Archivo de noviembre, 2012

24

nov

2012

Luis Carlos Ruiz, nunca juega de local

Hace un par de días recibí una mención en Twitter de una de las tantas cuentas falsas que existen en nombre de jugadores de fútbol. Esta en particular, tengo que confesar, me hizo reír bastante. Era de la supuesta cuenta de Luis Carlos Ruiz y decía lo siguiente: “@LCRuiz27: Yo leo los blogs de Caracol y no se por qué @tiburoncanival no me ha hecho un artículo dedicado a mi :( “ después de la obvia hilaridad que causó dicho trino, me puse a pensar que era cierto, que Luis Carlos Ruiz era un futbolista, pero sobre todo, era un personaje sobre el cual se tenía que escribir y que poco se ha hecho.

Luis Carlos Ruiz o CR27 como lo han “bautizado” despectivamente los hinchas rojiblancos haciendo clara alusión a CR7 (Cristiano Ronaldo), es uno de los jugadores menos mediáticos del equipo tiburón. Uno: Porque es poco solicitado por los medios, y dos: porque tampoco le gusta aparecer mucho, debido a su personalidad un poco parca y tímida. Pero aparte de eso, y de su poca popularidad entre los medios de comunicación, Ruiz es uno de los jugadores menos queridos por la afición. Y siendo benévolos, porque lo que despierta el samario entre los hinchas, raya incluso con el odio. ¿Injusto? Estoy absolutamente convencido de que si. Independientemente de su desempeño en el terreno de juego, ningún fútbolista merece despertar tal sentimiento por su rendimiento dentro de una cancha de fútbol. Y menos él, que sumisamente recibe todos los improperios sin siquiera inmutarse o hacer algún gesto de reproche al monstruo de mil cabezas que pocas veces a coreado su nombre o ha pedido a viva voz su presencia en la cancha.

Ruiz, ha sido victima o protagonista de innumerables chistes y burlas muy propias de la región y la ciudad, que, no en vano, es jocosamente conocida como “la capital mundial del perrateo”. Alguien escribió después del altercado sucedido entre Leonardo Lopez y Luis Narvaez, : “Ruiz no sirve ni pa’ separar una pelea”, esto por una foto donde se aprecia a Brayner García intentando calmar los ánimos y detrás de estos aparecía Ruiz, quien miraba atentamente lo que sucedía. Y ni mencionar los oprobios que para él salen todas las tardes o noches que el equipo Barranquillero juega en el Metropolitano. Pero él, estoicamente y sin sonrojarse, continua muy orondo por la cancha como si tales gritos no fuesen con su persona. Trato de hacer memoria y no recuerdo en que momento el jugador cayó en desgracia con la tribuna. Ni siquiera recuerdo si en algún momento fue querido o por lo menos tratado bien.

Las condiciones futbolísticas del jugador han sido elogiadas por todos los técnicos que ha tenido desde que se encuentra en el equipo profesional. Comesaña, Umaña, Quintabani, Pinto (brevemente) y “Cheché”, siempre lo han tenido en cuenta y ha sido titular con casi todos. Pero algo pasa que a la afición nada que convence.

Luis Carlos Ruiz en sus inicios, pintó como una promesa del fútbol en Colombia, fue goleador nacional en la primera C e incluso fue galardonado en su departamento por sus destacadas actuaciones cuando apenas era un juvenil. Lo anterior motivó el interés de Junior que no dudó en hacerse a los servicios del jugador a quien vinculó a sus divisiones inferiores donde siguió destacándose. En el Barranquilla FC, continuó dando muestras de sus capacidades como goleador. Al llegar al equipo profesional con Julio Comesaña como entrenador, y más por una cuestión de necesidad debido al modulo táctico que utilizaba el Colombo-Uruguayo , el jugador fue ubicado como extremo derecho, y esa frecuencia goleadora que él mismo alguna vez confesó extrañar, se perdió para siempre. Comenzó a partir de ahí, su amarga relación con la tribuna.

Ruiz ha tenido buenos momentos en el equipo, fue participe activo de los dos últimos títulos tiburones, pero a la afición nada que convence.

