Archivo de marzo, 2015

29

mar

2015

Qué deja la asamblea “más tensa jamás vista” (eso creemos)

Porque en realidad, Gustavo Serpa ni se mosqueó.

No tenía por qué hacerlo, tiene todo el poder accionario para decidir, aprobar o rechazar.  La participación de los socios minoritarios no superó el 2% de las votaciones de los estados financieros de la sociedad Azul & Blanco para el ejercicio 2014.

La asamblea de Marzo 28 de 2015 fue la simple y cruel demostración de lo que es el control accionario en una sociedad anónima.  Buena parte del desarrollo de esta asamblea se fue en exposiciones, quejas y cuestionamientos de los socios minoritarios en la etapa de aprobación de los estados financieros de 2014.  Todo en ese momento se desdibujó y se convirtió en una tribuna de estadio en donde el que más insultara a Serpa era el más aplaudido.  El resultado final? Nada, no pasó nada porque la propiedad accionaria impone sus aprobaciones, rechaza propuestas y ningunea a quien interviene de manera educada, metódica y constructiva frente a la junta.

Pero al margen del clima de enojo e inconformidad colectiva y del poder de Gustavo Serpa vale la pena mencionar lo que nos queda bien o mal sonando en el ambiente luego de la Asamblea de hoy:

1. Esta junta elegida por cuatro años en Marzo de 2014, respaldó en su momento el proyecto español de Lillo y Portolés. Con sus números honerosos y estrafalarios de sus salarios y beneficios, alcanzaron a pensar seriamente en la prórroga de su contrato (Acta 53 de Abril 30 de 2014).  Tuvieron Abril, Mayo, Junio y Julio de 2014 para reforzar al equipo y no lo hicieron.  Así que las pérdidas de 2014 presentadas a la asamblea ayer no fueron culpa 100% del indeseable de Juan Carlos Ortiz y su corte sino que también son responsabilidad de las acciones y omisiones de Gustavo Serpa como socio mayoritario y de Enrique Camacho como presidente. El torneo 2014-II fue todo de la actual junta.

2. A Millonarios le vieron la cara de menso a quien se puede demandar o entutelar.  A Carlos Marinelli, jugador que vino en 2009 contratado por el astuto (¿?) Juan Carlos López y que no jugó más de diez (10) partidos se le podría estar pagando la tontería de U$ 468.000 porque la FIFA entiende que ambas sociedades son en últimas la misma entidad deportiva.  Con Wesley Lópes, Millonarios sería solidariamente responsable por la demanda del club árabe al que pertenecía. Leonard Vásquez y Jorge Perlaza vieron el beneficio de la tutela contra Millonarios dentro de su defensa del derecho al trabajo.  Hasta Senén Mosquera demandó al equipo.  Sí, leyó bien: Senén Mosquera.  Nos tienen la medida para sacarnos plata.

3. El Comité Deportivo de Millonarios está integrado por gente divinamente pero que de fútbol poco: Enrique Camacho, Fernando Triana, Adriana Pinto, Nicolás García y Gustavo Serpa quien no tuvo el menor sonrojo en proponerse para dicha instancia, según se evidencia en el acta No.59 de Septiembre 01 de 2014.  No parece interesarles que exista un director deportivo, debe ser que si esa persona argumenta técnicamente un asunto de fútbol quizás a Serpa le incomode. Entonces dirán que “mejor no” los cinco del actual Comité Deportivo que parece más convertido en un Comité de Presupuesto (esto último lo tomo de unas palabras cruzadas con Santiago Talero).

4. Nicolás García “goza del favor real”, queriendo decir que nadie en la junta ni en la administración cuestiona su rol. No hemos logrado descifrar (ni Camacho ni nadie ha querido explicar) cómo llegó a la posición de Director de Planeación Deportiva, cuáles son sus responsabilidades, metas e indicadores de gestión. Pero sobre todo, cuáles son sus méritos para ese cargo que suena tan importante en la estrategia deportiva. Simplemente está ahí porque sí. Falta poco para que haga parte del rubro “Muebles y Enseres” del Balance General.

