como un dios que no tiene ni ley ni orden.

No soy maradoniano, para mí no es el mejor de la historia porque para serlo no había necesidad de dar fe de la existencia de dios con su mano, porque para  serlo le sobraba dar positivo por doping en el 94 así haya reclamado que le cortaron sus piernas.

Este Maradona, el que le pega a su novia, al camarógrafo, al que sea porque no está de acuerdo con él, el que critica a los dirigentes de fútbol, pero que es un títere de los políticos es el fiel reflejo del Maradona que acudió a lo ilegal dentro del fútbol para sacar ventajas sobre sus rivales; ese, para muchos de nosotros no es un ídolo, no fue el mejor de la historia.

Jhon Álvaro Clavijo / Twitter: @siperohoyno

 

Categoria
General

comentarios
1

ranking

0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 Es necesario estar registrado.
Loading ... Loading ...
Recommend on Google