El caso de Ruiz no ha sido el único en el equipo de curramba. Se asemeja mucho al de Carlos Araújo, volante Cesarense, que al igual que Ruiz nunca fue del agrado de los hinchas y jamás pudo quitarse ese estigma de encima. De hecho, encontré un aparte de una crónica hecha por ese gran cronista y periodista barranquillero Alberto Salcedo Ramos, dedicada a Carlos Araújo y que perfectamente encajan ahora para el pobre de Luis Carlos Ruiz: “Tan grande como su torpeza, era su honestidad, su capacidad de lucha. Araújo no solo no bajaba los brazos ante sus fracasos con la pelota, si no que regaba la cancha con sudor, corría cada centímetro del césped, disputaba cada balón con hombría, sin ahorrar esfuerzos, sin temor a una lesión. Y eso, por Dios, había que reconocérselo”. Creo que más claro no puedo ser. Otro punto en común entre estos dos jugadores, es que paradójicamente ambos han sido campeones dos veces con el equipo Barranquillero. Pero nada de eso ha mitigado los insultos, burlas e improperios que han sabido aceptar de la tribuna. Es que hasta en eso se parecen, en lo nobles que son para recibir y aceptar los agravios. Hasta en el aspecto de bonachones que tienen se asemejan.

Yo creo que Luis Carlos Ruiz tiene las condiciones para triunfar en el fútbol colombiano, pero estoy absolutamente convencido que en Junior ya alcanzó su techo. Creo que es hora de que el jugador busque nuevos aires y se oxigene, que sepa lo que es jugar un partido tranquilo sin aguantar el desdén de los presentes en el estadio. Es tiempo de que salga y se llene de confianza y que, incluso, pueda reencontrarse con esa capacidad goleadora que tanto extraña. En Junior, le será cada día más difícil.

Ya para concluir, voy a coincidir con una de las tantas frases que he escuchado en el estadio refiriéndose a Luis Carlos Ruiz, y que tiene mucho de la sabiduría popular que en cierto modo puede explicar lo que le sucede a Ruiz con la afición rojiblanca.

“NOJODAAA, es que además de todo, el pobre pelao’ es salao’”

Elkin De La Hoz

@tiburoncanival

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
34

ranking

1 voto2 votos3 votos

16

nov

2012

Choque de favoritos.

Cada inicio de temporada en el fútbol profesional colombiano, significa el nacimiento de un nuevo sueño para los 18 equipos que en él participan. La ilusión del título a esas alturas está al alcance de todos y empiezan a trabajar para cumplir ese sueño. Algunos porque el peso de su historia así se los exige, otros, porque apegados al trabajo y a un proceso, entienden que tienen las armas suficientes para poder pelear por ese objetivo. Y otros, que se apegan a ese sueño movidos más por el deseo y la ilusión que por sus reales posibilidades y capacidades, cosa que no está mal en esta paridad que para algunos es mediocridad (personalmente no lo comparto) en la que se desarrolla la liga colombiana, en la que cualquiera le gana a cualquiera.

Transcurridas 18 fechas y cuando el sueño del título ha quedado simplemente en eso para 10 equipos, empieza otra etapa para los que aún mantienen vivas las esperanzas. Y Junior, afortunadamente, y digo afortunadamente porque es el equipo del que soy hincha y por el cual escribo este blog, hace parte de esos que lucharán para alcanzar la anhelada estrella.

Este domingo 18 de noviembre a las 3:30 P.M, Junior abrirá fuegos en el grupo A, enfrentando en casa al favorito Millonarios. Partido duro, difícil, con tinte de final, de revancha, a “cara de perro” como dirían en el sur.

Este partido para Junior no solo será difícil porque enfrenta a un gran equipo como Millonarios, equipo que con creces se ganó el rótulo de favorito por haber sido el primero en la fase del todos contra todos donde cabalgó prácticamente el torneo, si no porque además viene con aire en la camiseta después de haber alcanzado la clasificación a la semifinal de la copa Suramericana al eliminar al Gremio de Brasil en emotivo partido.

Junior se enfrentará a un equipo sólido, un equipo que de la mano de Hernán Torres logró darle continuidad a un proceso iniciado por Richard Paez y en el que Torres, supo ajustar las falencias que tenía en su parte posterior, y con la inclusión de elementos importantes en su zona ofensiva como Wason Rentería, potenció todo lo bueno que ya tenía en esa parte el equipo azul.