5. El socio minoritario promedio es en general una veleta que se mueve al calor de la asamblea anual, no se documenta previamente en las oficinas de Azul y Blanco S.A. sobre los libros disponibles (actas de junta, libro de socios, estados financieros, etc).  Hay matices, pero en general hay mucho intestino como si la Asamblea se tratara de putear a Luis Mosquera porque no pelea un balón.  Ese tipo de socio minoritario promedio pierde el foco fácilmente de lo importante de la asamblea y se remite únicamente a lo inmediato y urgente.

6. Aportes conceptuales valiosos de hinchas minoritarios reconocidos como Santiago Talero y Adriana Senior (ex miembros suplente de junta) o Santiago Pardo quedan al margen, o desechados, e incluso sin poderse discutir al evidenciar que es tal el poder de Gustavo Serpa que no vale la pena quemar esfuerzos constructivos en propuestas que serán fácilmente rechazadas.  Habla muy mal de esta asamblea que la gente conceptualmente valiosa e independiente de la junta se retire anticipadamente o que por la fecha misma (víspera de semana santa) no pueda asistir.  

7. Germán Casas, personaje con más grises que claros no deja de tener razón en algunas cosas. Pero hasta ahí no más.  Ni riesgo de pensar en que algún día tenga control de algo en Azul & Blanco.  Es una caneca de gasolina con una caja de fósforos.

8. Queda la sensación a veces justificada de que la administración dice verdades a medias en diferentes órdenes.  Una muestra:  dijo Enrique Camacho que el profesor Norberto Peluffo “prefirió optar por otra posibilidad profesional para él y desechar la posibilidad de la Dirección Deportiva de Millonarios”, afirmación que resulta cuestionable si uno se atiene al entusiasmo que Peluffo demostraba al respecto en las entrevistas radiales de Enero de 2015.  Si el asunto fue que no se pusieron de acuerdo en el salario ofrecido, pues dígalo sin misterio, Dr. Camacho. Para todos es fácilmente de suponer que producto de la negociación fallida, a Peluffo le llegó la propuesta de Gol Caracol. Pero no haga eso. No somos mensos.

9. Todo el 2015 es de la Junta Directiva de Gustavo Serpa, incluido su presidente Enrique Camacho. Nada podrán decir dentro de un año acerca de los efectos colaterales por decisiones de otra junta.  Ahí miraremos si su actitud de hoy marcada por la displicencia y desprecio por el socio minoritario, silencio desafiante y sonrisa socarrona se repiten.  Pero pensemos en que nos va a ir bien en lo deportivo y financiero.

10. Para la asamblea del próximo año que presentará resultados de 2015, se debería estudiar e implementar un mecanismo para que no se convierta en un escenario de abierto irrespeto. Un compromiso escrito de buen comportamiento podría ser, so pena de pérdida definitiva del uso de la palabra.  Putear, insultar, vociferar e interrumpir desde la trinchera en que se convierte una silla Rimax es muy fácil, incluso diría que cobarde. Una cosa es no estar de acuerdo con la gestión de un grupo de personas o votar negativamente unos balances.  Otra muy diferente es torpedear, interrumpir, sabotear o matonear a un directivo que se dirige a la asamblea. Por ahí no es la cosa.

Por ahora, esperar que Ricardo Lunari levante bien al equipo y nos de una alegría, entiéndase campeonato. Porque qué más con Gustavo Serpa quien fue el más relajado de los asistentes.  Lo que hoy ocurrió debería llamarse “Asamblea General del Socio”, así en singular.

———————————————–

Pd: Una curiosidad.  El derecho de inspección me dio la posibilidad de encontrar una pequeña sorpresa: El Libro de Socios que indica el bloqueo de las acciones de Juan Carlos Ortiz, Alessandro Corredori, etc, dice en la “página 23 de 174″ que la Sra. VIENA JULIETTE RUIZ ESTRADA identificada con C.C. 42.895.223 es accionista minoritaria.  Una (1) acción, algo marginal.  ¿Pero no nos habían dicho que nada de Juan Carlos Ortiz quedaba en Azul & Blanco S.A.?  ¿O se trata de otra Viena Ruiz?

 

comentarios
0

ranking

Loading ... Loading ...

Buscar en este blog

Publicidad

Publicidad