Pero cuidado Millonarios! El embajador se encontrará un equipo en frente absolutamente calificado y con las armas suficientes para pensar en llegar a la final. Junior posee una nómina envidiable y temible para cualquier equipo, sobre todo mirando de la mitad hacia arriba. El tiburón tiene entre sus filas a 3 goleadores que suman entre ellos 6 botines de oro (5 del FPC y uno de la liga Argentina), tiene a un 10 de jerarquía cono Giovanni Hernández y a un jugador desequilibrante que fue fundamental para el último título del equipo como Vladimir Hernández, entre otros. Lo cual lleva a pensar que, este equipo con la sola capacidad de sus jugadores, te puede generar peligro en cualquier momento, como efectivamente ha venido sucediendo con este equipo que, a pesar de no haber mostrado un gran fútbol de conjunto a lo largo del torneo, terminó la fase regular como la mejor delantera del torneo al lado del Tolima con 27 goles. Datos no menores y que a cualquier técnico y equipo rival, haría preocupar. No nos olvidemos además que,Junior terminó tercero en la fase regular y que solo perdió 2 partidos a lo largo del torneo, y que su zona defensiva quien fue blanco de críticas por mucho tiempo, terminó como la cuarta (4) mejor defensa del torneo. Tal vez su punto negativo, hablando del funcionamiento línea por línea, fue su zona de recuperación, quien el técnico espera con la inclusión muy seguramente de Leonardo Lopez, darle un poco más de agresividad y conseguir el equilibrio necesario en la mitad de la cancha.

Otro aspecto importante y que se debe tener en cuenta a la hora de hacer el análisis previo de esta clase de partidos, es la experiencia de los jugadores y equipos en estas instancias definitivas. Y en este punto Junior le saca ventaja a Millonarios. Junior ha disputado la final del FPC por tres (3) años consecutivos (2009, 2010 y 2011), Donde consiguió ganar dos de ellas. Y desde esa primera final del 2009, hay 8 jugadores que aún hacen parte del equipo, y es prácticamente la misma nómina que consiguió ganar el año pasado el séptimo título para el equipo currambero, al que se le sumaron jugadores curtidos en esta materia como Dayro Moreno, Carlos Renteria y no nos olvidemos de Teóofilo Gutiérrez, quien disputó con el equipo la final del 2009. Además de lo anterior y haciendo un poco de historia, Junior es el equipo detrás de Nacional, que más veces ha disputado la final del FPC desde que existen los torneos cortos, con 5 finales disputadas detrás de los de Antioquia con 7.

Lo anterior demuestra que Junior es un equipo de finales, y que sabe afrontar esta etapa del campeonato. Estos datos para muchos no tendrán relevancia y efectivamente cuando ruede la pelota nada de eso contará. Pero personalmente creo que ese tipo de aspectos pesan a la hora de esta clase de partidos.

Otro punto a favor con el que contará Junior, será el apoyo de su público. La hinchada de Barranquilla apoyará y empujará constantemente a su equipo durante los 90 minutos. El resultado del partido hasta las 5:30 P.M será una incógnita, pero desde ya, lo único seguro es que los embajadores se encontrarán con una auténtica caldera, y no lo digo por la temperatura que seguramente estará muy alta a la hora del partido, si no por las 44.000 personas que estarán en el Metropolitano apoyando al Tiburón.

Pensarán que es excesiva la trascendencia que le doy a este partido, teniendo en cuenta que es el primero de 6 partidos que se disputarán en los cuadrangulares, y que aún, pase lo que pase, nada estará definido. Pero a los que piensen eso voy a repetirles lo mismo que escribí en unos de mis tweets recientes cuando se conoció el calendario: “Creo que Junior se juega el 50% del pase a la final este domingo”, un par de días después, Sebastian Viera, arquero de Junior, coincidió conmigo en esa apreciación.

Con lo anterior no estoy excluyendo de la lucha a Tolima y a Pasto, pero creo que Millonarios es el rival más fuerte que tiene Junior en esta fase. Incluso creo que entre esos dos (2) está el finalista del grupo. El tiempo dirá si me equivoqué o no en tal afirmación.

Los ingredientes están sobre la mesa, hay dos muy buenos equipos con ansias de gloria, un picante especial por lo acontecido el año anterior en semifinales y un marco escénico inmejorable. Esperemos degustar un buen plato futbolero, pero sobre todo, que sea cual sea el resultado, podamos ver y vivir un partido en paz y todos regresen tranquilos a sus hogares a continuar su rutina diaria de vida al día siguiente.

Elkin De La hoz

Twitter: @tiburoncanival

Categoria
Sin categoría

TAGS

comentarios
6

ranking

1 voto2 votos3 votos

Warning: Memcache::connect() [memcache.connect]: Can't connect to 172.19.2.109:11211, Connection refused (111) in /local/portales/caracoltv/includes/dmemcache.inc on line 351

Warning: Memcache::connect() [memcache.connect]: Can't connect to 172.19.2.109:11211, Connection refused (111) in /local/portales/caracoltv/includes/dmemcache.inc on line 351